Luis y Nie­ves

LUIS AL­BER­TO HER­NAN­DO AL­ZA­GA Y NIE­VES HER­NÁN­DEZ LACRUZ

Trail Run - - SUMARIO - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA. FO­TOS: MAR­TA BA­CAR­DIT.

Nue­vo ca­pí­tu­lo de la vi­da en pa­re­ja de nues­tros me­jo­res co­rre­do­res de mon­ta­ña. Y turno pa­ra uno de los más que­ri­dos por los afi­cio­na­dos: Luis Al­ber­to Her­nan­do. Jun­to al bur­ga­lés, su mu­jer Nie­ves y su hi­jo Mar­tín, echa­mos un día en el mon­te pa­ra co­no­cer de cer­ca la his­to­ria de amor ex­prés de es­ta fa­mi­lia.

Luis y Nie­ves, pa­pas de Mar­tin y Oli­ver, son pro­ta­go­nis­tas de una de esas his­to­rias de amor con la que to­dos he­mos so­fia­do al­gu­na vez. El la­zo que les uni6 fue el hu­mor, un cO­di­go que han com­par­ti­do des­de el pri­mer dia y so­bre el que ci­men­ta­ron una re­la­cion que to­da­via no ha cum­pli­do ni cin­co afios. Ha si­do to­do muy ex­press Pe­ro el ba­lan­ce es asom­bro­so: dos hi­jos y un en­gra­na­je fa­mi­liar per­fec­to.

En 1930 un pen­sa­dor hún­ga­ro lla­ma­do Frig­yes Ka­rinthy lan­zó una teo­ría en su cuen­to Chains ase­gu­ran­do que cual­quier per­so­na del mun­do po­día co­nec­tar­se con otra a tra­vés de tan só­lo seis es­la­bo­nes hu­ma­nos. Su hi­pó­te­sis, co­no­ci­da en­tre mu­chos ma­te­má­ti­cos que han in­ten­ta­do de­mos­trar­la, ha lle­ga­do has­ta nues­tros días con el nom­bre de Teo­ría de los Seis Gra­dos de Se­pa­ra­ción. Pe­ro en reali­dad fue el gi­gan­te de Fa­ce­book, la ma­yor red so­cial del pla­ne­ta, el or­ga­nis­mo que más cer­ca ha es­ta­do de con­tras­tar es­ta vie­ja con­je­tu­ra. Su es­tu­dio, rea­li­za­do en el año 2011 con más de 720 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos, de­mos­tró que el 99,6% de sus miem­bros po­dían co­nec­tar­se en­tre sí a tra­vés de cin­co gra­dos de se­pa­ra­ción. La me­dia fue de 4,75 es­la­bo­nes. De­ma­sia­dos pa­ra Luis Al­ber­to y Nie­ves, que tan só­lo ne­ce­si­ta­ron dos pa­ra em­pe­zar a cha­tear en Fa­ce­book Mes­sen­ger. “¿Eres tú el ami­go de Luis y Sa­ra que co­rre por las mon­ta­ñas?”.

Con esa pre­gun­ta em­pe­zó la his­to­ria ex­prés de una fa­mi­lia a pun­to de re­ci­bir a su cuar­to in­te­gran­te. Nos re­mon­ta­mos al in­vierno del año 2013. Nie­ves, una em­plea­da de ban­ca en­tu­sias­ta y so­ña­do­ra, bu­cea­ba por las ga­le­rías de imá­ge­nes de Fa­ce­book. No lo ha­cía alea­to­ria­men­te. Se­guía el ras­tro de un ti­po lla­ma­do Luis Al­ber­to Her­nan­do del que sus ami­gos le ha­bían ha­bla­do en va­rias oca­sio­nes. Has­ta que un día se de­ci­dió a es­cri­bir­le un men­sa­je, a ver qué pa­sa­ba. “¿Que si yo sa­bía que Luis era cam­peón del mun­do? ¡Yo no sa­bía ni quién era Ki­lian!”, nos di­ce en­tre car­ca­ja­das la ma­má de Mar­tín y Oli­ver.

Tras va­rias char­las a tra­vés de In­ter­net se co­no­cie­ron en per­so­na en el mon­te Otu­ria, en una reunión ins­ti­ga­da por ami­gos co­mu­nes. De­cían que eran igual de pa­ya­sos. Y po­co des­pués se con­fir­ma­ron los pro­nós­ti­cos. Sin con­fian­za nin­gu­na pe­ro sa­bien­do am­bos que de ahí po­día sa­lir al­go bueno, pla­nea­ron una es­ca­pa­da a Be­nas­que pa­ra es­ca­lar en hie­lo. “El úni­co hie­lo que vi­mos ese fin de se­ma­na fue el de los cu­ba­tas”, ase­gu­ra nues­tra pro­ta­go­nis­ta. Fue im­po­si­ble es­ca­lar y se de­di­ca­ron a char­lar y co­mer. “Lo que es de co­rrer no te­nía ni idea, lle­va­ba po­cos me­ses ha­cién­do­lo, pe­ro me po­día tan­to la mo­ti­va­ción que Luis pen­só que yo con­tro­la­ba de es­to”.

