FOR­JAN­DO UN ABUE­LO CON HIS­TO­RIAS QUE CON­TAR

Trail Run - - UP & DOWN - POR: ALE­JAN­DRO AL­BA­CE­TE OCA­ÑA.

Se­gu­ro que al­gu­na vez te ha pa­sa­do. Es­tás jun­to a la fa­mi­lia, ami­gos o ve­ci­nos de al la­do, lle­gas a esa ci­ta con una le­ve co­je­ra, en esos mo­men­tos tu ca­be­za pien­sa… (an­tes de que los ami­gos lo ha­gan) tie­nes unas agu­je­tas de ca­ba­llo, tus pier­nas es­tán co­mo pie­dras y el cuer­po tan do­lo­ri­do que te cues­ta tra­ba­jo has­ta sen­tar­te. Con ca­da mo­vi­mien­to sien­tes esa agri­dul­ce sen­sa­ción de mo­les­tia ba­jo tu tren su­pe­rior. Son las se­cue­las de la Ma­ra­tón de Mon­ta­ña del día an­te­rior. A to­do es­to, ese ami­go pe­sa­do va y te di­ce: ¿tío que te pa­sa? Tú con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja le res­pon­des: ayer co­rrí una ca­rre­ra im­por­tan­te de mi ca­len­da­rio y hoy es­toy con agu­je­tas.

Así po­dría em­pe­zar una his­to­ria de la tí­pi­ca reunión de ami­gos de un trail­run­ner cual­quie­ra. Los ami­gos al ver­te así res­pon­den: ¿si te due­le y su­fres tan­to, por qué lo ha­ces? Y aquí sur­ge la esen­cia de nues­tro de­por­te, lo ha­go por los mo­men­tos, las vi­ven­cias y las di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta­mos el día de la prue­ba jun­to a per­so­nas que, en mu­chas oca­sio­nes sin co­no­cer­las, las abra­zas, llo­ras y dis­fru­tas con ellas. Lo ha­go por las his­to­rias que que­da­rán gra­ba­das en mi men­te has­ta el día en que mi co­ra­zón de­je de la­tir, y tam­bién por ese ma­ra­vi­llo­so ca­mino en el que dis­ci­pli­na, es­fuer­zo y tra­ba­jo con­ti­nua­do te con­du­cen has­ta ese her­mo­so día. Lo bo­ni­to de es­te de­por­te es que te en­se­ña mul­ti­tud de va­lo­res po­si­ti­vos y es­tos nos for­jan co­mo per­so­nas, las ca­rre­ras po­pu­la­res son lu­ga­res don­de la amis­tad, el es­fuer­zo, el su­fri­mien­to y el pla­cer se unen en una ex­pe­rien­cia úni­ca e irreem­pla­za­ble don­de el tra­ba­jo pre­vio rea­li­za­do te pon­drá en el lu­gar que me­re­ces. Así son los de­por­tes de re­sis­ten­cia, una ar­mo­nía y com­bi­na­ción ca­si má­gi­ca que se crea cuan­do unes los pi­la­res bá­si­cos: En­tre­na­mien­to, nu­tri­ción y des­can­so. Al tra­ba­jar en equi­li­brio con to­dos los in­gre­dien­tes ex­pe­ri­men­tas un pro­gre­so cons­tan­te que ha­ce que es­tos de­por­tes te ha­gan adic­to a esas má­gi­cas sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias crean­do mul­ti­tud de his­to­rias, día a día, se­ma­na a se­ma­na, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da.

Es­te es el ca­mino ha­cia las di­fe­ren­tes me­tas y ob­je­ti­vos, el tra­ba­jo dia­rio y la apli­ca­ción de cons­tan­cia, dis­ci­pli­na, pa­sión y tiem­po. To­do es­to te ha­rá que po­co a po­co te enamo­res de ese pro­ce­so de me­jo­ra y se­rá lo que te ha­ga for­jar esas má­gi­cas his­to­rias que un día, pa­sa­dos los años, los cien­tos de ca­rre­ras, las mi­les de que­da­das y las mi­llo­nes de son­ri­sas, te ha­rán ser ese Gran Abue­lo con his­to­rias que con­tar. Ima­gi­na ese hom­bre o mu­jer cas­ti­ga­do por el tiem­po con una vi­tri­na lle­na de me­da­llas de Fí­nis­her y un mon­tón de fo­tos en el Ipad o la Ta­blet más unas 7 u 8 fo­tos en­mar­ca­das de las ges­tas más em­ble­má­ti­cas pues­tas de for­ma que te ha­cen son­reír cuan­do las ves ca­da ma­ña­na y te ha­cen sen­tir or­gu­llo­so/a de esas mag­ní­fi­cas his­to­rias. Ese abue­lo/a, an­ciano/a, po­drías ser tú den­tro de 30 o 40 años. Pien­sa có­mo te en­con­tra­rías si te cui­da­ses e hi­cie­ses las co­sas bien, con­cé­de­te 3 mi­nu­tos y pien­sa… ¿Cuál es tu his­to­ria? ¿Tra­ba­jas dia­ria­men­te en ser me­jor per­so­na, me­jor de­por­tis­ta, me­jor com­pa­ñe­ro de equi­po? Las ca­rre­ras y el mun­do de la com­pe­ti­ción me gus­ta ver­lo co­mo un tra­ba­jo de equi­po, una unión en­tre equi­li­brio la­bo­ral, fa­mi­liar y la no­ble­za de ser cons­tan­te, y cohe­ren­te con­ti­go mis­mo, y con el en­tre­na­mien­to dia­rio, li­dian­do siem­pre con los ba­ches que nos va po­nien­do la vi­da. Así que cuan­do te pre­gun­ten si me­re­ce la pe­na, res­pon­de al­to y cla­ro: por su­pues­to que la me­re­ce, de he­cho, no po­dría me­re­cer más la pe­na, las ex­pe­rien­cias nos for­jan y ali­men­tan el al­ma y las emo­cio­nes de cru­zar un gran ar­co de me­ta nos re­car­gan las pi­las pa­ra li­diar con las cir­cuns­tan­cias del día a día. Ca­da run­ner tie­ne su his­to­ria, ca­da per­so­na su pro­pio li­bro in­te­rior don­de for­ja­rá ese am­plio dia­rio de un Abue­lo con his­to­rias pa­ra con­tar el día de ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.