iVAMOS RAFA!

Trail Run - - UP & DOWN - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA mon­te­so­li­da­rios.org

Es­cri­bi­mos es­tas lí­neas po­cos días an­tes de la ce­le­bra­ción del ma­ra­tón de mon­ta­ña más em­ble­má­ti­co del mun­do: Ze­ga­ma. Allí, en ese mí­ti­co es­ce­na­rio, es­ta­rá Rafa Le­des­ma, un atle­ta dis­pues­to a rom­per to­das las ba­rre­ras. Es in­vi­den­te, pe­ro co­rre igual que los de­más, siem­pre flan­quea­do por sus dos guías: Abel y Iosu. Char­la­mos con el pri­me­ro de ellos, quien nos pre­sen­tó es­te pro­yec­to a tra­vés de la aso­cia­ción Mon­tes So­li­da­rios. “El re­to es com­ple­tar el Ma­ra­tón de Ze­ga­ma con Rafa. He­mos en­tre­na­do mu­cho pa­ra ello y es­te sá­ba­do –re­fi­rién­do­se al 20 de ma­yo– ha­re­mos jun­tos una ca­rre­ra que sube al Aratz. Se­rá nues­tro úl­ti­mo en­sa­yo”, nos di­ce. El re­co­rri­do del Ma­ra­tón de Ze­ga­ma es uno de los más abrup­tos y pe­li­gro­sos que exis­ten en nues­tra geo­gra­fía. A Rafa no le im­por­ta. “Es un tío muy va­lien­te, a ve­ces de­ma­sia­do. Cuan­do va­mos co­rrien­do por la mon­ta­ña veo que ti­ra mu­cho y ten­go que fre­nar­le”, di­ce Abel en­tre ri­sas. Y es que los tres van aga­rra­dos a una ba­rra bi­di­rec­cio­nal que es­tá su­je­ta en la par­te de­lan­te­ra por Iosu y en la trasera por Abel. En el cen­tro, pro­te­gi­do, va Rafa. “Es co­mo un me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad que evi­ta que Rafa no se cai­ga al suelo aun­que tro­pie­ce. Es­ta ba­rra ha­ce las fun­cio­nes de una ba­ran­di­lla y siem­pre se pue­de que­dar aga­rra­do. Aun así, es im­po­si­ble evi­tar gol­pes, pe­ro nun­ca le oi­rás que­jar­se. Ves que se ha da­do en la ro­di­lla y si le pre­gun­tas, nun­ca te va a de­cir que le due­le. ¡Es la hos­tia!”, ex­pli­ca Abel. Tras mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to, en Ze­ga­ma in­ten­ta­rán lle­gar a la me­ta en el tiem­po es­ta­ble­ci­do por la or­ga­ni­za­ción, que es el mis­mo que pa­ra el res­to de co­rre­do­res. “Rafa no qui­so más tiem­po, aun­que se lo pro­pu­si­mos. Di­ce que si nos que­da­mos fue­ra de con­trol, nos mar­cha­mos y pun­to”, ex­pli­ca Abel. De he­cho, su mie­do es el cor­te de tiem­po que es­tá si­tua­do en San­cti Spi­ri­tu ( km.19), don­de tie­nen que lle­gar an­tes de las 12:15 del me­dio­día. Do­ce­nas de pre­gun­tas se nos vie­nen a la ca­be­za mien­tras ha­bla­mos con Abel. ¿Pe­ro có­mo lo ha­céis pa­ra ba­jar, por ejem­plo? “Va­mos per­ma­nen­te­men­te ha­blan­do. Iosu, que va de­lan­te, tie­ne la fun­ción de des­cri­bir el tra­za­do. Nos di­ce cuan­do se es­tre­cha el ca­mino, cuan­do se in­cli­na, si hay pie­dras, si hay un sal­to, ro­cas, des­ni­vel, pis­ta, sen­da en mal es­ta­do, etc. Es el que trans­for­ma el ca­mino en pa­la­bras. Y yo que voy de­trás me en­car­go de que Rafa no se sal­ga del sen­de­ro, que no se va­ya ha­cia los la­dos. Va­mos los tres co­gi­dos de la ba­rra, siem­pre por el la­do con­tra­rio al pre­ci­pi­cio, y mien­tras co­rre­mos ne­ce­si­ta­mos es­tar muy con­cen­tra­dos”, nos di­ce. No es pa­ra me­nos. El ejer­ci­cio de coor­di­na­ción es mi­li­mé­tri­co. En You­Tu­be pue­des dis­fru­tar de un ví­deo pro­mo­cio­nal don­de se ve a es­te trío de atle­tas en­tre­nar por los mon­tes. Es es­pec­ta­cu­lar. “Des­pués de 10 ma­ra­to­nes de as­fal­to, es­ta va a ser mi ma­ra­tón nú­me­ro ONCE. Y gra­cias al equi­po que ten­go al­re­de­dor, me he ani­ma­do a in­ten­tar Ze­ga­ma”, ex­pli­ca el pro­pio Rafa con la ilu­sión de un ni­ño. Des­de Trail Run desea­mos to­da la suer­te del mun­do a es­te equi­pa­zo de co­rre­do­res. ¡Va­mos Rafa! Pa­ra co­no­cer el desen­la­ce de la his­to­ria de Rafa Le­des­ma, Abel y Iosu pue­des en­trar en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.