Te­re­sa Forn

Char­la­mos con una de las pri­me­ras co­rre­do­ras de mon­ta­ña que dis­fru­ta­mos en nues­tro país. Des­cu­bri­mos a una mu­jer hu­mil­de, com­pro­me­ti­da con su trabajo, enamo­ra­da del de­por­te y fa­ná­ti­ca de la com­pe­ti­ción. Co­rre so­bre as­fal­to y en el mon­te, hi­zo ma­ra­to­nes po

Trail Run - - PIONEROS DEL TRAIL - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA

La afi­ción no le vino de fa­mi­lia ni por in­fluen­cia de nin­gún ami­go. Fue co­sa su­ya. Le gus­ta­ba sa­lir de ex­cur­sión a la mon­ta­ña y le gus­ta­ba es­quiar. De he­cho, por eso sa­lía con la mo­chi­la a ha­cer lar­gas ca­mi­na­tas por el mon­te, es­pe­ran­do la lle­ga­da de la tem­po­ra­da de es­quí, por­que ella era es­quia­do­ra. “To­da­vía era muy jo­ven, te­nía vein­ti­tan­tos, pe­ro un día tu­ve un ac­ci­den­te con la nie­ve y me que­mé los ojos. Se me cru­za­ron los ca­bles y di­je que no vol­ve­ría a es­quiar”. Y así fue. Aquel día cam­bió los es­quíes por las za­pa­ti­llas de co­rrer, una de­ci­sión que tam­bién cam­bió su vi­da. Es­te mes de ma­yo se han cum­pli­do 30 años des­de que de­bu­ta­ra en una ca­rre­ra po­pu­lar. “Soy de las muy pio­ne­ras en es­to”, asegura. Y na­die pue­de ne­gár­se­lo. Por lu­ga­res ale­da­ños a Man­re­sa una jo­ven Te­re­sa sa­lía a co­rrer a tem­pra­nas ho­ras de la ma­ña­na. No ha­bía na­die por las ca­lles, só­lo su ma­ri­do, que le acom­pa­ña­ba en sus ro­da­jes ma­tu­ti­nos. A ve­ces ve­nían otros chi­cos, di­ce, pe­ro ella era siem­pre la úni­ca mu­jer. “Yo se­guí los pa­sos de otras mu­je­res de Eu­ro­pa que sí tu­vie­ron que lu­char mu­chí­si­mo pa­ra ser re­co­no­ci­das. Éra­mos bi­chos ra­ros, pe­ro yo nun­ca me he sen­ti­do a dis­gus­to en es­te de­por­te, al re­vés, me han tra­ta­do muy bien”, con­fie­sa. Te­re es una mu­jer trans­pa­ren­te, ca­ris­má­ti­ca y hu­mil­de. Di­ce las co­sas tal co­mo las pien­sa, con res­pe­to, pe­ro no bus­ca la diplomacia con sus opi­nio­nes. Em­pe­zó a co­rrer sin nin­gu­na pre­ten­sión, so­bre as­fal­to, y pron­to lo­gró re­sul­ta­dos que des­ta­ca­ban en­tre las chi­cas. Tie­ne una plus­mar­ca de 2h 55’ en el ma­ra­tón, crono que le lle­vó has­ta el top-5 en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Ma­ra­tón. En me­dia con­ser­va un me­ri­to­rio tiem­po de 1h 18’. “Era una atle­ta muy re­gu­lar. Nun­ca con­se­guí ba­jar esas mar­cas, pe­ro to­das las ma­ra­to­nes y me­dias que ha­cía es­ta­ban por esos cro­nos”, pun­tua­li­za. Lo de co­rrer por la mon­ta­ña vino más tar­de. En Es­pa­ña el boom tar­dó en lle­gar, pe­ro en Fran­cia era ha­bi­tual ver “ca­rre­ras de are­na” ca­da fin de se­ma­na, co­mo di­ce Te­re. Por eso le to­ca­ba via­jar pa­ra com­pe­tir y for­jar­se co­mo atle­ta de al­tu­ra. Si hay una prue­ba que mar­có su vi­da deportiva esa fue la Ma­ra­tó de Sant Llo­re­nç Sa­vall. “La ga­né 9 ve­ces en 10 años. Pue­do de­cir que aquí em­pe­zó to­do”, nos re­cal­ca de­mos­tran­do un gran ca­ri­ño a la ca­rre­ra ca­ta­la­na.

