His­to­ria del Trail Run­ning

Trail Run - - SUMARIO - POR:

Ca­da ma­ña­na una ga­ce­la se des­pier­ta sa­bien­do que tie­ne que co­rrer más rá­pi­do que el león más ve­loz pa­ra ver otro ama­ne­cer. Ca­da ma­ña­na un león se des­pier­ta sa­bien­do que tie­ne que ga­nar a la ga­ce­la más len­ta si no quie­re mo­rir de ham­bre. Da igual que seas león o ga­ce­la. Des­de que sa­le el sol has­ta que se po­ne por la tar­de, co­rre. (Pro­ver­bio afri­cano).

Los aus­tra­lo­pi­te­cos no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra co­rrer. Y así les fue, que se ex­tin­guie­ron a prin­ci­pios del pleis­to­ceno… To­tal, que los pri­me­ros run­ners no apa­re­cie­ron has­ta ha­ce unos dos mi­llo­nes de años, más o me­nos. Co­mo las fle­chas y las lan­zas aún no es­ta­ban in­ven­ta­das, los que que­rían co­mer pro­teí­na te­nían que per­se­guir­la. Su es­tra­te­gia ci­ne­gé­ti­ca se pa­re­ce­ría a la que uti­li­zan los bos­qui­ma­nos del Ka­laha­ri, los ta­rahu­ma­ra de Mé­xi­co o los abo­rí­ge­nes de Aus­tra­lia (si es que al­guno de ellos sa­le de ca­za to­da­vía…): co­rrer has­ta ago­tar a sus pre­sas, sa­lir tras ellas cuan­do el ca­lor más aprie­ta, la re­sis­ten­cia co­mo ar­ma se­cre­ta, ti­ra­da lar­ga a un rit­mo cons­tan­te y tran­qui­lo, sin pri­sa, la co­sa es no per­der a los ku­dús de vis­ta, lo­ca­li­zar al más dé­bil del gru­po -ese de allá, el que se se­pa­ra de la ma­na­da, el que bus­ca, ex­haus­to, la som­bra de una aca­cia- y no de­jar­le des­can­sar, aco­sar­le sin tre­gua, que hu­ya has­ta el lí­mi­te de sus fuer­zas, un úl­ti­mo mi­nu­to hi­rien­te ba­jo el sol atroz y cae­rá aba­ti­do de can­san­cio o de hi­per­ter­mia. Se han he­cho ex­pe­ri­men­tos y fun­cio­na: nue­ve co­rre­do­res de pro atra­pa­ron de es­te mo­do a una an­ti­lo­ca­pra ame­ri­ca­na (ani­mal con una me­jor mar­ca per­so­nal que su­pera los no­ven­ta por ho­ra); les cos­tó 32 ki­ló­me­tros cap­tu­rar­la (ver do­cu­men­tal fair­cha­se­mo­vie.com).

Cier­to que cual­quier ar­di­lli­ta nos de­ja­ría en ri­dícu­lo en los cien me­tros li­sos, pe­ro no hay quien nos ga­ne en ro­da­je sua­ve un día de bo­chorno as­fi­xian­te, y ello gra­cias a una epi­der­mis trans­pi­ra­ble sin pe­la­je y a una su­pe­rio­ri­dad su­do­rí­pa­ra inigua­la­ble co­mo sis­te­ma au­to­re­fri­ge­ran­te (a la par que ol­fa­ti­va­men­te des­agra­da­ble). “Po­de­mos co­rrer en con­di­cio­nes que pa­ra cual­quier otra es­pe­cie se­rían im­pen­sa­bles”, de­fien­de el pa­leo­an­tro­pó­lo­go Da­niel Lie­ber­man, au­tor jun­to a Den­nis Bram­ble de la Run­ning Man Theory. Se­gún es­ta hi­pó­te­sis, la se­lec­ción na­tu­ral fa­vo­re­ció a los ho­mí­ni­dos anató­mi­ca­men­te do­ta­dos pa­ra las ca­rre­ras de fon­do: de­dos del pie cor­tos, ten­do­nes amor­ti­gua­do­res, cin­tu­ra fle­xi­ble y en­ta­lla­da, es­pi­na dor-

sal ser­pen­tea­da, glú­teos her­mo­sos…“Co­rrer nos hi­zo hu­ma­nos, al me­nos en el sen­ti­do so­má­ti­co de la pa­la­bra…”.

