SUE­ÑO AL CUA­DRA­DO

Trail Run - - UP&DOWN - POR: JOR­GE MON­TES

Sción, ¿mie­do qui­zás?, ¿ner­vios?... que­da­ban seis me­ses y des­de en­ton­ces es­toy vi­vien­do ya la ex­pe­rien­cia… ca­da vez que lo pien­so me des­cu­bro son­rien­do, SÍÍÍÍ, es­te año sí… si­go in­cré­du­lo. Ya con­fir­ma­da la ins­crip­ción, em­pie­za el re­to de ver­dad, y me plan­teo ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to ade­cua­das. No voy a co­me­ter a fri­vo­li­dad de in­ten­tar­lo sin ha­ber­lo pre­pa­ra­do con­cien­zu­da­men­te. Tras va­rios años co­rrien­do trail siem­pre he te­ni­do la sen­sa­ción de que un trail no se co­rre, un trail o se dis­fru­ta, o se su­fre, y es­te lo quie­ro dis­fru­tar a to­pe. Y aquí se me vie­ne a la men­te esa fra­se mo­ti­va­cio­nal que pro­nun­ció el gran maes­tro y que es­con­de in­fi­ni­ta sa­bi­du­ría “haz­lo o no lo ha­gas, pe­ro no lo in­ten­tes”, y yo… voy a ha­cer­lo!!!! Afor­tu­na­da­men­te no par­to de ce­ro. Mien­tras co­rro me des­cu­bro ab­sor­to pen­san­do en ca­da pa­so Tu­cas. Es un do­min­go más y el re­loj me re­cuer­da que ha lle­ga­do la ho­ra de dis­fru­tar de mi pa­sión. To­ca sa­lir a co­rrer. El sol to­da­vía per­ma­ne­ce es­con­di­do tras el ho­ri­zon­te; em­pie­za a rom­per el día mien­tras si­gi­lo­sa­men­te me pre­pa­ro pa­ra no des­per­tar a la fa­mi­lia. No mi­ro por la ventana, nunca lo ha­go, pa­ra evi­tar que una cli­ma­to­lo­gía desa­pa­ci­ble pue­da tor­cer mi vo­lun­tad y me lle­ve a des­ha­cer el ca­mino pa­ra vol­ver a me­ter­me en mi có­mo­do y cá­li­do le­cho. He de en­tre­nar pa­ra mi pró­xi­mo Trail, 22 ki­ló­me­tros de mon­ta­ña me es­pe­ran… Ya he co­rri­do va­rias me­dias ma­ra­to­nes y me sien­to con fuer­za y áni­mos de ir a más. El cuer­po me pide un nue­vo re­to, me lan­zo al va­cío. Ha lle­ga­do el mo­men­to de co­rrer mi pri­me­ra ma­ra­tón de mon­ta­ña. Y ya que me de­ci­do a afron­tar es­te gran re­to, lo voy a ha­cer a lo gran­de, ¿por qué no? Es mu­cho atre­vi­mien­to, pe­ro es­te es mi año, lo sé y ahí es­toy, por fin, apun­ta­do pa­ra el Ma­ra­tón de las Tu­cas. Es di­fí­cil de­fi­nir la sen­sa­ción que re­co­rrió mi cuer­po cuan­do le di al OK del pa­go a la ins­crip- e mas­ca la ten­sión. Huele a adre­na­li­na. El bu­lli­cio de la gen­te do­mi­na el am­bien­te. Cuan­to ape­nas se oye al spea­ker. Son las 8:55. Be­nas­que. Una so­lea­da ma­ña­na ve­ra­nie­ga que pro­me­te que es­te se­rá un día gran­de. Bus­co la mi­ra­da cómplice de mis hi­jos en­tre el pú­bli­co, esa mi­ra­da que me in­su­fla la ener­gía que ne­ce­si­to pa­ra afron­tar la ca­rre­ra. Cho­co la mano de mis com­pa­ñe­ros de fa­ti­ga. Úl­ti­mos áni­mos… VAMOSSSSSS!!!! … Por fin la cuen­ta atrás… es­ta­mos a pun­to de co­men­zar nues­tra gran aven­tu­ra… DIEZ!! NUE­VE!! OCHO!! SIE­TE!! SEIS!! CIN­CO!! CUA­TRO!! TRES!! DOS!! UNO!!... Beepppp!!! Beepppp!!! Beepppp!!! Apa­go el des­per­ta­dor, se des­va­ne­ce mi sue­ño… ni es 22 de ju­lio, ni es­toy en Be­nas­que, ni es­toy a pun­to de to­mar la sa­li­da del Ma­ra­tón de las

