Nues­tras se­gun­das pier­nas

Re­gre­sa­mos en nues­tra sec­ción de sa­lud a ana­li­zar las par­tes del cuer­po de los trail­run­ners más pro­cli­ves a le­sio­nes y cuál es su tratamiento y pre­ven­ción. Es­te mes to­ca “arri­mar” el hom­bro.

Trail Run - - SALUDTRAIL - POR: JA­VI BA­RRIO

Yo soy de bas­to­nes… ¿y tú? A mí me gus­ta tre­par… ¿y a ti? A mí aún no me due­len los hom­bros… ¿y a ti? Pa­re­ce que los hom­bros no tie­nen que ver con el ac­to de co­rrer, ¿ver­dad? Pues no: los hom­bros in­ter­vie­nen, y mu­cho. Pa­ra ayu­dar­nos al bra­ceo al co­rrer, al usar los bas­to­nes o al equi­li­brar­nos en los des­cen­sos. Va­mos a ana­li­zar es­ta zo­na tan com­ple­ja de nues­tro cuer­po. Lo que se co­no­ce co­mo 'el hom­bro' es real­men­te un con­jun­to de va­rias ar­ti­cu­la­cio­nes que se com­bi­nan con ten­do­nes y múscu­los pa­ra per­mi­tir un am­plio ran­go de mo­vi­mien­to en el bra­zo, des­de ras­car­se la es­pal­da, se­car­se el su­dor y ayu­dar­nos a tre­par. Pe­ro la mo­vi­li­dad tie­ne su precio. Pue­de lle­var a pro­ble­mas de ines­ta­bi­li­dad o a una com­pre­sión del te­ji­do blan­do o las es­truc­tu­ras óseas del hom­bro, cau­san­do do­lor, que pue­de apa­re­cer só­lo cuan­do se mue­ve el hom­bro o en re­po­so o to­do el tiem­po. El do­lor pue­de ser tem­po­ral o con­ti­nuo, y re­que­rir diag­nós­ti­co y tratamiento mé­di­cos.

¿Qué es el hom­bro?

El hom­bro es­tá for­ma­do por la con­fluen­cia de tres hue­sos: el hue­so del bra­zo ( hú­me­ro), el hue­so an­cho y ca­si plano de la es­pal­da (omó­pla­to o es­cá­pu­la), la pa­le­ti­lla de to­da la vi­da y el hue­so de la par­te an­te­rior del hom­bro (cla­ví­cu­la). La ca­be­za del hue­so del bra­zo sur­ge de una ca­vi­dad re­don­dea­da del omó­pla­to. Es­ta se lla­ma ca­vi­dad gle­noi­dea. Una com­bi­na­ción de múscu­los y ten­do­nes man­tie­ne al hue­so cen­tra­do en la ca­vi­dad del hom­bro. Es­tos ten­do­nes for­man el lla­ma­do el man­gui­to ro­ta­dor. Cu­bren la ca­be­za del hu­me­ro y la unen al omó­pla­to en el hom­bro. Ade­más hay otra se­rie de múscu­los que pro­por­cio­nan mo­vi­li­dad al hom­bro co­mo el del­toi­des, tra­pe­cio, bí­ceps bra­quial, co­ra­co­bra­quial…

Ten­di­ni­tis

Un ten­dón es un cor­dón que co­nec­ta el múscu­lo al hue­so. Ima­gi­na­ros una bol­sa del su­per­mer­ca­do que se­ría la cu­bier­ta del muscu­lo, re­tor­cer las asas y és­tas se­rán el ten­dón. La ma­yo­ría de las ten­di­ni­tis son re­sul­ta­do de un des­gas­te del ten­dón que ocu­rre len­ta­men­te con el pa­so del tiem­po, co­mo pa­sa en la “fa­ti­ga de ma­te­ria­les” en una má­qui­na o en el des­gas­te de la sue­la de nues­tras za­pa­ti­llas de trail. Ge­ne­ral­men­te, la ten­di­ni­tis es de uno de dos ti­pos:

• Agu­da. Ha­cer mu­chos mo­vi­mien­tos re­pe­ti­dos del hom­bro u otras ac­ti­vi­da­des por en­ci­ma de la ca­be­za (po­ner bom­bi­llas), en el tra­ba­jo o los de­por­tes, pue­den lle­var a ten­di­ni­tis agu­da.

• Cró­ni­ca. Las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas, co­mo la os­teoar­tri­tis, o el uso y des­gas­te re­pe­ti­ti­vo de­bi­do a la edad, pue­den lle­var a una ten­di­ni­tis cró­ni­ca.