Só­cra­tes: Di­me, ¿hay a tu jui­cio bue­nos co­rre­do­res?

Hi­pias: Cier­ta­men­te.

S: ¿Y ma­los?

H: Tam­bién.

S: ¿Y no se­rá buen co­rre­dor aquel que co­rre bien y ma­lo el que lo ha­ce mal?

H: Sí.

S: Es de­cir, que el que no co­rre de­pri­sa co­rre mal; en cam­bio, el que lo ha­ce así co­rre bien, ¿no es es­to?

H: Exac­to.

Diá­lo­gos de Pla­tón.

Año 490 a.C. Ve­rano cal­dea­do. El ejér­ci­to per­sa des­em­bar­ca en Ma­ra­tón. Co­mo na­da bueno pue­de es­pe­rar­se de un enemi­go ex­tran­je­ro, los grie­gos man­dan rau­do a un men­sa­je­ro en bus­ca de re­fuer­zos: ¡Co­rre, Fi­lí­pi­des, co­rre y co­rre; ve a Es­par­ta a por ayu­da…! Y el bueno de Fi­lí­pi­des co­rrió. Co­rrió co­mo un in­cen­dio por un cam­po de ras­tro­jos, ar­dien­do du­ran­te dos días y dos no­ches… -de acuer­do a Ro­bert Brow­ning-. Ago­ta­do co­mo es­ta­ba, su­frió una de aque­llas alu­ci­na­cio­nes psi­có­ti­cas acos­tum­bra­das en es­tas cir­cuns­tan­cias, y yen­do por el mon­te Par­te­nio (1.215 m) se le apa­re­ció un dios en­greí­do mi­tad hom­bre mi­tad ca­bra. Fue­ron 240 ki­ló­me­tros sin san­da­lias ala­das, en ba­re­foot de Ate­nas a Es­par­ta; más otros 240 de vuel­ta con las ma­las nue­vas: re­sul­ta que los la­ce­de­mo­nios es­ta­ban de fies­tas y no po­dían aten­der­les has­ta la pró­xi­ma lu­na lle­na. Pa­ra en­ton­ces, la pri­me­ra de las gue­rras mé­di­cas ya ha­bía fi­na­li­za­do, con vic­to­ria pa­ra los áti­cos. Tan­to co­rre y co­rre pa­ra na­da… La cró­ni­ca del ul­tra la es­cri­bió He­ró­do­to en su li­bro VI. A fin de pro­bar la ve­ro­si­mi­li­tud del ca­pí­tu­lo, una mi­sión ofi­cial de la Ro­yal Air For­ce bri­tá­ni­ca re­pi­tió la ha­za­ña (de ida só­lo) en 1982. Des­de en­ton­ces, ca­da año se ce­le­bra la Spar­tath­lon (spar­tath­lon.gr/el/).

Los az­te­cas tam­bién te­nía “co­rre­do­res li­via­nos” en su ser­vi­cio de co­rreo ex­prés: los pai­na­ni, que se pei­na­ban el im­pe­rio a

re­le­vos pa­ra lle­var­le a Moc­te­zu­ma fru­tas tro­pi­ca­les y pes­ca­do fres­co. Gra­cias a ellos, el em­pe­ra­dor su­po de Her­nán Cor­tés día y me­dio des­pués de que esos ex­tra­ños blan­cos y bar­ba­dos des­em­bar­ca­ran a tres­cien­tos ki­ló­me­tros de su pa­la­cio.

Una red de co­mu­ni­ca­ción pa­re­ci­da uti­li­za­ban los in­cas, so­lo que en Tahuan­tin­su­yo se lla­ma­ban chas­quis (“los que re­ci­ben y dan”), pro­fe­sio­na­les res­pe­ta­dos con suel­do de fun­cio­na­rios. Eran se­lec­cio­na­dos des­de ni­ños por su ca­pa­ci­dad pul­mo­nar y sus pier­nas de ace­ro, que ne­ce­si­ta­rían pa­ra los trails an­di­nos, ho­jas de co­ca en el bol­si­llo, por si les da­ba una pá­ja­ra y pa­ra com­ba­tir el frío. Ra­pi­dez apar­te, se es­pe­ra­ba de ellos pro­bi­dad y re­cur­sos mne­mo­téc­ni­cos, pues so­lían por­tear men­sa­jes ora­les, cuan­do no re­ca­dos ci­fra­dos en cor­de­les me­dian­te una com­bi­na­ción de nu­dos y co­lo­res top se­cret ( los qui­pus).

