Un tan­go en el Eve­rest

Trail Run - - KILIAN JORNET -

Alas 2:35 de la ma­dru­ga­da del 22 de ma­yo, ho­ra ne­pa­lí, Ki­lian lle­ga­ba al cam­po ba­se avan­za­do del Eve­rest, a 6.400 me­tros de al­ti­tud. Ha­cía al­go más de cua­tro ho­ras y me­dia que aca­ba­ba de po­ner el cro­nó­me­tro en mar­cha en el mo­nas­te­rio de Rong­buk, a los 5.100 me­tros, en el cam­po ba­se de la mon­ta­ña más al­ta del mundo. En­tre am­bos cam­pos una dis­tan­cia de 15,2 ki­ló­me­tros que trans­cu­rren por la mo­rre­na del gla­ciar. Po­dría­mos de­cir que fue el pró­lo­go de la no­ve­la que Ki­lian Jor­net es­ta­ba em­pe­zan­do a es­cri­bir. Una no­ve­la que du­ró una se­ma­na, aun­que por en­ton­ces na­die lo sa­bía. Tal vez ni si­quie­ra él. Por­que to­car el te­cho del mundo era el gran desafío del año. Su­bir el Eve­rest se con­vir­tió ca­si en una ob­se­sión tras dos in­ten­tos fa­lli­dos, pri­me­ro por el te­rre­mo­to que aso­ló Ne­pal en abril de 2015 y des­pués por la cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa que ni si­quie­ra le dio op­cio­nes de ha­cer el en­vi­te en su se­gun­da vi­si­ta jun­to al al­pi­nis­ta Jor­di To­sas en agos­to de 2016. En aque­lla oca­sión Ki­lian se mar­cha­ba con un sa­bor más agrio que dul­ce, con­so­lán­do­se con lo apren­di­do de la ex­pe­rien­cia, pe­ro sa­bien­do por den­tro que se vol­vía a Eu­ro­pa con de­be­res por ha­cer. Bueno, más bien con un sue­ño por cum­plir y an­te el que se ha­bía que­da­do a las puer­tas ya en dos oca­sio­nes. De­ma­sia­do pa­ra un ti­po acos­tum­bra­do a ga­nar. Tras al­can­zar el cam­po ba­se avan­za­do, de­ci­dió des­can­sar du­ran­te dos ho­ras pa­ra afron­tar con la ma­yor ener­gía po­si­ble el ver­da­de­ro as­cen­so a la ci­ma del Eve­rest, de la que aún le se­pa­ra­ban más de 2.400 me­tros de al­tu­ra. Fiel a su pro­me­sa y res­pe­tan­do esa fi­lo­so­fía pu­ris­ta de la que siem­pre ha he­cho ga­la en cues­tio­nes de mon­ta­ña, Ki­lian no uti­li­zó oxí­geno ni cuer­das fi­jas. Lo hi­zo por la ca­ra nor­te, si­guien­do la ru­ta tra­di­cio­nal. Así, po­co des­pués de las 4:30 de la ma­dru­ga­da vol­vió a em­pren­der la mar­cha. Du­ran­te la no­che to­do trans­cu­rría se­gún lo pre­vis­to y a la ve­lo­ci­dad pro­gra­ma­da en el plan. Cru­zan­do có­mo­do el cam­po 1 a los 7.000 me­tros, Ki­lian avan­za­ba en­tre la nie­ve y se en­con­tra­ba fuer­te. Pe­ro to­do cam­bió al su­bir por en­ci­ma de los 7.500 me­tros, lu­gar en el que le es­pe­ra­ba su ami­go y fo­tó­gra­fo Se­bas­tian Mon­taz, en­car­ga­do de la fil­ma­ción del re­to. “Fue a par­tir de ese mo­men­to cuan­do em­pe­cé a en­con­trar­me peor y con fuer­tes do­lo­res de es­tó­ma­go. Te­nía que fre­nar­me ca­da po­co tiempo y vo­mi­tar. Aun así, es­ta­ba bien adap­ta­do a la al­tu­ra y de­ci­dí se­guir”, re­la­ta­ba el pro­pio atle­ta el día des­pués. Po­co a po­co la de­bi­li­dad se fue apo­de­ran­do de su cuer­po y al pa­so por el cam­po 3, ya a 8.300 me­tros de al­ti­tud, tu­vo que de­te­ner­se. Fue­ron só­lo 15 mi­nu­tos, tan cor­tos co­mo ne­ce­sa­rios. Un pe­que­ño regalo pa­ra el cuer­po y una tram­pa pa­ra la men­te, que

