“UNA LO­CU­RA CON­SE­CUEN­TE”

Beef! - - La Redención -

FRANK AL­BERS, UNO DE LOS SEIS IM­POR­TA­DO­RES EU­RO­PEOS DE KO­BE, RE­CI­BIÓ SU PE­DI­DO DE CAR­NE EL DIEZ DE JU­LIO. SE­GÚN ÉL, CIN­CO TO­NE­LA­DAS NO SON MU­CHAS Y EL KO­BE SI­GUE SIEN­DO UN LU­JO

BEEF! Sr. Al­bers, ¿cuán­do pro­bó Ko­be por pri­me­ra vez?

AL­BERS: En reali­dad ha­ce so­lo un mes, en Ko­be. Pe­ro des­de en­ton­ces ya van seis ve­ces.

BEEF! ¿De ver­dad cree que es la me­jor car­ne del mun­do?

AL­BERS: Pa­ra mí lo es sin du­da. Ja­más he co­mi­do una car­ne más ju­go­sa y aro­má­ti­ca. El ba­jo pun­to de fu­sión de la gra­sa ha­ce que la car­ne se de­rri­ta li­te­ral­men­te en la len­gua, ya que es su­fi­cien­te con la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral hu­ma­na. Pe­ro si se tie­nen ga­nas de un fi­le­te de cin­co cen­tí­me­tros, la car­ne de Ko­be, fuer­te y gra­sien­ta, no sir­ve: de ahí no se sa­can más de 150 gra­mos.

BEEF! Co­mo pro­fe­sio­nal, ¿qué con­si­de­ra que es lo más es­pe­cial de la mar­ca Ko­be?

AL­BERS: En nin­gún otro lu­gar del mun­do hay nor­ma­ti­vas más es­tric­tas en cuan­to a la ali­men­ta­ción y la cría de los ani­ma­les. Los cri­te­rios pa­ra ob­te­ner el se­llo Ko­be son ex­tre­ma­da­men­te du­ros, po­dría de­cir­se que ca­si bru­ta­les. Y el con­su­mi­dor pue­de en­ten­der­lo to­do, has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. Me pa­re­ce que es una lo­cu­ra con­se­cuen­te.

BEEF! Us­ted mis­mo es­tu­vo en Hyo­go y Ko­be, ¿có­mo fue su ex­pe­rien­cia allí?

AL­BERS: La gen­te es­tá in­creí­ble­men­te

or­gu­llo­sa de sus va­cas. Cuan­do me reuní con el go­ber­na­dor de Hyo­go, por la tar­de una ca­ma­re­ra me di­jo en el bar: "Le he vis­to en la te­le­vi­sión." Re­sul­ta que ha­bía sa­li­do en las no­ti­cias de la te­le­vi­sión re­gio­nal.

BEEF! En un pe­rio­do de un mes ya han lle­ga­do cin­co to­ne­la­das de Ko­be a Eu­ro­pa. ¿Se po­drá en­con­trar pron­to la car­ne en cual­quier su­per­mer­ca­do?

AL­BERS: Des­de lue­go que no. En 2013 los eu­ro­peos han con­su­mi­do 7,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­ne de va­cuno. ¿Qué son 5 000 ki­los en com­pa­ra­ción? To­dos los cor­tes de Ko­be que se han im­por­ta­do has­ta aho­ra pro­ce­dían de ape­nas 58 re­ses.

BEEF! ¿Qué po­si­bi­li­da­des hay de au­men­tar esa cifra?

AL­BERS: Ape­nas nin­gu­na. Los ja­po­ne­ses no pue­den au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes sin in­cum­plir su pro­pia nor­ma­ti­va. En Hyo­go hay fin­cas don­de so­la­men­te vi­ven dos ani­ma­les. Esa es la ra­zón de su ex­ce­len­te ca­li­dad.

BEEF! En su tien­da, un ki­lo de Ko­be cues­ta en­tre 380 y 580 eu­ros. ¿Quién se lo pue­de per­mi­tir?

AL­BERS: Muy po­cos, na­tu­ral­men­te. Y an­tes tie­nen que que­rer per­mi­tír­se­lo. Ten­go un clien­te muy pu­dien­te que

siem­pre re­co­ge su car­ne di­rec­ta­men­te de la em­pre­sa... con su co­che de­por­ti­vo. In­clu­so él me ha di­cho: "Pue­de ser que ha­ya al­gún lo­co que la com­pre. Pe­ro des­de lue­go yo no pa­go tan­to di­ne­ro por un tro­zo de car­ne".

BEEF! ¿Nos va a cam­biar en al­go el Ko­be?

AL­BERS: ¡Por su­pues­to! En nin­gún si­tio hay tan­tos co­ci­ne­ros de pres­ti­gio co­mo en Eu­ro­pa em­pe­zan­do a ex­pe­ri­men­tar con to­do. No co­no­ce­re­mos los re­sul­ta­dos has­ta den­tro de unas se­ma­nas, pue­de que de unos me­ses. Pe­ro yo es­toy se­gu­ro de que el Ko­be va a cam­biar la co­ci­na eu­ro­pea.

BEEF! ¿Y có­mo co­ci­na us­ted el Ko­be?

AL­BERS: Co­lo­co la car­ne en da­dos de tres por tres cen­tí­me­tros so­bre la pa­rri­lla. El ex­te­rior se tues­ta es­pe­cial­men­te a la vez que la gra­sa ab­sor­be el ca­lor y la car­ne del cen­tro per­ma­ne­ce muy ju­go­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.