De es­te mo­do, bas­ta­ban ocho alboradas pa­ra que las no­ti­cias cir­cu­la­ran a lo lar­go de 1.600 ki­ló­me­tros de Qui­to a Cuz­co. Im­pre­sio­na­do por se­me­jan­te efi­ca­cia, el in­va­sor es­pa­ñol man­tu­vo es­te me­dio de co­rres­pon­den­cia du­ran­te el vi­rrei­na­to; se sa­be por­que hay do­cu­men­tos don­de los chas­que­ros se que­jan por im­pa­gos… ¡de has­ta diez años! Pro­ba­ron de sus­ti­tuir a los in­dí­ge­nas por ca­ba­llos de pos­ta, pe­ro no fun­cio­na­ban en re­gio­nes es­ca­bro­sas. Lo mis­mo su­ce­día en las Tie­rras Al­tas de Es­co­cia, don­de los je­fes de cla­nes mon­ta­ban com­pe­ti­cio­nes pa­ra fi­char a los mon­ta­ñe­ses más ve­lo­ces de las High­lands en ca­li­dad de car­te­ros par­ti­cu­la­res. La pri­me­ra ca­rre­ra de la que hay evi­den­cia es aque­lla que con­vo­có Mal­colm III allá por el año 1064: unos 5 km con 250 me­tros de des­ni­vel, lo que cues­ta su­bir y ba­jar a la ci­ma del Craig Choi­nich des­de Brae­mar (va­mos, una “ma­ri­co­na­da”). Los Ma­cG­re­gor par­tían co­mo fa­vo­ri­tos. Aun­que el pe­que­ño de la fa­mi­lia lle­gó tar­de a la ho­ra ofi­cial de sa­li­da, to­mó la de­lan­te­ra y pi­lló a sus dos her­ma­nos en­se­gui­da. Yen­do en ca­be­za, les pro­pu­so com­par­tir la vic­to­ria en un ges­to de fra­ter­ni­dad que fue re­cha­za­do en ro­tun­do con un “¡Ca­da uno a lo su­yo!”. Úl­ti­mo sprint del ben­ja­mín, aprie­ta las tuer­cas, el ha­cha­zo se ve ve­nir, el ma­yor tra­ta de im­pe­dir­lo y, ¡oh, le aga­rra por el kilt! Lo cual no fue im­pe­di­men­to pa­ra que el afec­ta­do tras­pa­sa­ra la me­ta en cue­ros. No cons­ta su tiem­po -la plus­mar­ca ac­tual es­tá en

00:17:24-. Co­mo pre­mio: un taha­lí, una es­pa­da ti­po la de Wi­lliam Wa­lla­ce, un spo­rran re­ple­to de oro y el co­di­cia­do pues­to de re­ca­de­ro re­gio.

Has­ta el si­glo XVIII, la aris­to­cra­cia eu­ro­pea em­pleó en­tre sus la­ca­yos a run­ners de li­brea. El cuar­to du­que de Queens­berry, por ejem­plo, or­ga­ni­zó una prue­ba pa­ra es­co­ger a su foot­man, ha­cien­do co­rrer a los can­di­da­tos Pic­ca­dilly arri­ba, Pic­ca­dilly aba­jo. En Vie­na, por el con­tra­rio, los del gre­mio de­bían apro­bar un exa­men ofi­cial, cum­pli­men­tan­do un re­co­rri­do de 17 km en 01:12:00. Sus com­pe­ten­cias eran las tí­pi­cas de un es­po­li­que: ca­mi­nar cé­le­re jun­to al ca­rrua­je pa­ra evi­tar que su se­ñor vol­ca­se, guiar a la ca­ba­lle­ría en tra­mos ma­los, des­pe­jar la ca­rre­te­ra de obs­tácu­los o avan­zar­se has­ta la si­guien­te po­sa­da pa­ra avi­sar de que “Mr. St. John-Smith ce­na­rá aquí, id pre­pa­ran­do un buen po­llo asa­do y sa­cad una bo­te­lla del me­jor bur­deos”.

