Una cues­tión de prio­ri­da­des

Trail Run - - BOOM BABY -

Yo no de­be­ria ha­ber ga­na­do el ma­ra­ten de Pi­kes Peak es­te ai­le, una de las mis co­no­ci­das en los Es­ta­doa Uni­ties, una de las mats com­pe­ri­das. Sa­ni­fi­que mi ca­pa­ci­dad pars po­der co­mer bien el ma­ra­ca-21 unos dins an­tes y rue per una cues­tion de prio­ri­da­des. Aqui os cuen­to is kle­to­ria dea­do el prin­ci­ple. POR: FO­TOS: -I ' -

Aun­que vi­vo cer­ca (pa­ra un ame­ri­cano 5 ho­ras en co­che es cer­ca), de­ci­dí no ir con­du­cien­do e ir­me pe­da­lean­do. 250 mi­llas en bi­ci. 4 días. La se­ma­na an­tes de la ca­rre­ra. Así mi­ra­do os pue­de pa­re­cer un buen plan pa­ra hi­po­te­car to­das mis po­si­bi­li­da­des de éxi­to, a mí tam­bién, pe­ro lo hi­ce a pe­sar de to­do, y no fue tan mal, ya que ga­né la ca­rre­ra. Aho­ra quie­ro con­ta­ros por qué de­ci­dí ha­cer­lo de es­ta ma­ne­ra. No es más que una his­to­ria de prio­ri­da­des, y el te­ma es es­te: amo el de­por­te del trail tan­to que soy ca­paz de sa­cri­fi­car mis pres­ta­cio­nes en una com­pe­ti­ción pa­ra in­ten­tar pro­te­ger el me­dio am­bien­te y co­nec­tar­lo con mi de­por­te.

Por su­pues­to que no que­ría sa­cri­fi­car mi ca­rre­ra. Igual que to­das las que co­rro, que­ría ga­nar. Es im­por­tan­te ex­pli­car es­to: nun­ca creo que voy a ga­nar una prue­ba, pe­ro soy atle­ta e in­ten­to co­rrer lo me­jor po­si­ble en to­das las com­pe­ti­cio­nes. Pa­ra con­se­guir ser el me­jor ne­ce­si­to in­ten­tar ser el me­jor. Sé que voy a per­der más ca­rre­ras de las que voy a ga­nar, pe­ro si no in­ten­to ga­nar, nun­ca po­dré ga­nar. Su­pon­go que to­dos me en­ten­déis. Hay que as­pi­rar a ser el me­jor pa­ra al­can­zar al me­jor, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que ha­yas he­cho an­tes. En agos­to yo que­ría ga­nar el ma­ra­tón de Pi­kes Peak, y por eso fui allí, pa­ra com­pe­tir con los me­jo­res.

Co­mo ya os he di­cho fui en bi­ci, sa­bien­do que po­dría es­tar

sa­cri­fi­can­do mi ca­pa­ci­dad pa­ra co­rrer bien en el ma­ra­tón. Os po­déis ima­gi­nar que te­nía mu­chas du­das y nun­ca ter­mi­né de es­tar com­ple­ta­men­te con­ven­ci­do con mi de­ci­sión de via­jar de aque­lla ma­ne­ra, pe­ro ya es­ta­ba to­ma­da, y des­pués del 12 de agos­to era un au­tén­ti­co com­pro­mi­so. Du­ran­te el via­je, cuan­do las du­das me asal­ta­ban, pen­sa­ba en las ra­zo­nes que me ha­bían ins­pi­ra­do a ha­cer el tra­yec­to de aque­lla for­ma, y en­ton­ces to­do re­sul­ta­ba mu­cho más fá­cil. Tan só­lo era pre­ci­so mi­rar a mi al­re­de­dor pa­ra acor­dar­me de por qué iba en bi­ci. Pa­ra ex­pli­cá­ros­lo a vo­so­tros ne­ce­si­to echar un po­co mar­cha atrás y que se­páis quién soy. Es­pe­ro que cuan­do leas es­to te veas re­fle­ja­do.

¿Quién soy yo?