en es­te ti­po de si­tua­cio­nes tien­de a per­sua­dir­nos pa­ra que to­do ter­mi­ne ya. No la de Ki­lian. Le se­pa­ra­ban ape­nas 500 me­tros de la cum­bre con la que tan­to tiempo ha­bía so­ña­do. La no­che era cla­ra, sin nu­bes ni vien­to, y al fin, 26 ho­ras des­pués des­de su par­ti­da de Rong­buk, co­ro­na­ba la ci­ma del Eve­rest y mar­ca­ba en ver­de el ma­yor re­to al­pi­nís­ti­co de su vi­da. Se en­con­tra­ba en el te­cho del mundo e hi­zo lo que a to­do mon­ta­ñe­ro le gus­ta ha­cer en las cum­bres: dis­fru­tar del mo­men­to. “Vi una pues­ta de sol es­pec­ta­cu­lar. Creo que se­ría medianoche cuan­do lle­gué arri­ba. Es­ta­ba so­lo, aun­que veía las lu­ces de los fron­ta­les tan­to en la ver­tien­te nor­te co­mo en la sur de las ex­pe­di­cio­nes que a esa ho­ra co­men­za­ban su as­cen­so. No es­tu­ve de­ma­sia­do tiempo en la ci­ma. Em­pe­cé a ba­jar en­se­gui­da pa­ra lle­gar lo an­tes po­si­ble al ABC (Ad­van­ced Ba­se Camp)”, co­men­ta­ba. En su guión ini­cial Ki­lian pre­ten­día re­gre­sar al pun­to de par­ti­da, el an­ti­guo mo­nas­te­rio de Rong­buk, pe­ro ese vi­rus es­to­ma­cal que le con­di­cio­nó du­ran­te el úl­ti­mo ter­cio de as­cen­sión le obli­gó a cam­biar de pla­nes. Al pa­sar de nue­vo por el cam­po 3 hi­zo otra pa­ra­da de se­sen­ta mi­nu­tos y, fi­nal­men­te, tras 12 ho­ras de des­cen­so y 38 acu­mu­la­das, de­ci­dió po­ner fin a su ten­ta­ti­va en el cam­po ba­se avan­za­do (6.400 m). El re­loj mar­ca­ba en Ne­pal las 12:15 del me­dio­día y en España la no­ti­cia nos pi­lla­ba prác­ti­ca­men­te sin to­mar el ca­fé. Mu­chos de sus ami­gos y alle­ga­dos se acos­ta­ron con cier­ta preo­cu­pa­ción la no­che an­te­rior. Y es que se es­pe­ra­ba te­ner no­ti­cias de Ki­lian unas cuan­tas ho­ras an­tes. Tan acos­tum­bra­dos es­ta­mos a ver­le des­tro­zar to­dos los lí­mi­tes con esa fa­ci­li­dad que nos re­sul­ta in­clu­so ex­tra­ño que pue­da te­ner im­pre­vis­tos es­ca­lan­do el Eve­rest. Val­ga es­ta sen­ten­cia pa­ra de­fi­nir la mag­ni­tud del de­por­tis­ta an­te el que nos en­con­tra­mos. Un hu­mano su­per­la­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.