Te­ner uno de es­tos mo­zos da­ba ca­ché, por eso los es­nobs real­men­te pu­dien­tes dis­po­nían de has­ta seis. Se chu­pa­ban unos cien ki­ló­me­tros dia­rios y com­pe­tían a me­nu­do en­tre sí pa­ra re­go­ci­jo del amo. Co­mo ape­nas pa­ra­ban, usa­ban un bas­tón con un re­cep­tácu­lo en la par­te su­pe­rior es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra me­ter un hue­vo du­ro o un tra­go de vino y to­mar­se el ten­tem­pié por el ca­mino.

Las tar­ta­nas del si­glo XV cir­cu­la­ban a unos 8 km/h, tro­te fá­cil, al 60-70% de pul­sa­cio­nes. El pro­ble­ma vino a me­di­da que me­jo­ra­ban las in­fra­es­truc­tu­ras, por­que los co­che­ros ace­le­ra­ban ca­da vez más y mu­chos foot­men su­frían sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca o la di­ña­ban de un co­lap­so, en el peor de los ca­sos, pro­pi­cian­do la idea de que co­rrer per­ju­di­ca­ba gra­ve­men­te la sa­lud. “Ra­ra

vez vi­ven más de tres o cua­tro años, y por lo ge­ne­ral mue­ren tu­bercu­losos…”, de­nun­cia­ba Me­le­si­na Trench, una lady ir­lan­de­sa ho­rro­ri­za­da por lo que ca­li­fi­ca­ba de “cos­tum­bre in­ne­ce­sa­ria y cruel”.

La al­ta no­ble­za me­su­ró su boa­to al ver ro­dar ca­be­zas du­ran­te la re­vo­lu­ción fran­ce­sa, y mu­chos co­rre­do­res se fue­ron al pa­ro co­mo con­se­cuen­cia. Obli­ga­dos a rein­ven­tar­se, las mar­chas pe­des­tres de­ri­va­ron en un es­pec­tácu­lo con apues­tas de por me­dio don­de se mo­vían gran­des su­mas de di­ne­ro. Co­rrer se pu­so de mo­da en to­dos los es­ca­la­fo­nes so­cia­les: ri­cos, po­bres, vie­jos, jó­ve­nes… Véa­se al ca­pi­tán Bar­clay, un ca­ba­lle­ro por cu­yas ve­nas fluía san­gre azul es­co­ce­sa y que en 1809 se ju­gó 1.000 gui­neas a que com­ple­ta­ba 1.000 mi­llas en 1.000 ho­ras. Un dis­pa­ra­te des­ca­be­lla­do, no hay cuer­po hu­mano que lo pue­da so­por­tar, la pal­ma­rá, ya ve­rás. Le­jos de lo que mu­chos pen­sa­ban, lo­gró la ha­za­ña; eso sí, ter­mi­nó re­ven­ta­do: per­dió 15 ki­los de pe­so y mu­chas, mu­chas, mu­chas ho­ras de sue­ño; era co­mo si se hu­bie­ra des­pa­cha­do un ma­ra­tón al día du­ran­te seis se­ma­nas se­gui­das. Cin­cuen­ta y cin­co años des­pués, Em­ma Sharp de­mos­tró que el re­to era ap­to pa­ra una mu­jer si tro­ca­ba las enaguas por pan­ta­lo­nes y co­gía una pis­to­la pa­ra de­fen­der­se de sa­bo­tea­do­res. Otra ce­le­bri­dad de la épo­ca fue Men­cen Ernst, un no­rue­go que de­jó su tra­ba­jo de ma­ri­ne­ro pa­ra de­di­car­se a una ac­ti­vi­dad mu­cho más lu­cra­ti­va: co­bró 3.800 fran­cos de re­com­pen­sa por sal­var los 2.500 km que se­pa­ran Pa­rís de Mos­cú; pa­re­cía un men­di­go cuan­do lle­gó a Ru­sia, des­pués de 14 días 5 ho­ras y 50 mi­nu­tos; acla­ra­da su iden­ti­dad, fue re­ci­bi­do por el mis­mí­si­mo zar. Más tar­de, le en­co­men­da­ron en­tre­gar una no­ta a Otón I de Gre­cia de par­te de sus pa­dres, los re­yes de Ba­vie­ra: 3.000 km des­de el cas­ti­llo de Nymp­hen­burg al de Nau­plia en 24 jor­na­das; la mar­ca no es­tá na­da mal, te­nien­do en cuen­ta que en el ín­te­rin le ata­ca­ron unos ban­di­dos mon­te­ne­gri­nos, le arres­ta­ron un par de ve­ces por es­pio­na­je y le re­tu­vie­ron en la fron­te­ra he­le­na. Su FKT (Fas­test Known Ti­me), sin em­bar­go, se­rían los dos me­ses que su­pues­ta­men­te tar­dó en cu­brir los más de 9.000 km Cons­tan­ti­no­pla-Cal­cu­ta, Cal­cu­ta-Cons­tan­ti­no­pla. Tra­tó de cul­mi­nar su le­yen­da aven­tu­rán­do­se tras las Fuen­tes del Ni­lo; en 1843 en­con­tra­ron su ca­dá­ver jun­to al río. Di­sen­te­ría. Tur­cos y ára­bes le re­cor­da­ban co­mo el “Águi­la del De­sier­to”.

