“LA TOR­TI­LLA DE PA­TA­TAS QUE ME LLE­VÓ A LA ME­TA” POR: SIL­VIA TRI­GUE­ROS

Trail Run - - SUSCRÍBETE A TRAIL RUN -

Y lle­ga por fin sep­tiem­bre. Y a pe­sar de que no he te­ni­do bue­nas sen­sa­cio­nes en to­do el año, en agos­to me he em­pe­za­do a sen­tir bien y lle­go con ga­nas. Con mu­chas ga­nas. En el via­je de ida me en­te­ro de que Li­sa Bor­za­ni no va. Emo­cio­nes con­tra­rias. Co­mo me di­jo una co­rre­do­ra una vez: “una me­nos”. Pe­ro por otro la­do me gus­ta­ría ga­nar­la en ca­rre­ra y que el Tor tu­vie­ra un gran ni­vel.

Ya en ca­rre­ra, re­cuer­do que fui ago­bia­da has­ta Cog­ne, aun­que iba cum­plien­do mis tiem­pos par­cia­les de pa­so. A pe­sar de que mis sen­sa­cio­nes son muy bue­nas, te­ner a las ri­va­les por de­trás tan cer­ca evi­ta que me re­la­je.

Po­co a po­co las dis­tan­cias en­tre no­so­tras em­pie­zan a abrir­se, pe­ro con­ti­núo sin ba­jar el rit­mo. Quie­ro ha­cer 90 ho­ras, una ci­fra que ten­go mar­ca­da a fue­go en mi ca­be­za, un nú­me­ro que me re­cuer­da una y otra vez que ten­go que se­guir co­rrien­do y co­rrien­do.

Así van pa­san­do los ki­ló­me­tros. Man­ten­go la con­cen­tra­ción en mis tiem­pos, ju­gan­do con mi ca­be­za pa­ra obli­gar­me a me­jo­rar­los unos mi­nu­ti­llos, aun­que só­lo sean cin­co. Eso me pro­du­ce una gran ale­gría y ade­más así me voy dis­tra­yen­do en ca­rre­ra, con pen­sa­mien­tos que van y vie­nen, re­cor­dan­do to­da la tem­po­ra­da, pen­san­do en las per­so­nas que me si­guen, que son mu­chas y no quie­ro de­frau­dar­las.

Y me sien­to fuer­te, pe­ro el es­tó­ma­go se me cie­rra. Qué po­cas ga­nas de co­mer… Aquí em­pie­za otra ca­rre­ra: lu­char con­tra la ca­be­za, lu­char con­tra el es­tó­ma­go, obli­gar­se a co­mer sin ga­nas. Y en­ton­ces lle­ga mi sal­va­ción: Asier y sus tor­ti­llas de pa­ta­tas. Se me abre el cie­lo, has­ta me en­tra ham­bre. Me va lle­van­do tor­ti­lla a di­fe­ren­tes pun­tos de la ca­rre­ra, y eso uni­do a la Co­ca-Co­la, son ca­si el úni­co ali­men­to que me lle­van has­ta me­ta.

Duer­mo po­co, y al le­van­tar­me, cuan­do otros años que­ría mo­rir, es­ta vez no, el re­loj aprie­ta, es­tá en mi mano, pue­do con­se­guir­lo, ba­jar de las 90 ho­ras, in­clu­so de las 88. Has­ta oi­go la pa­la­bra ré­cord. Pe­ro lo que im­por­ta son las 90. Y co­rrer. Co­rrer por­que un buen re­sul­ta­do ayu­da­rá a que el do­cu­men­tal sea ele­gi­do pa­ra el Men­di Film. Lo doy to­do en es­ta última par­te y en­tro en me­ta ace­le­ra­da, sin de­jar de mi­rar el re­loj. 87 ho­ras y 50 mi­nu­tos. Se aca­bó. Vuel­vo a ca­sa y tras va­rias se­ma­nas de mu­cho es­trés, no es­pe­ra­ba tan­ta re­per­cu­sión en los me­dios, tan­tas en­tre­vis­tas, in­clu­so apa­rez­co en di­rec­to en la te­le­vi­sión. Voy asi­mi­lan­do que he he­cho una bue­na ca­rre­ra. Co­mo me di­cen mu­chos ami­gos, “un ca­rre­rón”. Y tal vez por­que es­te año no ha­ya com­par­ti­do con nin­gún otro co­rre­dor el sa­bor de la glo­ria, es to­da pa­ra mí. “Igual es es­te año”. Esa bom­bi­lla se me en­cien­de ca­si to­dos los sep­tiem­bres, pe­ro qué va. Ni por esas. Ni por sa­lir en la ra­dio, en la te­le, en las re­vis­tas, te­ner el tope de ami­gos en Fa­ce­book… ni por esas con­si­go pa­tro­ni­cio de za­pa­ti­llas.

Me sien­to sa­tis­fe­cha, con­ten­ta, me he sa­ca­do la espina de los dos años an­te­rio­res. Pe­ro aún con to­do, sé que pue­do ha­cer­lo me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.