JORGE VÁZQUEZ

El di­se­ña­dor ga­lle­go nos abre las puer­tas de su nue­vo re­fu­gio ur­bano y nos des­ve­la los se­cre­tos para re­ci­bir en ca­sa ‘sur me­su­re’.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR CRISTINA AL­TO­ZANO. FOTOS: PA­BLO SA­RA­BIA. REA­LI­ZA­CIÓN: MARTHA REVELO

El crea­dor fashion nos re­ci­be para ren­dir tri­bu­to a los clá­si­cos de Ga­li­cia.

En­trar en ca­sa de Jorge Vázquez (Be­tan­zos, La Co­ru­ña, 1972) es in­ter­nar­se en un uni­ver­so de lu­jo, buen gus­to y so­fis­ti­ca­ción. Des­pués de lar­gas e in­fruc­tuo­sas bús­que­das, el coutu­rier por fin ha en­con­tra­do el pi­so de sus sue­ños. Se tra­ta de un pre­cio­so es­pa­cio en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Jus­ti­cia que per­te­ne­ció a un co­no­ci­do an­ti­cua­rio y que, tras dar­le un twist con la ayu­da del in­terio­ris­ta Ama­ro Sánchez de Mo­ya, es­tre­na aho­ra con or­gu­llo. «Es un ho­gar para vi­vir, un lu­gar con to­dos los ob­je­tos que he ido ate­so­ran­do y que for­man par­te de mí, de mi es­ti­lo, de mi ma­ne­ra de ser. Una ca­sa tie­ne que ser el re­fle­jo de lo que tú eres», de­cla­ra. Fir­me de­fen­sor de la fan­ta­sía y de la ma­gia, ad­mi­te sin ta­pu­jos que la de­co­ra­ción po­see to­ques in­ten­cio­na­da­men­te tea­tra­les. Sorprende la lla­ma­ti­va co­lec­ción de pla­tos re­par­ti­da en­tre las dis­tin­tas es­tan­cias. «Me vuel­ven lo­co las va­ji­llas, me en­can­ta mez­clar pie­zas dis­tin­tas. Ten­go de Li­mo­ges, Wi­llow, La Cartuja, Sar­ga­de­los... De ni­ño, me fas­ci­na­ban las es­ce­nas de al­gu­nas, con sus prin­ce­sas, pai­sa­jes idí­li­cos y chi­noi­se­ries. Hu­bo un mo­men­to en el que tu­ve que de­jar de com­prar por­que no po­día usar­las to­das. Y en­con­tré que es­ta so­lu­ción era per­fec­ta», cuen­ta. Ade­más de es­te am­plio apar­ta­men­to, el mo­dis­to po­see

Be­tan­zos›› otras dos ca­sas, una en su

na­tal y otra en Com­por­ta, el des­tino de mo­da en la cos­ta por­tu­gue­sa. «La de Ga­li­cia es una ca­so­na de cam­po del si­glo XVIII, de pie­dra, muy aco­ge­do­ra, con vi­gas de ma­de­ra en blan­co, pa­pe­les pin­ta­dos y mu­cha luz. Cuen­ta con una ga­le­ría in­men­sa, que uso para to­do ti­po de ce­le­bra­cio­nes, dos pér­go­las lle­nas de gli­ci­nias y un jar­dín pre­cio­so. La de Por­tu­gal es­tá es­con­di­da en un bos­que de eu­ca­lip­tus en mi­tad de una zo­na pro­te­gi­da, a 100 me­tros de la pla­ya. Es fres­ca, con un ai­re muy afri­cano, en to­nos ver­des y tie­rra y de ma­te­ria­les eco, co­mo el mim­bre y el bam­bú. Se tra­ta de un bun­ga­ló muy de­sen­fa­da­do, per­fec­to para las va­ca­cio­nes», re­co­no­ce. En to­das dis­fru­ta, lle­nán­do­las de in­vi­ta­dos. Y siem­pre apues­ta por las mez­clas por­que las con­si­de­ra un éxi­to ase­gu­ra­do. «Me en­tu­sias­ma or­ga­ni­zar gru­pos va­ria­dos, se­pa­rar a las pan­di­llas de ami­gos, a las pa­re­jas. Na­da me di­vier­te más que la idea de que, de mis ce­nas, sal­gan nue­vas amis­ta­des. O in­clu­so al­gún idi­lio».

UN CANTO A GA­LI­CIA

Sus re­cuer­dos de in­fan­cia gi­ran en torno a su tie­rra, a los sa­bo­res y aro­mas ga­lle­gos. «Allí, las ce­le­bra­cio­nes son al­re­de­dor de la me­sa. Y yo siem­pre he si­do muy glo­tón.

Con­ser­vo gra­ba­dos en la me­mo­ria el olor de los ár­bo­les fru­ta­les de la ca­sa de mis abuelos pa­ter­nos. Mi her­mano y yo ju­gá­ba­mos con nues­tros pri­mos a ver quién se zam­pa­ba más hi­gos y ce­re­zas. Nos lle­ná­ba­mos la bo­ca y, a ve­ces, has­ta las tra­gá­ba­mos con hue­so», re­me­mo­ra. « No ol­vi­do tam­po­co las fi­lloas, la em­pa­na­da de atún ni la en­sa­la­di­lla de mi abue­la. Eran ma­ra­vi­llo­sas». De esa épo­ca pro­ce­den su ob­se­sión por la be­lle­za, su in­cli­na­ción al lu­jo y su amor por las flo­res. «El jar­dín de mi abue­la es­ta­ba re­ple­to de da­lias, ro­sas, ca­me­lias, hor­ten­sias... Y mi ma­dre ador­na­ba nues­tra ca­sa con flo­res fres­cas que co­lo­ca­ba en so­pe­ras, te­te­ras y ja­rro­nes ma­ra­vi­llo­sos. Yo he he­re­da­do esa afi­ción».

