EN­TRE AMI­GOS

eu­ge­nia mar­tí­nez de iru­jo, vi­cen­te dalmau y hu­ga rey

ELLE Gourmet - - Sumario - POR RA­MÓN ARANGÜENA. FOTOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO

Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, Vi­cen­te Dalmau y Hu­ga Rey: un fes­tín con so­le­ra para ce­le­brar la ren­trée.

La aris­tó­cra­ta, el bo­de­gue­ro y la es­ti­lis­ta, ami­gos des­de la in­fan­cia, con­vier­ten una co­mi­da con los in­gre­dien­tes más ‘healthy’ de la es­ta­ción en una fies­ta para re­ci­bir el oto­ño. To­do, con el vino co­mo ex­cep­cio­nal te­lón de fon­do.

Lo más en­ri­que­ce­dor de los bue­nos ami­gos es que ten­gan vi­das di­fe­ren­tes, y nues­tros pro­ta­go­nis­tas cum­plen la pre­mi­sa a ra­ja­ta­bla. Hu­ga Rey es una es­ti­lis­ta de éxi­to que re­co­rre los pla­tós de te­le­vi­sión para ves­tir a los pro­ta­go­nis­tas de Mas­te­rchef; Vi­cen­te Dalmau pue­de pa­sar una tar­de en las vi­ñas de su bo­de­ga, Mar­qués de Mu­rrie­ta, y la si­guien­te tra­ba­jan­do en Nue­va York; y Ca­ye­ta­na Mar­tí­nez de Iru­jo lle­va 20 años de co­la­bo­ra­ción es­ta­ble con la fir­ma jo­ye­ra Tous. Pe­ro sus vi­das se cru­za­ron tiem­po atrás. «Yo estudié con Eu­ge­nia en el Co­le­gio Bri­tá­ni­co, aun­que en cla­ses di­fe­ren­tes –re­cuer­da Vi­cen­te–. Co­no­cí a Hu­ga a tra­vés de ella. Sue­len es­tar tan lia­das que me di­vier­te que nos jun­te­mos hoy».

TO­DO QUE­DA EN FA­MI­LIA

Para los tres, es­te en­cuen­tro es un acon­te­ci­mien­to. «Más que una fies­ta, es un ca­chon­deo; hay con­fian­za y siem­pre an­da­mos con bro­mas», ase­gu­ra Eu­ge­nia, du­que­sa de Mon­to­ro, quien, ya que es­ta­mos, se de­cla­ra enamo­ra­da del ar­te culinario. «En mi ca­sa siem­pre se co­mió bien, gra­cias a mi ma­dre. Nun­ca co­ci­nó, pe­ro traía ideas nue­vas; le en­can­ta­ba la pas­ta, ca­si no to­ca­ba la car­ne y era fan de los gaz­pa­chos y los sa­bo­res fuer­tes y pi­can­tes. Trans­mi­tió esos gus­tos a al­gu­nos de sus hi­jos, co­mo a mí: ado­ro el curry y las gas­tro­no­mías asiá­ti­ca y me­xi­ca­na». Sin em­bar­go, ella sí que se me­te en­tre fo­go­nes. «Lo po­co que in­ten­to sa­le bien. Ha­go dos co­si­tas y quedo bár­ba­ro: redondo de so­lo­mi­llo al horno con ver­du­ri­tas o pes­ca­di­to asa­do so­bre cama de pa­ta­ta, con ce­bo­lla, pi­mien­ta y un cho­rri­to de vino. A ve­ces me atre­vo con pas­tas y ri­sot­tos y aca­bo con tar­ta de cho­co­la­te».