Soy ame­ri­cano y na­cí en el oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos, don­de los pai­sa­jes son gran­des y abier­tos. Cre­cí en un pue­blo en el de­sier­to del es­ta­do de Utah que te­nía más la­gar­tos que per­so­nas, un pue­blo ro­dea­do por tres par­tes de ca­ño­nes ro­jos, y por la otra, de al­tas mon­ta­ñas. Mi pue­blo es­tá a 1.300 me­tros y las cum­bres más al­tas lle­ga­ban ca­si a los 4.000. Po­dría­mos es­tar su­dan­do en el va­lle mien­tras en las mon­ta­ñas ne­va­ba. Vi­vía allí por­que a mi pa­dre le en­can­ta­ban los lu­ga­res sal­va­jes y los fi­nes de se­ma­na so­lía­mos ir­nos del pue­blo pa­ra ha­cer sen­de­ris­mo y acam­par. Re­cuer­do via­jan­do con mi pa­dre por las in­ter­mi­na­bles ca­rre­te­ras del de­sier­to, dis­fru­tan­do de los pai­sa­jes y ha­blan­do. “¿Có­mo se lla­ma aque­lla mon­ta­ña?”, de­cía él in­di­can­do una cum­bre en la dis­tan­cia. “¡Las Henry Moun­tains!”, de­cía yo, “o Los Aba­jos, o San Juan”. Es in­tere­san­te aho­ra, es­cri­bien­do en es­pa­ñol –un idio­ma al que no es­toy acos­tum­bra­do–, que la ma­yo­ría de los nom­bres de los pun­tos de re­fe­ren­cia de mi pa­tri­mo­nio son es­pa­ño­les. Apar­te de los in­dios, las pri­me­ras per­so­nas en ha­bi­tar aque­lla par­te del mun­do fue­ron los es­pa­ño­les, y sus nom­bres aún hoy se man­tie­nen. Via­jan­do con mi pa­dre adi­vi­na­ba los nom­bres de las cum­bres que él me pre­gun­ta­ba. Yo sa­bía esos nom­bres por­que mi pa­dre me los ha­bía en­se­ña­do, pe­ro no sa­bía exac­ta­men­te a qué mon­ta­ñas co­rres­pon­dían. Con el pa­so del tiem­po, cuan­do fui cre­cien­do, apren­dí ca­si to­dos los nom­bres de las mon­ta­ñas y los ca­ño­nes al­re­de­dor del pue­blo, y ade­más apren­dí a mo­ver­me en to­das las di­rec­cio­nes sin per­der­me.

Po­ner nom­bre a al­go es crear una co­ne­xión. Des­pués de años ex­plo­ran­do los pai­sa­jes con mi pa­dre, sa­bía los nom­bres de to­do. Por eso, sin ser cons­cien­te de la fuer­za de es­ta co­ne­xión, for­jé mi amor por la tie­rra y por lo sal­va­je. Cuan­do te­nía 17 años me di cuen­ta de que que­ría ser co­rre­dor de mon­ta­ña, no me pre­gun­té por qué, só­lo sa­bía que que­ría se­guir ex­plo­ran­do las mon­ta­ñas y vi­vir nue­vas aven­tu­ras. Pa­ra un jo­ven eso ya era bas­tan­te. Tu­ve que es­pe­rar mu­cho tiem­po y desa­rro­llar su­fi­cien­te­men­te mis ideas pa­ra pre­gun­tar­me por qué ha­bía de­ci­di­do que mi vi­da se­ría en las mon­ta­ñas. En­ton­ces em­pe­cé a com­pren­der los va­lo­res que te­nía y me di cuen­ta de que te­ner va­lo­res es que­rer pro­te­ger­los.