Si bien, po­cos run­ners tan co­ti­za­dos co­mo los ko­rri­ka­la­ris vas­cos…

BAS­QUE, s. m. f. Vas­co o vas­con­ga­do: na­tu­ral del país de es­te nom­bre. Y por ser gen­te ágil y li­ge­ra pa­ra tre­par mon­tes, se di­ce: “aller com­me un Bas­que”, “courir com­me un Bas­que”: del que an­da muy de­pri­sa, es­to es, an­dar co­mo un ga­mo, ser un tra­ga le­guas.

Dic­cio­na­rio fran­cés-es­pa­ñol. Por M. Nú­ñez de Ta­boa­da (1828).

Ya te­nían fa­ma cuan­do co­rrían tre­chos de aú­pa co­mo men­sa­je­ros se­cre­tos del mo­nar­ca Car­los II de Na­va­rra, ha­cien­do lo pro­pio du­ran­te la fran­ce­sa­da y las reite­ra­das gue­rras car­lis­tas. Ja­más se les vio llo­ri­quear por una fas­ci­tis plan­tar. ¡On­ce on­zas de oro a que lle­go an­tes que tú, des­cal­zo, a Pam­plo­na! Ba­tían su hom­bría en due­los ma­ra­to­nia­nos que a me­nu­do trans­cu­rrían por mon­ta­ña. Ahí va la hos­tia. Sin iti­ne­ra­rio es­ta­ble­ci­do, al li­bre al­be­drío. Va­le, pe­ro an­tes nos to­ma­mos unos cuar­ti­llos de vino. So­lo el pun­to de sa­li­da y de lle­ga­da es­ta­ba apro­xi­ma­da­men­te de­fi­ni­do, lo cual exi­gía cier­ta in­tui­ción to­po­grá­fi­ca y un sen­ti­do de la orien­ta­ción mí­ni­mo.