Bur­si­tis

Las bol­sas (bur­sas) son sa­cos pe­que­ños lle­nos de lí­qui­do ubi­ca­dos en las ar­ti­cu­la­cio­nes de to­do el cuer­po, son co­mo un “air­bag”, in­clu­yen­do el hom­bro. Ac­túan co­mo al­moha­di­llas en­tre los hue­sos y los te­ji­dos blan­dos su­per­pues­tos, y ayu­dan a re­du­cir la fric­ción en­tre los múscu­los que se des­li­zan y el hue­so. La bur­si­tis subacro­mial su­ce­de por una fric­ción en­tre los ten­do­nes del hom­bro y el te­cho del mis­mo (una par­te de la es­ca­pu­la lla­ma­da acro­mion). La bur­si­tis a me­nu­do ocu­rre en aso­cia­ción con una ten­di­ni­tis del man­gui­to ro­ta­dor. Los mu­chos te­ji­dos pre­sen­tes en el hom­bro pue­den in­fla­mar­se y do­ler. El do­lor apa­re­ce en ac­ti­vi­da­des sen­ci­llas co­mo pei­nar­se. Los ten­do­nes más co­mún­men­te afec­ta­dos en el hom­bro son los cua­tro del man­gui­to ro­ta­dor (que por el con­tra­rio de lo que mu­chos creen, su fun­ción no es mo­ver el hom­bro, sino es­ta­bi­li­zar la ca­be­za del hú­me­ro en él, pa­ra que no apa­rez­can ro­ces ni mo­vi­mien­tos vi­cia­dos-es de­cir, pa­ra que el tren va­ya por sus rai­les) y uno de los ten­do­nes del bí­ceps (el lar­go, que atra­vie­sa la ar­ti­cu­la­ción del hom­bro unién­do­se en su par­te su­pe­rior con­si­guien­do en par­te tam­bién su es­ta­bi­li­za­ción). El man­gui­to ro­ta­dor es­tá com­pues­to de cua­tro múscu­los pe­que­ños (su­pra­es­pi­no­so, in­fra­es­pi­no­so, subes­ca­pu­lar y re­don­do) y sus ten­do­nes que cu­bren la ca­be­za del hú­me­ro y lo man­tie­nen en la ca­vi­dad del hom­bro. El man­gui­to ro­ta­dor ayu­da a guiar el mo­vi­mien­to y es­ta­bi­li­zar del hom­bro. El man­gui­to pro­du­ce un do­lor más la­te­ral y el bí­ceps más en la ca­ra an­te­rior.

Com­pre­sión

La com­pre­sión su­ce­de por una dis­mi­nu­ción del es­pa­cio subacro­mial. Hay tres ti­pos de acro­mion: el 1 o plano que no sue­le dar pro­ble­mas, el 2, un po­co abom­ba­do en su ca­ra in­fe­rior, que sue­le pro­vo­car pro­ble­mas en gen­te que so­bre­u­sa el hom­bro en po­si­ción de ele­va­ción, y el 3 en for­ma de au­tén­ti­co mar­ti­llo, que sue­le dar pro­ble­mas con el pa­so del tiem­po in­clu­so en gen­te jo­ven, ya que es el que de­ja un me­nor es­pa­cio subacro­mial.

Ines­ta­bi­li­dad

Ocu­rre ines­ta­bi­li­dad del hom­bro cuan­do la ca­be­za del hú­me­ro es for­za­da a sa­lir­se de la ca­vi­dad del hom­bro. Es­to pue­de ocu­rrir co­mo re­sul­ta­do de una le­sión im­pre­vis­ta o por uso ex­ce­si­vo. Tam­bién pue­den dar­se por una “va­rian­te” anató­mi­ca que ha­ce que la ar­ti­cu­la­ción sea me­nos es­ta­ble y más pro­pi­cia a “sa­lir­se”. Tam­bién se pue­den dar le­sio­nes del “me­nis­co del hom­bro” del la­brum que pro­vo­quen do­lor e ines­ta­bi­li­dad y re­sal­te en el hom­bro. Las dis­lo­ca­cio­nes del hom­bro pue­den ser par­cia­les, cuan­do la ca­be­za del hú­me­ro só­lo se sa­le par­cial­men­te de la ca­vi­dad (su­blu­xa­ción), o com­ple­tas si se sa­le to­tal­men­te de la ca­vi­dad. Una vez que el hom­bro se lu­xa una vez pue­de de­jar li­ga­men­tos y ten­do­nes da­ña­dos y la­xos que pre­dis­po­nen a nue­vos epi­so­dios de lu­xa­ción o su­blu­xa­ción , lo cual con el tiem­po lle­va a pa­de­cer una ar­tri­tis-ar­tro­sis ar­ti­cu­lar.

Ar­tri­tis y ar­tro­sis

El do­lor de hom­bro tam­bién pue­de ser el re­sul­ta­do de os­teoar­tri­tis. El ti­po más co­mún se pro­du­ce por "uso y des­gas­te". Es tí­pi­co que los síntomas, co­mo in­fla­ma­ción, do­lor y ri­gi­dez, co­mien­cen en la me­dia­na edad. La os­teoar­tri­tis se desa­rro­lla len­ta­men­te y el do­lor que pro­du­ce em­peo­ra con el tiem­po y pue­de lle­var a una ri­gi­dez de la cap­su­la ar­ti­cu­lar dan­do co­mo re­sul­ta­do un “hom­bro con­ge­la­do” con gran pér­di­da de mo­vi­li­dad y mu­cho do­lor.

Frac­tu­ras

Las frac­tu­ras son hue­sos ro­tos. Las frac­tu­ras de hom­bro co­mún­men­te in­vo­lu­cran a la cla­ví­cu­la (hue­so del cue­llo), el hú­me­ro (hue­so del bra­zo) y el omó­pla­to (hue­so plano del hom­bro o es­cá­pu­la). En pa­cien­tes ma­yo­res a me­nu­do son el re­sul­ta­do de una caí­da de la al­tu­ra de la per­so­na (de pie). En pa­cien­tes más jó­ve­nes, las frac­tu­ras de hom­bro a me­nu­do son cau­sa­das por una le­sión de más al­ta ener­gía. El tratamiento re­que­ri­do pue­de pa­sar por la in­mo­vi­li­za­ción e in­clu­so la ci­ru­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.