La Ma­dre Tie­rra

Pa­ra mí, co­mo se­gu­ra­men­te ya sa­bes, lo más im­por­tan­te es la Tie­rra. He pa­sa­do mi cor­ta vi­da ex­plo­ran­do di­fe­ren­tes pai­sa­jes del mun­do, pri­me­ro por los es­ta­dos de Utah y Co­lo­ra­do, y des­pués al­re­de­dor del mun­do co­mo co­rre­dor pro­fe­sio­nal. He es­ta­do en Ar­gen­ti­na, Chi­le, Ja­pón, Chi­na, Australia, Alas­ka, y al­gu­nos paí­ses en Eu­ro­pa, pe­ro en nin­gún lu­gar he vis­to la mis­ma tie­rra que hay en mi ca­sa. Las mon­ta­ñas son di­fe­ren­tes, los ti­pos de ro­cas, los ár­bo­les, el cli­ma, y tam­bién lo son las per­so­nas que lo ha­bi­tan. Pe­ro to­das es­tas di­fe­ren­cias me en­se­ña­ron que hay más co­sas que nos unen que las que nos se­pa­ran. La gen­te en to­das las par­tes del mun­do quie­re ser fe­liz, y los con­ti­nen­tes nos han uni­do y se­pa­ra­do du­ran­te mi­les de años. Com­par­ti­mos más de lo que nos cree­mos.

La Tie­rra me en­can­ta, cre­cí en en­tor­nos in­men­sos, de gran be-

lle­za, y lo hi­ce pen­san­do en ella. Aho­ra, co­mo adul­to y des­pués de es­tu­diar más es­tos te­mas, sé que exis­ten mu­chos pro­ble­mas en la in­ter­ac­ción en­tre los se­res hu­ma­nos y la Tie­rra. Ten­go mie­do de que aca­be­mos con no­so­tros mis­mos por no pro­te­ger la Tie­rra. Es un te­ma in­creí­ble­men­te com­pli­ca­do, pe­ro sé que si la ha­ce­mos da­ño, nos es­ta­mos ha­cien­do da­ño a no­so­tros mis­mos. Nues­tro sustento proviene de la Tie­rra, pe­ro tam­bién nues­tras ex­pe­rien­cias en las mon­ta­ñas. Nos gus­ta co­rrer, ex­plo­rar, y –sí, tam­bién su­frir– en lu­ga­res mag­ní­fi­cos. El ac­to de co­rrer no es su­fi­cien­te; ne­ce­si­ta­mos es­tar en pai­sa­jes úni­cos y es­pe­cia­les pa­ra que nues­tros an­he­los se vean com­ple­ta­men­te rea­li­za­dos. Pe­ro no só­lo so­mos atle­tas. So­mos fun­da­men­tal­men­te se­res hu­ma­nos y, co­mo tal, no po­de­mos cen­trar­nos en una úni­ca fa­ce­ta de nues­tras vi­das. Es la ex­pe­rien­cia com­ple­ta de la vi­da y ne­ce­si­ta­mos que la Tie­rra sea un lu­gar sa­lu­da­ble.

Es­ta fue la ra­zón por la que yo fui a Pi­kes Peak en bi­ci.

El via­je, la ex­pe­rien­cia

Ha­bía dos puer­tos de mon­ta­ña en­tre Sil­ver­ton, Co­lo­ra­do (don­de vi­vía du­ran­te el ve­rano) y Ma­ni­tou Springs. El pri­me­ro fue en los ki­ló­me­tros ini­cia­les, na­da más sa­lir de ca­sa, y lle­ga­ba a una al­ti­tud de 3.700 m. Se tra­ta­ba de un ca­mino de tie­rra en no de­ma­sia­das bue­nas con­di­cio­nes. El pri­mer día de via­je me to­có em­pu­jar la bi­ci du­ran­te dos ho­ras y me­dia, que fue lo que tar­dé en ha­cer tan só­lo 20 km. “A es­ta ve­lo­ci­dad –pen­sé– no lle­ga­ré nun­ca a Ma­ni­tou Springs”. Sin em­bar­go, el ca­mino des­pués fue as­fal­to y la me­dia subió. La pri­me­ra no­che dor­mí ba­jo mi­llo­nes de es­tre­llas, to­tal­men­te so­lo, en un bos­que en la la­de­ra de una mon­ta­ña.