Pe­ro la pri­me­ra ca­rre­ra por mon­ta­ña -or­ga­ni­za­da co­mo tal- de la que se tie­ne cons­tan­cia en Viz­ca­ya —y pue­de que en el res­to de Es­pa­ña- fue la Co­pa Pa­ga­sa­rri, ce­le­bra­da el 15 de di­ciem­bre de 1912 a ini­cia­ti­va del Club De­por­ti­vo Bil­bao (ac­tual­men­te la or­ga­ni­za el al­pi­nis­ta Juan­jo San Se­bas­tián con la Fun­da­ción BBK). La in­ten­ción era pro­mo­ver “el me­jor y más hi­gié­ni­co sport que pue­da cul­ti­var­se en es­ta re­gión” su­bien­do en el me­nor tiem­po po­si­ble al Pa­ga (673 m), que es co­mo los txin­bos tu­tean a su pi­co, res­pe­tan­do, aho­ra sí que ya, un re­co­rri­do y un re­gla­men­to ofi­cial; aun­que la mo­da­li­dad de la prue­ba fue­se, co­mo po­co, pe­cu­liar: só­lo los so­cios po­dían par­ti­ci­par, ins­cri­bién­do­se en equi­pos de cin­co in­di­vi­duos que te­nían que co­rrer uni­dos unos a otros por una cuer­da, bien ata­da al bra­zo o a la mu­ñe­ca, con el pro­pó­si­to de sos­te­ner un rit­mo uní­vo­co y lle­gar a la ci­ma to­dos jun­tos, en com­pa­ñe­ris­mo, pro­vis­tos de una car­tu­li­na don­de fi­gu­ra­ba su ho­ra exac­ta de sa­li­da (chip in­fa­li­ble). El con­jun­to ga­na­dor em­pleó 45 mi­nu­tos en la as­cen­sión: 153 me­tros de des­ni­vel en 5 km. Tam­bién fue por equi­pos la Co­pa Sant Llo­re­nç, esa pri­me­ra ca­rre­ra que el Cen­tre Ex­cur­sio­nis­ta de Ca­ta­lun­ya co­or­ga­ni­zó en 1914, con la gue­rra de Eu­ro­pa co­mo ale­ga­to: “So­lo los más fuer­tes, los va­lien­tes, los ave­za­dos a los sa­cri­fi­cios cor­po­ra­les, po­drán su­frir las in­cle­men­cias del tiem­po, las in­co­mo­di­da­des del des­tie­rro, la vi­da en las trin­che­ras es­con­di­dos co­mo gno­mos ba­jo tie­rra, el te­ner que avan­zar en mar­chas lar­gas y ra­pi­dí­si­mas, el no co­mer ni dor­mir con­ve­nien­te­men­te y el es­tar, en una pa­la­bra, ro­dea­dos de ame­na­zas con­ti­nuas, lle­gan­do a con­si­de­rar la muer­te el me­nor de los pe­li­gros”. Iban de tres en tres, por si uno se caía o se po­nía en­fer­mo, pa­ra que con­ta­ra con la asis­ten­cia in­me­dia­ta de sus ca­ma­ra­das. Pe­se a las pre­cau­cio­nes, la com­pe­ti­ción tu­vo sus opo­si­to­res: “Es­tas prue­bas de re­sis­ten­cia son una bu­rra­da, una abe­rra­ción que re­cla­ma a gri­tos la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. De los 18 km de ca­rre­ra, so­bran al me­nos 17. Ex­cur­sio­nis­mo no quie­re de­cir fa­ti­ga”. Se fi­ja­ron dos pun­tos de des­can­so obli­ga­do, pa­ra que nin­gún an­da­rían -ni nin­gún de­trac­tor- re­ven­ta­ra de un so­pon­cio. Los cam­peo­nes cru­za­ron la me­ta, fres­cos y lo­za­nos, con un crono neu­tra­li­za­do de 01:38:00.

“Ori­gi­na­lí­si­ma ca­rre­ra al­pi­na des­de Cer­ce­di­lla a Sie­te Pi­cos. Re­sul­ta­dos que pa­re­cen in­creí­bles”, ti­tu­la­ba un pe­rió­di­co de Ma­drid, en re­fe­ren­cia a ese pri­mer “con­cur­so” acae­ci­do un do­min­go oto­ñal de 1916 en Gua­da­rra­ma, So­cie­dad Ami­gos del Cam­po me­dian­te. Nue­ve ins­cri­tos se dispu­taban los vi­vas y hu­rras, acom­pa­ña­dos de un “juez vo­lan­te a ca­ba­llo” per­tre­cha­do con un “com­ple­tí­si­mo bo­ti­quín” de emer­gen­cia. To­ca ma­de­ra. Ha­bía otro “ju­ra­do de vi­ra­je” en el pi­ca­cho y otro “ju­ra­do de me­ta” cro­no­me­tra­dor. Luís Gar­cía Cis­ne­ros se subió al po­dio en 01:58:00, “ver­da­de­ro alar­de de ve­lo­ci­dad” que pu­so de ma­ni­fies­to “el vi­gor, la ha­bi­li­dad y la re­sis­ten­cia” de los “in­tré­pi­dos mon­ta­ñe­ros”.

