Me­nos es más

Trail Run - - SUMARIO -

Sí, en mu­chas oca­sio­nes con me­nos con­se­gui­mos más. Nos lo ar­gu­men­ta y de­mues­tra nues­tra en­tre­na­do­ra de ca­be­ce­ra, Ge­ma Quiroga, en un in­tere­san­te ar­tícu­lo pa­ra bus­car la ex­ce­len­cia co­mo co­rre­do­res de mon­ta­ña, sim­pli­fi­can­do el en­tre­na­mien­to, la nu­tri­ción, la com­pe­ti­ción e in­clu­so el ma­te­rial.

Mi pro­pues­ta en es­te ar­tícu­lo es re­vi­sar cier­tos as­pec­tos de la vi­da del co­rre­dor de mon­ta­ña pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre lo que es im­pres­cin­di­ble de lo que es pres­cin­di­ble. Si os pa­re­ce po­de­mos em­pe­zar con el apar­ta­do de ma­te­rial.

No por te­ner más co­rre­rás más

Es im­pres­cin­di­ble te­ner un par de za­pa­ti­llas que te per­mi­tan en­tre­nar en ciu­dad y otro par pa­ra mon­ta­ña. Po­drías te­ner más (un par ex­tra) en caso de que pre­pa­res dis­tan­cias lar­gas. Si eli­ges bien y co­no­ces las ca­rac­te­rís­ti­cas de tu pie, es­ta­rás muy sa­tis­fe­cho con tus dos o tres mo­de­los. En cuan­to a la ro­pa de en­tre­na­mien­to, de­pen­de de los días que en­tre­nes. Lo ha­bi­tual es que con 3 equi­pa­cio­nes com­ple­tas de in­vierno y ve­rano pue­das com­bi­nar y es­tar per­fec­to. Soy par­ti­da­ria de en­tre­nar y com­pe­tir uti­li­zan­do la mis­ma equi­pa­ción. De es­te mo­do no ha­brá sor­pre­sas y to­do es­ta­rá ul­tra pro­ba­do. Pe­ro en­tien­do que a ve­ces, por mo­ti­va­ción, te gus­te la “ro­pa de ba­ta­lla”. Si es tu caso, acep­to un ex­tra de equi­po com­pe­ti­ti­vo. El cor­ta­vien­to, chu­bas­que­ro y ri­ño­ne­ra o mo­chi­la, son im­pres­cin­di­bles. Lo im­por­tan­te es ha­cer una bue­na com­pra ini­cial pa­ra que sea uti­li­za­ble a lo lar­go de las tem­po­ra­das. ¿Qué ha­cer con el res­to de ca­mi­se­tas de ca­rre­ras y ro­pa que no vas a uti­li­zar? Pue­de ser un re­ga­lo muy emo­ti­vo pa­ra un buen ami­go o fa­mi­liar. O pue­des do­nar­lo pa­ra que sea re­uti­li­za­do por co­rre­do­res con re­cur­sos eco­nó­mi­cos li­mi­ta­dos (ONG’s que apo­yan cul­tu­ras run­ners).

Si en­tra­mos en el mun­do del en­tre­na­mien­to, más ho­ras no es si­nó­ni­mo de me­jor ren­di­mien­to

Mi re­co­men­da­ción es que te apo­yes en ex­per­tos. Ca­da co­rre­dor lle­va su lí­nea de pro­gre­sión. Mu­chas ve­ces, más ho­ras, más ki­ló­me­tros, más des­ni­vel, vie­ne aso­cia­do a so­bre­en­tre­na­mien­to y/o le­sión. Es muy im­por­tan­te que pres­tes aten­ción a los sín­to­mas que te da el cuer­po an­te los en­tre­na­mien­tos y com­pe­ti­cio­nes. No desoi­gas los mur­mu­llos. Sé un co­rre­dor aten­to a las se­ña­les tan­to in­ter­nas co­mo ex­ter­nas. Te li­bra­rán de mu­chos con­tra­tiem­pos. En es­te pun­to me gus­ta­ría re­mar­car que exis­te un mí­ni­mo de ho­ras e in­ten­si­dad de en­tre­na­mien­to que per­mi­ten el au­men­to del ren­di­mien­to. Por de­ba­jo de cier­tos va­lo­res en es­tas va­ria­bles de en­tre­na­mien­to no ha­bría me­jo­ra sino em­peo­ra­mien­to por fal­ta de es­tí­mu­lo. Mi re­co­men­da­ción es que te apo­yes en ex­per­tos. Ca­da co­rre­dor lle­va su lí­nea de pro­gre­sión. Mu­chas ve­ces,