que de­bo dar pa­ra com­ple­tar el sue­ño de aca­bar y dis­fru­tar mi ma­ra­tón. Par­to de una bue­na ba­se, al me­nos así lo pien­so, pe­ro ¿quién soy yo pa­ra su­po­ner que mi ba­se es bue­na? Ne­ce­si­to ayu­da, soy cons­cien­te, y pa­ra em­pe­zar, lo pri­me­ro que ha­go es su­mer­gir­me en esa ma­ra­bun­ta de pá­gi­nas web que pue­den apor­tar­me al­go de in­for­ma­ción pa­ra con­se­guir mi pro­pó­si­to de lle­gar en bue­nas con­di­cio­nes. Em­pie­zo a con­sul­tar pá­gi­nas web, una, otra, y otra… ¿es po­si­ble tan­ta in­for­ma­ción a gol­pe de un click? ¿Cuál es la ade­cua­da? Mi­ro, leo, vuel­vo a leer… No en­cuen­tro un cri­te­rio pa­ra es­ta­ble­cer cuál de ellas es idó­nea pa­ra mí, to­das me pa­re­cen se­rias y bien es­truc­tu­ra­das. Tras mu­cho leer lle­go a una con­clu­sión de­cep­cio­nan­te, y es que, pa­ra mí, un co­rre­dor del mon­tón, es im­po­si­ble plan­tear­se cual­quie­ra de las pla­ni­fi­ca­cio­nes que he con­sul­ta­do. ¿Son pla­nes rea­li­za­bles pa­ra un co­rre­dor afi­cio­na­do que tie­ne otras prio­ri­da­des vi­ta­les?… en mi men­te se aglu­ti­nan des­or­de­na­da­men­te con­cep­tos sur­gi­dos de los ca­len­da­rios de en­tre­na­mien­to que he po­di­do con­sul­tar… plio­me­tria, series W, Obe­ron, CaCo, en­tre­na­mien­to cru­za­do, téc­ni­ca de ca­rre­ra, CO­RE, FC­max… Pe­ro lo que más me lla­ma la aten­ción son los tiem­pos, ¿de dón­de sa­co yo en­tre 60 y 90 mi­nu­tos al día pa­ra co­rrer, más una ti­ra­da lar­ga el fin de se­ma­na, más ejer­ci­cios de fuer­za, ade­más un en­tre­na­mien­to cru­za­do, y más, y más…? Ni me plan­teo en­trar a va­lo­rar el te­ma de la nu­tri­ción, eso que­da pa­ra otro mo­men­to. Tiem­po, he ahí el gran pro­ble­ma. ¿De dón­de lo sa­co? ¿Có­mo me pre­pa­ro? En­ton­ces es cuan­do asu­mo que de­bo pre­pa­rar­me si­guien­do los cri­te­rios que me dic­ta el sen­ti­do co­mún; he de­ci­di­do que, a pe­sar de que pue­da te­ner un pla­ni­fi­ca­ción rea­li­za­da por un pro­fe­sio­nal del gre­mio de la edu­ca­ción fí­si­ca, que la ten­go, me de­ja­ré lle­var por el sen­ti­do co­mún. Es­ta pla­ni­fi­ca­ción res­pon­de a la si­guien­te afir­ma­ción: quien tie­ne un por qué, siem­pre en­cuen­tra un có­mo. La cues­tión es apro­ve­char el tiem­po al má­xi­mo, y si no ten­go tiem­po, lo con­si­go… to­do es cues­tión de plan­teár­se­lo; yo ten­go la in­ten­ción de alar­gar el día, y pa­ra ello no ten­go otra op­ción que ma­dru­gar más. Si quie­ro ha­cer ti­ra­das lar­gas y po­der com­pa­gi­nar los en­tre­nos con mi vi­da per­so­nal me to­ca abrir los ojos an­tes, aun­que cues­te. Al fi­nal pen­san­do y ana­li­zan­do mi si­tua­ción, y su­pon­go que la de mu­chos otros, me doy cuen­ta que pa­ra al­can­zar mi ob­je­ti­vo y po­der dis­fru­tar de mi pri­mer ma­ra­tón de mon­ta­ña, pa­ra po­der cum­plir mi gran sue­ño co­mo co­rre­dor de trail, no ten­go otro re­me­dio de ma­dru­gar mu­cho, ar­mar­me con in­fi­ni­ta fuer­za de vo­lun­tad y ade­lan­tar­me al ama­ne­cer y ser yo quien dé los buenos días al as­tro rey. No me que­da otra op­ción que ma­dru­gar mu­cho y pa­sar sue­ño. Voy a cam­biar ho­ras de sue­ño por po­der cum­plir un sue­ño, sue­ño por sue­ño… sue­ño al cua­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.