Al día siguiente fui al pue­blo de Gun­ni­son, don­de pa­sé dos ho­ras be­bien­do ca­fé y le­yen­do. Po­dría ha­ber ido mu­cho más le­jos ca­da día pe­ro que­ría aho­rrar fuer­zas pa­ra la ca­rre­ra, por eso iba en bi­ci sua­ve­men­te y des­can­sa­ba a me­nu­do. Esa no­che, an­tes de dor­mir, cru­cé el se­gun­do puer­to de mon­ta­ña, Mo­narch Pass, uno de los más ele­va­dos y lar­gos en Co­lo­ra­do. Ese día es­ta­ba ago­ta­do y de­ci­dí dor­mir arri­ba, a una al­ti­tud de 3.500 m, lo que po­dría ayu­dar­me a adap­tar­me me­jor a la al­tu­ra. La cum­bre del Pi­kes Peak que­da a 4.300 m so­bre el ni­vel del mar. Dos días más tar­de lle­gué a Ma­ni­tou Springs, fla­co y sucio pe­ro con­ten­to. Ex­haus­to tam­bién. Me sen­té en el bal­cón de la ca­sa de Ja­son Koop (mi en­tre­na­dor, que vi­ve allí y con quien me alo­ja­ba) e in­ten­té con­ven­cer­me de que po­dría re­cu­pe­rar­me an­tes de la ca­rre­ra. Sen­tía las pier­nas co­mo si es­tu­vie­sen lle­nas de agua. No te­nía mu­cha ham­bre, pe­ro sim­ple­men­te ir del bal­cón a mi ha­bi­ta­ción era to­do un re­to. Dor­mí to­da la tar­de. Dor­mí to­da la no­che. A la ma­ña­na siguiente la si­tua­ción no ha­bía cam­bia­do mu­cho. Mis du­das au­men­ta­ban. Mien­tras tan­to, tra­ba­ja­ba pa­ra com­par­tir mi ex­pe­rien­cia con el mun­do. Co­mo par­te del via­je, re­cau­da­ba di­ne­ro pa­ra una or­ga­ni­za­ción que se lla­ma Pro­tect Our Win­ters (POW) que mo­vi­li­za a de­por­tis­tas de mon­ta­ña pa­ra lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. En in­ter­net y en RRSS com­par­tía fo­tos e his­to­rias pa­ra ex­pli­car por qué ha­cía el via­je de aque­lla ma­ne­ra y có­mo otros po­drían par­ti­ci­par y su­mar­se a la cau­sa. Al fin, ga­na­mos ca­si 11.000 do­la­res pa­ra POW, lo que les per­mi­ti­rá con­ti­nuar con sus es­fuer­zos pa­ra que los ciu­da­da­nos de los Es­ta­dos Uni­dos eli­jan me­jo­res po­lí­ti­cos en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

La ca­rre­ra, la sor­pre­sa

El día 19 de agos­to ama­ne­ció con nu­bes y llu­via. Te­nía mu­chas du­das so­bre lo que po­dría ha­cer en la ca­rre­ra. Me sen­tía mu­cho me­jor, pe­ro las pier­nas aún es­ta­ban can­sa­das, o al me­nos eso pen­sa­ba. Es di­fí­cil de­cir, an­tes de una com­pe­ti­ción, si es­tás can­sa­do, pe­sa­do o so­la­men­te in­quie­to. Fui a la sa­li­da con mi ma­dre y, cuan­do lle­ga­mos, el cli­ma ha­bía me­jo­ra­do, de nue­vo el cie­lo es­ta­ba azul. Me qui­té el cor­ta­vien­tos y los pan­ta­lo­nes lar­gos y me fui a ca­len­tar con co­rre­do­res del equi­po Sa­lo­mon. “Bueno, ya no pue­do ha­cer na­da más –pen­sa­ba– sal­vo co­rrer dan­do lo me­jor de mí mis­mo”. Con es­tos pen­sa­mien­tos me pu­se en la lí­nea de sa­li­da y es­pe­ré a que co­men­za­ra.