más ho­ras, más ki­ló­me­tros, más des­ni­vel, vie­ne aso­cia­do a so­bre­en­tre­na­mien­to y/o le­sión. Es muy im­por­tan­te que pres­tes aten­ción a los sín­to­mas que te da el cuer­po an­te los en­tre­na­mien­tos y com­pe­ti­cio­nes. No desoi­gas los mur­mu­llos. Sé un co­rre­dor aten­to a las se­ña­les tan­to in­ter­nas co­mo ex­ter­nas. Te li­bra­rán de mu­chos con­tra­tiem­pos. En es­te pun­to me gus­ta­ría re­mar­car que exis­te un mí­ni­mo de ho­ras e in­ten­si­dad de en­tre­na­mien­to que per­mi­ten el au­men­to del ren­di­mien­to. Por de­ba­jo de cier­tos va­lo­res en es­tas va­ria­bles de en­tre­na­mien­to no ha­bría me­jo­ra sino em­peo­ra­mien­to por fal­ta de es­tí­mu­lo. Te anoto si­tua­cio­nes que pue­den com­pro­me­ter tu pro­pia lí­nea de pro­gre­sión:

Rea­li­zar de for­ma ha­bi­tual los en­tre­na­mien­tos de otros co­rre­do­res/ami­gos. Me pa­re­ce po­si­ti­vo el com­par­tir cier­tos en­tre­na­mien­tos siem­pre y cuan­do los ni­ve­les de­por­ti­vos sean pa­re­ci­dos.

En­tre­nar úni­ca­men­te los fi­nes de se­ma­na por­que es cuan­do tie­nes tiem­po li­bre. Es­te ti­po de es­que­ma ha­ce que te es­tan­ques rá­pi­da­men­te. Ade­más, si ha­ces 2 días muy fuer­tes, el cuer­po lo pue­de vi­vir co­mo una agre­sión y no co­mo un es­tí­mu­lo de en­tre­na­mien­to.

Re­pe­tir las mis­mas ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to. A ve­ces, por co­mo­di­dad o des­co­no­ci­mien­to, uti­li­zas las mis­mas me­to­do­lo­gías. Te es­tan­ca­rás rá­pi­da­men­te y se­rá una pér­di­da de tiem­po. Me­re­ce la pe­na que te in­for­mes pa­ra po­der ser efi­cien­te en tus en­tre­na­mien­tos.

Com­pe­tir fre­cuen­te­men­te co­mo mé­to­do de en­tre­na­mien­to. Es im­pres­cin­di­ble di­fe­ren­ciar cla­ra­men­te en­tre com­pe­ti­cio­nes y en­tre­na­mien­tos. Los ob­je­ti­vos son di­fe­ren­tes. En la com­pe­ti­ción sa­le a la luz el efec­to del en­tre­na­mien­to pe­ro no pue­des pre­ten­der que las com­pe­ti­cio­nes sus­ti­tu­yan a los en­tre­na­mien­tos. Úl­ti­ma­men­te, cuan­do ha­blo con co­rre­do­res en las com­pe­ti­cio­nes me co­men­tan que “van a en­tre­nar”. A ve­ces pien­so que es una for­ma de qui­tar im­por­tan­cia y sen­tir­se más re­la­ja­dos o que al no te­ner la for­ma fí­si­ca su­fi­cien­te, han de plan­teár­se­lo de es­te mo­do. Pe­ro no es una bue­na es­tra­te­gia.

Un as­pec­to fun­da­men­tal y que mar­ca­rá cla­ra­men­te la di­rec­ción de tu vi­da co­mo co­rre­dor son las com­pe­ti­cio­nes a las que te apun­tas. No te de­jes lle­var por la emo­ción, ni el im­pul­so ni las re­co­men­da­cio­nes de los ami­gos. Si quie­res te­ner éxi­to com­pi­tien­do y dis­fru­tar en­tre­nan­do, apli­ca tu sen­ti­do co­mún. Ten en cuen­ta el tiem­po en ho­ras con el que cuen­tas pa­ra lle­var a ca­bo los en­tre­na­mien­tos.

Ten en cuen­ta el ti­po de trabajo que tie­nes pa­ra que no ten­gas in­ter­fe­ren­cia ne­ga­ti­va en­tre la vi­da la­bo­ral y la vi­da deportiva.

Ten en cuen­ta tu vi­da fa­mi­liar. Ha­bla con tu fa­mi­lia por­que las com­pe­ti­cio­nes y los en­tre­na­mien­tos afec­tan a to­dos los com­po­nen­tes.

Ten en cuen­ta tu vi­da so­cial. Cuan­to ma­yor es la dis­tan­cia com­pe­ti­ti­va, más ho­ras de en­tre­na­mien­to ne­ce­si­ta­rás por lo que acu­mu­la­rás ma­yor fa­ti­ga cor­po­ral y men­tal. In­du­da­ble­men­te hay que re­cor­tar ho­ras de la vi­da so­cial pa­ra au­men­tar las ho­ras de en­tre­na­mien­to y de re­cu­pe­ra­ción. Pien­sa que es al­go pun­tual y que vol­ve­rás a re­to­mar­lo en cuan­to cum­plas tus ob­je­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.