LA FIE­BRE DE LOS UL­TRAS

Pa­sa­ron los años, pa­sa­ron las ca­rre­ras y a Te­re­sa Forn la convocan con la Se­lec­ción de Cataluña pa­ra el mun­dial de Sky­run­ning. Nos si­tua­mos a prin­ci­pios de si­glo XXI. “En el año 2002 fui ya cuar­ta del mun­do, y al año si­guien­te ga­né las Se­ries Mun­dia­les. De­bo de­cir que tu­ve la suer­te de que mi prin­ci­pal ri­val, Co­rin­ne Fa­vre, se le­sio­nó. Ga­né yo, pe­ro si hu­bie­ra es­ta­do ella no sé qué ha­bría pa­sa­do”, afir­ma sin­ce­ra. En aque­llos tiem­pos Te­re era una ‘chi­ca Mizuno’. La mar­ca ja­po­ne­sa se fi­jó en ella por sus bue­nos re­sul­ta­dos en as­fal­to y le ayu­da­ba con ro­pa téc­ni­ca y a cos­tear­se al­gu­nos via­jes. “Lue­go ya vas cre­cien­do y cuan­do cum­ples 50 años te ha­ces in­vi­si­ble, so­bre to­do si eres mu­jer. Por eso aho­ra que cuen­to con el pa­tro­ci­nio de Sport HG es­toy muy agra­de­ci­da”, ex­pli­ca. La co­rre­do­ra de Man­re­sa nun­ca ha si­do de co­rrer pa­ra ganar pre­mios. No le qui­tan el sue­ño, di­ce, pe­ro el di­ne­ro que con­se­guía con sus bue­nos re­sul­ta­dos le ve­nía muy bien pa­ra in­ver­tir­lo en ir a otras ca­rre­ras. “Por eso aho­ra ya no me mue­vo de Es­pa­ña, ja­ja­ja­ja”. Bueno, co­mo mu­cho se va has­ta An­do­rra. Le en­can­ta es­ta ca­rre­ra y ya ha com­ple­ta­do la Mi­tic va­rias ve­ces y la Ron­da dels Cims otras tan­tas, “aun­que el año pa­sa­do tu­ve que ple­gar y es­ta vez sien­to la ne­ce­si­dad de com­ple­tar­la”, ex­pli­ca he­ri­da en su or­gu­llo. Lo de la ul­tra­dis­tan­cia nun­ca ha­bía lla­ma­do su aten­ción. De he­cho, en Es­pa­ña no exis­tían prue­bas de ul­tra-trail. Las que Te­re co­no­cía se ce­le­bra­ban en Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos. “Pe­ro aho­ra re­co­noz­co que me he en­gan­cha­do. Ade­más de An­do­rra me en­can­ta Pen­ya­go­lo­sa, que fue de las pri­me­ras aquí. En la agen­da ten­go apun­ta­das pa­ra es­te año la Vall d’Aneu, la Ron­da dels Cims, la Rialp-Mat­xi­cots y el Va­lle de Te­na. ¿Sa­bes Da­ni? Ya pre­fie­ro ir so­lo a las ca­rre­ras que me gus­ten de ver­dad y que es­tén