Tam­bién a Hu­ga le atraen los dul­ces, aun­que más los del otro la­do del char­co. «Pre­pa­ro po­cos pla­tos sa­la­dos, co­mo po­llo a la mos­ta­za o la­sa­ña, y ten­go en mi re­per­to­rio mucho pos­tre nor­te­ame­ri­cano. Sé que no son healthy y no es­ta­rán de mo­da, pe­ro me en­can­tan las re­ce­tas yan­quis con los in­gre­dien­tes en ca­ji­tas». Y su eta­pa de es­tu­dian­te en Es­ta­dos Uni­dos lo­gró que le fas­ci­nen las ham­bur­gue­sas: «Ya que no vi­vo de mi fí­si­co sino de mi ofi­cio, pue­do per­mi­tír­me­lo».

MARIDAJES OTOÑALES

A pe­sar de que Vi­cen­te (con­de de Crei­xell, a la ca­be­za de las bo­de­gas Mar­qués de Mu­rrie­ta y Pa­zo de Ba­rran­tes) tam­po­co tra­ba­ja con su ima­gen, a las seis de la ma­ña­na de ca­da día ya es­tá en el gim­na­sio. «Me apa­sio­na la co­mi­da –ase­gu­ra–, y, si bien pa­so fue­ra de Es­pa­ña 200 días al año, creo que la va­rie­dad de es­te país no exis­te en nin­gún otro sitio. Soy muy de mer­ca­do; amo la car­ne y el pes­ca­do a la plan­cha. Ga­li­cia tie­ne

una gran ma­te­ria pri­ma: pre­fie­ro que no se to­que de­ma­sia­do». Ade­más de su buen hu­mor, apor­ta a la fies­ta unas bo­te­llas de Cas­ti­llo Ygay Gran Re­ser­va 2007, con­si­de­ra­do el me­jor de ese año en su ca­te­go­ría y per­fec­to para acom­pa­ñar los pla­tos de tem­po­ra­da. «Oto­ño es la épo­ca de la ven­di­mia y la de la ca­za, las se­tas y la tru­fa». Él mis­mo via­ja a me­nu­do al Pia­mon­te en bus­ca de la va­rie­dad blanca del de­li­ca­do hon­go.

Es­te es, asi­mis­mo, el tiem­po en el que más vino se ven­de; un buen mo­men­to para des­cor­char una bo­te­lla y po­ten­ciar esa car­ne que tan­to gus­ta a los tres. In­clui­da Eu­ge­nia, que tu­vo un pe­rio­do ve­ge­ta­riano: «Fue­ron seis años, pe­ro el cuer­po es sa­bio y me pi­dió de­jar­lo. En el em­ba­ra­zo, igual que abo­rre­cí el ca­fé, me ape­te­cían fi­le­tes». Hu­ga coin­ci­de con ella en dos co­sas más: no to­ca la cas­que­ría ni las co­sas caras. «Yo tam­bién sal­go muy ba­ra­ti­ta: ni ca­viar, ni per­ce­bes ni os­tras», con­fir­ma la di­se­ña­do­ra de jo­yas. «Pues de ma­ña­na no pa­sa que te in­vi­te a ca­sa», re­ba­te la es­ti­lis­ta. Y vuel­ta a las car­ca­ja­das.

Los bo­les fuc­sias (arri­ba) y los pla­tos pin­ta­dos a mano (so­bre es­tas lí­neas, a la dcha.) son de Te­de­cor. A la izq. can­de­la­bros de es­ta­ño y ja­rra de Mes­ti­zo.

A la dcha., pla­tos en tur­que­sa de Pin­ko­co. De­ba­jo, va­ji­lla y cu­bier­tos de Cristina Oria.

Arri­ba, al­ca­cho­fa de ce­rá­mi­ca y tar­te­ros de lo­za de Cristina Oria y ja­rron­ci­tos de Pin­ko­co. De­ba­jo, co­pa de Mes­ti­zo.

Du­ran­te la se­sión, nues­tros an­fi­trio­nes ca­ta­ron Cas­ti­llo Ygay Gran Re­ser­va 2007, de Mar­qués de Mu­rrie­ta, por cor­te­sía de Vi­cen­te Dalmau.

Man­te­les de lino la­va­do de Rue Vin­ta­ge 74 y ja­rron­ci­to de cristal de la fir­ma Mes­ti­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.