Des­pués de to­do lo que ha­bía pa­sa­do an­tes –4 días en bi­ci en las mon­ta­ñas de Co­lo­ra­do, 4 más en Ma­ni­tou Springs re­cu­pe­ran­do e in­ten­tan­do con­tar mi his­to­ria, bus­can­do la ma­ne­ra de ex­pli­car al mun­do y a mi mis­mo por qué po­ner en pe­li­gro mi ca­pa­ci­dad pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo– la ca­rre­ra no iba a ser lo más im­por­tan­te. Pe­ro to­do sa­lió per­fec­to, fue uno de aque­llos días en los que sien­tes que to­do es po­si­ble. Me no­té un po­co len­to en los pri­me­ros ki­ló­me­tros, pe­ro cuan­to más al­to subía me­jo­res eran mis sen­sa­cio­nes. La ca­rre­ra tie­ne 21 km en subida –has­ta los 4.300 m– y lue­go da la vuel­ta y se ba­ja por el mis­mo sen­de­ro ha­cia la me­ta. A la cum­bre lle­gué se­gun­do, pe­ro con­se­guí ba­jar más rá­pi­do que to­dos los de­más. Ga­né el ma­ra­tón de Pi­kes Peak en po­co más de 3h 30' con mu­cha sed y una son­ri­sa en la ca­ra.

El ejem­plo, la re­fle­xión

De­jar de con­du­cir en lu­gar de ir en bi­ci no es que aho­rre mu­cha con­ta­mi­na­ción. Mi via­je no re­du­jo una can­ti­dad im­por­tan­te de emi­sio­nes de ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro. Los pai­sa­jes de los que es­cri­bía an­tes y que amo no es­ta­rán en una me­jor con­di­ción co­mo re­sul­ta­do de que yo fue­ra en bi­ci a Pi­kes Peak. Al me­nos no di­rec­ta­men­te. Es­pe­ro que lo im­por­tan­te ha­ya si­do el im­pac­to so­cial. Mi in­ten­ción era ser­vir de mo­des­to ejem­plo de que es po­si­ble pro­te­ger el me­dio am­bien­te mien­tras com­pe­ti­mos. De he­cho, quie­ro pro­te­ger el me­dio am­bien­te sien­do com­pe­ti­ti­vo. Creo que es po­si­ble usar el de­por­te pa­ra ayu­dar al mun­do, aun­que no ha­ya pre­ce­den­te por el mo­men­to.

Per­se­guir es­ta me­ta re­quie­re tam­bién sa­cri­fi­cios. Co­mo di­je, yo es­ta­ba pre­pa­ra­do psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra no ga­nar el ma­ra­tón des­pués –y co­mo re­sul­ta­do– de ha­ber ido has­ta allí en bi­ci. Sim­ple­men­te tu­ve suer­te. In­ten­ta­ré ha­cer más ca­rre­ras de es­ta ma­ne­ra y sé que no voy a ga­nar­las to­das. Pe­ro va­le la pe­na. Los pai­sa­jes que me en­se­ña­ron a amar la Tie­rra si­guen en pe­li­gro a pe­sar de mi via­je a Pi­kes Peak. No soy cien­tí­fi­co; no soy po­lí­ti­co. Soy atle­ta. ¿Qué pue­do ha­cer? Pro­ba­ble­men­te no mu­cho, pe­ro to­do el mun­do de­be usar las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra pro­te­ger lo más im­por­tan­te. La Tie­rra es la vi­da, en Co­lo­ra­do, en Es­pa­ña, en cual­quier par­te, de­ba­jo del so­fá don­de se sien­ta Do­nald Trump. Mis he­rra­mien­tas son co­rrer y con­tar his­to­rias. Es­pe­ro que ha­yáis dis­fru­ta­do de es­ta his­to­ria, pe­ro me en­can­ta­ría que os hu­bie­ra he­cho pen­sar en lo que tam­bién po­déis ha­cer. No de­béis imi­tar­me. No de­béis cam­biar vues­tras vi­das. Pe­ro vo­so­tros tam­bién te­néis he­rra­mien­tas, las vues­tras, ex­clu­si­vas y úni­cas, pen­sad en có­mo po­déis usar­las pa­ra pro­te­ger lo más im­por­tan­te, la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.