BUEN AM­BIEN­TE

Una con­vi­ven­cia óptima es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar un buen cli­ma la­bo­ral, por­que es­tar a gus­to to­dos los que com­par­ti­mos jor­na­da nos ayu­da a que sea­mos más in­no­va­do­res y pro­duc­ti­vos. Des­cu­bre có­mo a tra­vés de es­tos prác­ti­cos consejos.

Mía - - TRABAJO - Por AL­BA VI­LA

1. Fo­men­ta la em­pa­tía

La ama­bi­li­dad es cla­ve. Apren­de a es­cu­char las pro­pues­tas de tus com­pa­ñe­ros, res­pe­ta sus de­ci­sio­nes y tra­ta de fo­men­tar una ac­ti­tud afa­ble en el equi­po al que per­te­ne­ces. Pi­de las co­sas con edu­ca­ción y apren­de a dar las gra­cias, la gra­ti­tud siem­pre fa­vo­re­ce el buen am­bien­te.

2. Or­ga­ni­za reunio­nes in­for­ma­les

Ayu­dan a crear un cli­ma de cohe­sión gru­pal, por eso Iña­ki Or­be­go­zo, di­rec­tor de Open­met Peo­ple, acon­se­ja “ce­le­brar de vez en cuan­do un de­sa­yuno pa­ra char­lar de te­mas in­for­ma­les y fa­vo­re­cer la co­mu­ni­ca­ción en­tre de­par­ta­men­tos”. Ten en cuen­ta que un am­bien­te la­bo­ral có­mo­do se con­si­gue cuan­do las per­so­nas co­mien­zan su jor­na­da con buen hu­mor.

3. Res­pe­ta tiem­pos y es­pa­cios

Apren­de a res­pe­tar el es­pa­cio de tus co­le­gas. Tra­ta de man­te­ner tu me­sa de tra­ba­jo or­de­na­da, so­bre to­do si la com­par­tes con más gen­te, así evi­ta­rás que tus co­sas mo­les­ten y co­lo­ni­cen la me­sa de tu com­pa­ñe­ro. Pro­cu­ra no in­te­rrum­pir­les cuan­do se en­cuen­tren concentrad­os en un pro­yec­to. Atien­de los pe­que­ños de­ta­lles: por ejem­plo, si tie­nes au­ri­cu­la­res, no pon­gas la mú­si­ca al­ta pa­ra que tu com­pa­ñe­ro no pier­da con­cen­tra­ción y se dis­trai­ga.

4. Me­jor coope­rar que com­pe­tir

A la ho­ra de tra­ba­jar en equi­po, la coo­pe­ra­ción es esen­cial. Ten siem­pre pre­sen­te que tú y tu gru­po te­néis un ob­je­ti­vo co­mún mar­ca­do por la em­pre­sa, y que las po­si­bles di­si­den­cias in­ter­nas so­lo lle­va­rán a re­tra­sar la ta­rea a rea­li­zar. Ac­tual­men­te, los lí­de­res de las em­pre­sas va­lo­ran mu­cho más que an­tes la ca­pa­ci­dad cooperativ­a del tra­ba­ja­dor pa­ra cohe­sio­nar y apor­tar com­pli­ci­dad. Asi­mis­mo, aplau­den to­do ti­po de ini­cia­ti­vas que me­jo­ren las re­la­cio­nes per­so­na­les en­tre los em­plea­dos. To­do va­le si se tra­ta de ob­te­ner un cli­ma agra­da­ble y de con­fian­za.

5. De­ba­tir sí, dis­cu­tir no

Si en una reunión re­ci­bes opi­nio­nes con­tra­rias a tus pro­pues­tas, man­tén la cal­ma. El diá­lo­go siem­pre es una so­lu­ción me­jor que la dis­cu­sión. Tra­ta de es­cu­char con aten­ción las ideas de tus com­pa­ñe­ros, de­ten­te en to­dos aque­llos pun­tos que no en­tien­des y pí­de­les que te los ex­pli­quen con de­ta­lle. Las dis­cu­sio­nes aca­lo­ra­das so­lo lle­van a crear un am­bien­te ten­so y la con­si­guien­te pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad en equi­po.

6. Ayu­da a que fun­cio­ne el en­gra­na­je em­pre­sa­rial

Cum­ple tus pla­zos de en­tre­ga. De­bes in­terio­ri­zar que una em­pre­sa tie­ne un en­gra­na­je al que de­bes adap­tar­te por com­ple­to. Si al­guien fa­lla, re­per­cu­ti­rá en el res­to. Apren­de a tra­ba­jar en equi­po, a ser pun­tual (el tiem­po de los de­más va­le tan­to co­mo el tu­yo) y a fa­vo­re­cer la co­mu­ni­ca­ción en­tre tú y tus com­pa­ñe­ros. Una bue­na co­mu­ni­ca­ción, flui­da y res­pe­tuo­sa, es cla­ve pa­ra lo­grar las ob­je­ti­vos fi­ja­dos.

7. Man­tén una ac­ti­tud po­si­ti­va

Tra­ta de no que­jar­te cons­tan­te­men­te, de no ha­blar mal de los com­pa­ñe­ros o je­fes y de te­ner una con­duc­ta siem­pre a fa­vor pa­ra que el cli­ma de la ofi­ci­na sea tran­qui­lo y so­se­ga­do. In­ten­ta pen­sar en to­do lo bueno de tu tra­ba­jo, en lo que te apor­ta ca­da día. Ten en cuen­ta que es­ta ac­ti­tud po­si­ti­va es al­ta­men­te con­ta­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.