EN EL AÑO 2003, AN­TE LA AU­SEN­CIA POR LE­SIÓN DE SU PRIN­CI­PAL RI­VAL, CO­RIN­NE FA­VRE, LA ATLE­TA MANRESANA FUE CAM­PEO­NA DEL MUN­DO DE SKY­RUN­NING

bien or­ga­ni­za­das. El año pa­sa­do co­rría ca­da do­min­go y aho­ra he de­ci­di­do re­cor­tar la par­ti­ci­pa­ción pa­ra alar­gar lo má­xi­mo po­si­ble mi vi­da deportiva”. A raíz de es­te te­ma Te­re nos ha­bla de la can­ti­dad de gen­te que hay en las ca­rre­ras de mon­ta­ña aho­ra. Y de las chi­cas. Di­ce sin nin­gu­na ti­mi­dez que si ella aho­ra tu­vie­ra 30 años es­ta­ría ahí pe­lean­do con las me­jo­res en las ca­rre­ras. “Las prue­bas de es­fuer­zo que me ha­go me di­cen que es­toy bien”, ar­gu­men­ta. Y pro­si­gue: “Lo que sí me sor­pren­de de es­to es que aho­ra hay mu­chas chi­cas que es­tán ahí de­lan­te 4 ó 5 años y lue­go des­apa­re­cen, y creo que tam­bién pa­sa con los chi­cos, aun­que hay ex­cep­cio­nes co­mo Emma Ro­ca, Nu­ria Pi­cas o Mai­te Maio­ra. Es mi opi­nión. An­tes iba a un trail y co­no­cía prác­ti­ca­men­te a to­das, aho­ra ya a po­cas”, asegura con ve­te­ra­nía la manresana.

HU­MIL­DAD Y BRI­LLAN­TEZ

A sus 57 años Te­re Forn tie­ne las ideas cla­rí­si­mas. Las ca­rre­ras ocu­pan el ter­cer es­ca­lón en su pi­rá­mi­de de prio­ri­da­des vi­ta­les. “Yo siem­pre di­go que de es­to só­lo me pue­den re­ti­rar dos co­sas: mi ma­ri­do o mi em­pleo. Mien­tras pue­da se­guir con to­do, per­fec­to, pe­ro si al­gún día no doy de sí pa­ra en­tre­nar y tra­ba­jar, lo sien­to pe­ro se aca­bó el trail”, ase­ve­ra con ro­tun­di­dad. Y es que Te­re­sa vi­ve enamo­ra­da de su trabajo. Es mo­ni­to­ra de man­te­ni­mien­to de adultos y per­so­nas ma­yo­res. Le en­can­ta dar cla­ses y ado­ra a sus alum­nas, lle­va mu­chos años con ellas, tan­tos co­mo pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad en el sim­ple he­cho de ir ca­da día al gim­na­sio. “Yo va­lo­ro mu­cho a las per­so­nas y pue­do ase­gu­rar que tra­ba­jar con gen­te nor­mal es lo me­jor que me ha pa­sa­do en la vi­da. No me gus­ta ha­blar de las ca­rre­ras en las cla­ses por­que quie­ro que ellas sean las pro­ta­go­nis­tas, por eso cuan­do me di­cen que soy una va­lien­te por co­rrer 100 ki­ló­me­tros, yo les di­go que no, que los va­lien­tes son los que ma­dru­gan pa­ra te­ner un suel­do o los que su­pe­ran una en­fer­me­dad, lo mío es só­lo un hob­bie”, sen­ten­cia con bri­llan­tez. Así es Te­re­sa Forn, una de las mu­je­res muy pio­ne­ras en es­to de co­rrer. Me­tó­di­ca, va­lien­te, sin­ce­ra, y di­ver­ti­da. “Mi­ra Da­ni, yo aho­ra só­lo me rom­po hue­sos. Con los múscu­los no ten­go pro­ble­mas, voy muy bien, pe­ro ten­go una co­lec­ción de hue­sos ro­tos… cuan­do ha­cía ru­ta eran frac­tu­ras por es­trés y aho­ra por caí­das en la mon­ta­ña ja­ja­ja­ja”, nos di­ce en­tre car­ca­ja­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.