“LA PSI­CÓ­LO­GA QUE ME HI­ZO CAM­PEÓN DE ES­PA­ÑA”

Trail Run - - INTO THE WILD - POR: PA­BLO VI­LLA

El pa­sa­do fe­bre­ro te­nía la opor­tu­ni­dad de dispu­tar un nue­vo Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Trail (de nue­vo en las es­pec­ta­cu­la­res Is­las Ca­na­rias) en una prue­ba con­so­li­da­da en el ca­len­da­rio na­cio­nal co­mo es la Trans­gran­ca­na­ría Ad­van­ced. So­bre una dis­tan­cia de unos 55 km, 2.000 m+ y 3.000 m- (ya que la prue­ba em­pie­za a más al­tu­ra de la que fi­na­li­za) nos ju­ga­ría­mos la pla­za pa­ra acu­dir al Mun­dial que se ce­le­bra­ría en Pen­ya­go­lo­sa (Cas­te­llón).

La ver­dad que no era una prue­ba a la que lle­ga­ba en mi me­jor mo­men­to de for­ma de la tem­po­ra­da, ya que mi objetivo prin­ci­pal pa­sa­ba por Cha­mo­nix mu­chos me­ses des­pués. Las ex­pec­ta­ti­vas tam­po­co eran muy ele­va­das y no men­ti­ría si di­je­ra que con re­pe­tir po­dium co­mo en las edi­cio­nes an­te­rio­res me hu­bie­ra ser­vi­do. Pe­ro sí que es ver­dad que te­nía ga­nas de dis­fru­tar de una ca­rre­ra de ni­vel des­de Ul­tra Pi­ri­neu 2017, así que mis sen­sa­cio­nes eran ex­tra­ñas, di­fe­ren­tes a las de cos­tum­bre. Me sen­tía muy mo­ti­va­do pe­ro tam­bién muy re­la­ja­do… Qui­zá (va­mos, se­gu­ro) en es­to ten­ga la cul­pa Ele­na, mi psi­có­lo­ga. Des­de ha­ce más de un año es­toy tra­ba­jan­do du­ra­men­te con ella y he­mos con­se­gui­do do­mi­nar el pre­ca­rre­ra, que sin lu­gar a du­das era mi ta­lón de Aqui­les en es­te de­por­te. La ele­va­da exi­gen­cia que en oca­sio­nes ten­go con­mi­go mis­mo no me ha per­mi­ti­do dar el 100%, y lo peor de to­do, no me ha de­ja­do dis­fru­tar de ca­rre­ras y de es­ta­dos de for­ma co­mo es de­bi­do. Así que aho­ra, tras mu­chas ho­ras de tra­ba­jo, he aflo­ja­do el pis­tón y he lo­gra­do to­mar­me las co­sas con mu­cha más fle­xi­bi­li­dad.

La ca­rre­ra fue di­ver­ti­da y muy dispu­tada. En los pri­me­ros com­pa­ses un co­rre­dor fran­cés jun­to a Eu­gi­ni Gil lo­gra­ban que el gru­po per­se­gui­dor don­de yo me en­con­tra­ba jun­to a Pa­blo Vi­lla­lo­bos, San­ti Mez­qui­ta, Juan­jo So­mohano y Efrén Se­gun­do no nos dur­mié­ra­mos. Has­ta bien pa­sa­da la mi­tad de ca­rre­ra me cos­tó re­te­ner mis ga­nas y mis im­pul­sos de ace­le­rar el rit­mo, pe­ro yo ya ha­bía de­fi­ni­do mi es­tra­te­gia y que­ría ir con ella has­ta el fi­nal. No fue has­ta el avi­tua­lla­mien­to de Aya­gaü­res don­de de­ci­dí cam­biar de rit­mo y apre­tar con to­do has­ta el fi­nal. ¡Qué sen­sa­ción más bue­na! Cam­bia­ba de rit­mo y las pier­nas pe­dían más y más. No me preo­cu­pa­ba de si re­cor­ta­ba con la ca­be­za de ca­rre­ra (en ese mo­men­to era de Pa­blo Vi­lla­lo­bos) o no, só­lo dis­fru­ta­ba de esa sen­sa­ción de ir flo­tan­do pe­ro sin es­pe­rár­me­lo. Y a fal­ta de unos 8 ki­ló­me­tros lo­gro po­ner­me en pri­me­ra po­si­ción tras una du­ra ba­ta­lla con He­lio Fu­mo (fan­tás­ti­co atle­ta por­tu­gués). Lo­gro un pu­ña­do de se­gun­dos pa­ra dis­fru­tar de la vic­to­ria en un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de mi de­por­te y ga­nar­me por cuar­ta vez con­se­cu­ti­va un bi­lle­te al Cam­peo­na­to del Mun­do de Trail y… aho­ra sí, ya ten­go to­dos los co­lo­res de las me­da­llas del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña: oro, pla­ta y bron­ce. Só­lo me fal­ta­ba, co­mo di­ría mi ami­go Zu­lai­ca, lo más di­fí­cil de la tem­po­ra­da: ga­nar Trail Gor­dón, je­je­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.