CON LAS MA­NOS EN LA MA­SA

Sue­ña con dis­po­ner de más tiem­po para co­ci­nar. Aun­que bor­da los pes­ca­dos al horno, su pla­to es­tre­lla es la tor­ti­lla de pa­ta­ta, que pre­pa­ra al es­ti­lo de Be­tan­zos. Fan de la co­ci­na es­pa­ño­la tra­di­cio­nal, no se cansa de los hue­vos fri­tos con pa­ta­tas.

«Me gus­ta sa­ber lo que co­mo; lo im­por­tan­te es que el pro­duc­to sea bueno. No ne­ce­si­to sal­sas, es­pu­mas ni or­na­men­tos», sub­ra­ya. No le ha­ce as­cos a los pla­tos ja­po­ne­ses, chi­nos ni pe­rua­nos. Sin em­bar­go, no so­por­ta la co­mi­da ame­ri­ca­na ni la fran­ce­sa. Tam­po­co las vís­ce­ras. Re­co­no­ce que su pe­ca­do gour­met son los pos­tres. «Soy un go­lo­so sin re­me­dio. Uno de mis olo­res pre­fe­ri­dos es el de las con­fi­te­rías. Es­pe­cial­men­te, el de Rá­ba­de, en Be­tan­zos –Fe­rra­do­res, 15–, don­de ven­den los me­jo­res milhojas del mun­do. Si quie­res acer­tar con­mi­go, re­gá­la­me una tar­ta Ca­pu­chi­na de Chan­tilly –Clau­dio Coe­llo, 68, Ma­drid– o el he­la­do de mas­car­po­ne con hi­gos de Ca­cao Sam­pa­ka –ca­cao­sam­pa­ka. com–. Me ha­rás fe­liz», su­gie­re en­tre ri­sas.

TIPS IN­FA­LI­BLES

Jorge, ade­más de buen an­fi­trión, es un ex­ce­len­te ci­ce­ro­ne. Cuan­do sa­le a ce­nar en Ma­drid, eli­ge Ai­re (Or­fi­la, 7), el res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do en aves de su ami­ga Erika Feld­man, due­ña tam­bién de Fue­go (Her­ma­nos Béc­quer, 5). A su lis­ta de fa­vo­ri­tos aña­de El Pa­ra­guas (Jorge Juan, 16) y El Qüen­co de Pe­pa (Hen­ri Du­nant, 21). «Son lu­ga­res en los que mi­man el pro­duc­to y se co­me ri­co», ex­pli­ca. Co­mo buen ga­lle­go, le apa­sio­na el ma­ris­co. «Sue­lo re­co­men­dar A Mun­di­ña –Es­tre­lla, 10–, en La Co­ru­ña; en­tre su em­pa­na­da de zam­bu­ri­ñas, las ci­ga­las, el cen­to­llo y los per­ce­bes, no sa­bría con qué que­dar­me. En Be­tan­zos, no pue­des per­der­te el pul­po a fei­ra de El Pi­rri –Val­don­cel, 3–. Ni de­bes ir­te sin pro­bar la tor­ti­lla de Ca­sa Miranda –Pro­gre­so, 5–, que lle­va ga­na­do el pre­mio a la me­jor de Es­pa­ña cin­co años se­gui­dos». Su tien­da de­li pre­fe­ri­da en la ca­pi­tal es Cristina Oria (Con­de de Aran­da, 6), y, para sus ce­nas, siem­pre con­fía en Six­sens (six­sens.com), el catering de Ca­ri­ti­na Go­ya­nes. «Su co­ci­na es im­pe­ca­ble, de ca­li­dad y sin flo­ri­tu­ras. Y sus ca­ma­re­ros, jóvenes, edu­ca­dos y gua­pos», cuen­ta. ¿Un úl­ti­mo con­se­jo para triun­far? «La na­tu­ra­li­dad».

Jorge, en el co­me­dor, con ca­mi­sa blanca de Club Mo­na­co, pan­ta­lo­nes de Pra­da, cin­tu­rón de Guc­ci y za­pa­tos de Va­len­tino.

LEC­CIÓN DE ES­TI­LO Arri­ba, detalle de la bi­blio­te­ca, con el tro­feo al me­jor di­se­ña­dor es­pa­ñol de 2016 con­ce­di­do por ELLE. Aba­jo, ba­jo­pla­tos y ja­rra de la pla­te­ría Arturo, va­ji­lla en blan­co y oro de por­ce­la­na de Li­mo­ges y pla­tos ver­des de San Clau­dio.

Da­lias de co­lor vino y vi­bur­num de Flo­rea­le, co­pas de cristal ta­lla­do de Be­ca­ra y ces­ti­tos del pan de mim­bre y ser­vi­lle­tas de hi­lo com­pra­dos en Cam­bo­ya.

El di­se­ña­dor, sen­ta­do en la co­ci­na del of­fi­ce. A su es­pal­da, va­ji­llas de Sar­ga­de­los y La Cartuja.

RIN­CÓN DECO A la iz­quier­da, Jorge, en el sa­lón, don­de sue­le re­unir a los in­vi­ta­dos para to­mar una co­pa des­pués de la ce­na. So­bre la chi­me­nea, can­de­la­bro art dé­co de por­ce­la­na; en la me­si­ta au­xi­liar, lám­pa­ra de Ma­ni­ses de es­ti­lo años 70. Arri­ba, gin-to­nic blan­co y de té mat­cha, una be­bi­da que siem­pre triun­fa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.