“Eran gen­te muy fuer­te…”, cons­ta­ta Pe­dro Ni­co­lás, pre­si­den­te de la R.S.E.A. Pe­ña­la­ra. “Nues­tro club em­pe­zó a or­ga­ni­zar trails en 1923”. Es cuan­do se co­rrió la Co­pa de Hie­rro por pri­me­ra vez:

Cer­ce­di­lla–Ven­to­rri­llo–Pe­ña Pin­ta­da–Sie­te Pi­cos–Pe­ña Ber­cial– Cer­ce­di­lla. Un 20k que el más ani­mo­so cul­mi­nó en 03:41:00, sin con­tar los 40 mi­nu­tos de pa­ra­das es­ta­tu­ta­rias. Un fas­ti­dio, arran­car y que te fuer­cen a fre­nar. A fre­nar­lo to­do por­que de­to­na una gue­rra ci­vil en Es­pa­ña que de­ja bal­da­do al de­por­te de mon­ta­ña.

El cir­cui­to de ca­rre­ras no re­gre­só a la Sie­rra has­ta fi­na­les de los ochen­ta. “Al­gu­nos de aque­llos cross ini­cia­les fue­ron idea de Car­los So­ria y en par­te mía, por­que sa­lía­mos mu­cho jun­tos. Te­nía­mos mu­cho fon­do y nos me­tía­mos unas bue­nas pa­li­zas; a los Ga­la­yos siem­pre subía­mos co­rrien­do…”. To­do co­men­zó con el pi­que de a ver quién lle­ga an­tes al To­rreón. “Era ló­gi­co, nos lo pe­día el cuer­po. ¡Dis­fru­tá­ba­mos tan­to can­sán­do­nos en la mon­ta­ña…!”. Y así na­ció el Cross de Cuer­da Lar­ga, que es­te oc­tu­bre cum­ple 31 edi­cio­nes. “En­ton­ces no ha­bía nin­gu­na ca­rre­ra que nos sir­vie­ra de re­fe­ren­cia”. Una de las más an­ti­guas de In­gla­te­rra es la La­ke Dis­trict Moun­tain Trail (1952), de Sui­za, la Sie­rre-Zi­nal (1974),en Ca­li­for­nia es­ta­ba la Wes­tern Sta­tes En­du­ran­ce Run (1977) o la Lead­vi­lle Ra­ce de Co­lo­ra­do (1983). “Era muy mi­no­ri­ta­rio… Só­lo íba­mos a las ca­rre­ras por mon­ta­ña los mon­ta­ñe­ros. Y de mu­je­res, al­gu­na co­rría: So­nia, Mon­tse… que se subían al Cer­vino echan­do le­ches. Pe­ro eran un nú­me­ro muy re­du­ci­do”. Has­ta 2007 no lle­gó el mí­ti­co Ul­tra-Trail del Mont Blanc. “An­tes co­rría­mos 15, 17, 20 km… Las dis­tan­cias se han alar­ga­do ad in­fi­ni­tum”. Ahí es­tán los 330 del Tor des Geants o los 898 de aque­lla Transpy­re­nea… “Pe­ro es que las za­pa­ti­llas que no­so­tros usá­ba­mos no te­nían na­da que ver con las de aho­ra, na­da que ver. Ni las aten­cio­nes mé­di­cos: a día de hoy, cual­quier co­rre­dor en se­rio tie­ne a un fi­sio­te­ra­peu­ta ha­cién­do­le el se­gui­mien­to y a un nu­tri­cio­nis­ta que le da con­se­jos. Es­tán mu­cho me­jor pre­pa­ra­dos. Cuan­do yo co­rrí el pri­mer ma­ra­tón de Ma­drid, pa­re­cía­mos una pan­da de des­ha­rra­pa­dos to­dos”. Chán­dal a la mo­da de 1978. “Era el en­tu­sias­mo de la nue­va Es­pa­ña… El de­por­te se in­cor­po­ró a la vi­da co­ti­dia­na, la gen­te vol­vió la vis­ta a la na­tu­ra­le­za y se em­pe­zó a sa­lir al mon­te. Por­que co­rrer en la Ca­sa de Cam­po es­tá bien, pe­ro co­rrer en las Dehe­sas de Cer­ce­di­lla es mu­cho más bo­ni­to”.