Aque­llo no po­día sa­lir mal. Bro­ma tras bro­ma, what­sapp tras what­sapp, to­do fue muy fá­cil. En esos días de mon­ta­ña en Be­nas­que no pa­só na­da. “Fui­mos los dos muy re­ser­vo­nes”, ex­pli­ca Nie­ves. Ofi­cia­li­za­ron su re­la­ción unos me­ses des­pués.

“¿Eres tú el ami­go de Luis y Sa­ra que co­rre por las mon­ta­ñas?”. Con esa pre­gun­ta em­pe­zó la his­to­ria ex­prés de una fa­mi­lia a pun­to de re­ci­bir a su cuar­to in­te­gran­te

LA FA­MI­LIA CRE­CE

Em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses, la pa­re­ja cas­te­llano ara­go­ne­sa es­pe­ra a Oli­ver, su se­gun­do hi­jo, en el mes de di­ciem­bre. Se­rá el her­mano pe­que­ño de Mar­tín, el ‘ni­ño es­pon­ja’ que imi­ta to­do lo que ha­cen sus pa­pás. An­da con se­gu­ri­dad en bi­ci de pe­da­les, co­rre­tea, sube a la mon­ta­ña y le en­can­ta ha­cer bro­mas. Mar­tín lle­gó cuan­do Luis y Nie­ves tan só­lo lle­va­ban un año de re­la­ción, “pe­ro es que ro­zá­ba­mos los 40 y tam­po­co po­día­mos es­tar es­pe­ran­do mu­cho”, apun­ta ella.

Com­par­tir te­cho con un ti­po que com­pi­te en cam­peo­na­tos del mun­do y cu­yos ca­len­da­rios de­por­ti­vos son una au­tén­ti­ca lo­cu­ra po­dría ser un obs­tácu­lo pa­ra cual­quier pa­re­ja. Pe­ro no pa­ra es­ta fa­mi­lia que ha sa­bi­do adap­tar­se al des­or­den y la im­pro­vi­sa­ción. “Luis es una per­so­na muy prác­ti­ca, es fá­cil vi­vir con él y só­lo tie­nes que asu­mir es­te rit­mo de vi­da de ti­ti­ri­te­ro que lle­va. Es muy co­no­ci­do en­tre la gen­te y a él le en­can­ta ser ama­ble y ha­cer­se fo­tos con quien se lo pi­de o fir­mar li­bros. Lo me­jor que tie­ne es su ca­be­za, no se ago­bia y ges­tio­na muy bien los ner­vios en to­das las si­tua­cio­nes. Su úni­co de­fec­to es que es muy des­or­de­na­do en ca­sa ja­ja­ja­ja, pe­ro de mo­men­to se lo per­dono” –ex­pli­ca Nie­ves. Y con­ti­nua des­ha­cién­do­se en elo­gios ha­cia el bur­ga­lés–. “Ade­más, Luis es guar­dia ci­vil de mon­ta­ña y tie­ne sus tur­nos, pa­sa sue­ño, sa­le a en­tre­nar a las on­ce de la no­che si ha­ce fal­ta, tie­ne una vi­da muy ago­bian­te y, pe­se a to­do, es un pa­dra­zo. Ja­más me ha di­cho que me que­de con Mar­tín por­que él tie­ne que sa­lir a en­tre­nar. Al re­vés, soy yo quien se lo di­go. Hay co­rre­do­res po­pu­la­res que se ago­bian más”, con­clu­ye. Vi­ven fe­liz­men­te en el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil en Ja­ca, pe­ro aho­ra que la fa­mi­lia cre­ce es­tán cons­tru­yen­do la ca­sa de sus sue­ños en el Pi­ri­neo ara­go­nés. Su día a día es co­mo el de cual­quier fa­mi­lia con hi­jos: guar­de­ría, tra­ba­jo, par­que, ba­ño, ca­sa… La di­fe­ren­cia es que ha­bla­mos del he­xa­cam­peón del mun­do de una dis­ci­pli­na de­por­ti­va. “Pe­ro lo me­jor de Luis no es to­do lo que ha ga­na­do, sino que ja­más pre­su­me de ello”, sen­ten­cia Nie­ves or­gu­llo­sa.

Sel­fie jun­to a nues­tra fo­tó­gra­fa Mar­ta Ba­car­dit

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.