Cer­ca de 1.900 trails tie­nen lu­gar en es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos, se­gún da­tos de la Ofi­ci­na Téc­ni­ca de Eu­ro­parc-Es­pa­ña, con una me­dia de 500 par­ti­ci­pan­tes por en­cuen­tro. “Se veía ve­nir…”. Ca­sos co­mo la Ze­ga­ma-Aiz­ko­rri: 250 dor­sa­les a sor­tear en­tre 8.757 co­rre­mon­tes. “Lo de es­tos úl­ti­mos diez años ha si­do una ex­plo­sión bru­tal, pe­ro la no­ve­dad se irá ale­tar­gan­do, las ci­fras ba­ja­rán. ¡Y más nos va­le! Hay que li­mi­tar la can­ti­dad de ca­rre-

ras y de asis­ten­tes, que no va­ya a más en há­bi­tats de­li­ca­dos, ex­tre­mar el cui­da­do, e in­sis­tir a los co­rre­do­res con la can­ti­ne­la”. Des­ca­li­fi­ca­do quien arro­je el en­vol­to­rio de un gel, aun­que sea sin que­rer. “Es­to es un ten con ten. Las au­to­ri­da­des sa­ben que no pue­den prohi­bir una ac­ti­vi­dad con se­me­jan­te gra­do de aco­gi­da…”. La Ga­lar­leiz des­apa­re­ció tras 22 edi­cio­nes de his­to­ria por­que el tra­za­do del ma­ra­tón dis­cu­rría por una Zo­na Es­pe­cial de Con­ser­va­ción, no com­pa­ti­ble con aglo­me­ra­cio­nes que per­tur­ban a los ali­mo­ches.

“Hay que bus­car un equi­li­brio… Yo ten­go el al­ma par­ti­da. Guar­do re­cuer­dos ma­ra­vi­llo­sos de co­rrer por la mon­ta­ña cuan­do eres una ga­mu­za en ple­na for­ma, no­tas có­mo cam­bia el te­rreno, las pie­dras, el vien­to, su­bir, ba­jar…”. Sal­tar… tre­par… ¡vo­lar! “Yo lo vi­ví in­ten­sa­men­te, has­ta que me aco­me­tie­ron las le­sio­nes, y lo año­ro mu­chí­si­mo… Pe­ro quien no lo ha vi­vi­do di­fí­cil­men­te lo pue­de en­ten­der”. La emo­ción de exi­gir­te lo má­xi­mo en ese re­pe­cho des­truc­ti­vo, fre­cuen­cia car­día­ca exa­cer­ba­da, to­rren­te de rie­go san­guí­neo, de­pó­si­tos de glu­có­geno ba­jo mí­ni­mos, cuá­dri­ceps que ja­dean, la res­pi­ra­ción y el re­lie­ve se com­pe­ne­tran, en un es­fuer­zo es­pas­mó­di­co pa­ra su­pe­rar la me­ta o la apues­ta o al enemi­go per­sa o al an­tí­lo­pe. Hoy co­mo ayer y hoy co­mo ma­ña­na. Da igual… ¡co­rre!

La Wes­tern Sta­tes En­du­ran­ce Run co­men­zó sien­do una ca­rre­ra de ca­ba­llos, los con­tro­les mé­di­cos de los run­ners es­ta­ban a car­go del ve­te­ri­na­rio.

FO­TO:

CO­RRE­DO­RES EN LA CO­PA PASAGARRI

LLE­GA­DA DE J. GON­ZÁ­LEZ VI­GIL, GA­NA­DOR DE LA SE­GUN­DA EDI­CIÓN DE LA CO­PA DE HIE­RRO DE PE­ÑA­LA­RA, A LA ME­TA SI­TUA­DA EN EL CHA­LET DE LA FUEN­FRÍA. OC­TU­BRE DE 1925

FO­TO: CÉ­SAR ES­TOR­NES, CLUB DE­POR­TI­VO BIL­BAO

FO­TO: CÉ­SAR ES­TOR­NES, CLUB DE­POR­TI­VO BIL­BAO

PE­DRO NI­CO­LÁS EN LA I EDI­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.