TEM­PLO DECO

Ba­jo el nom­bre del se­gun­do mo­nar­ca de Ro­ma, el gru­po El Pa­ra­guas pro­po­ne un via­je por la fas­tuo­sa Italia del com­po­si­tor Giu­sep­pe Ver­di y los sa­lo­nes ro­co­cós de Gia­co­mo Ca­sa­no­va, sin ol­vi­dar el la­ti­do de una des­pen­sa con raí­ces.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR CLAU­DIA SÁIZ. FOTOS: MIRIAM YELEQ

Dé­ja­te con­quis­tar por Nu­ma Pom­pi­lio, un via­je sen­so­rial al co­ra­zón de Italia.

ES­PI­RI­TUA­LI­DAD Y RAÍ­CES: LA IDEA ES QUE, CUAN­DO EL CLIEN­TE EN­TRE, SE DE­JE LLE­VAR CON LOS CIN­CO SEN­TI­DOS A UN UNI­VER­SO QUE EVO­CA LA VE­NE­CIA OS­TEN­TO­SA DEL XIX

Al tiem­po que sue­nan las pri­me­ras no­tas de Torno Sui Miei Pas­si, de Adriano Ce­len­tano, los más de 40 pro­fe­sio­na­les que dan vi­da al res­tau­ran­te Nu­ma Pom­pi­lio (Velázquez, 18, Ma­drid), en ho­nor al se­gun­do rey de Ro­ma, co­mien­zan a bai­lar por las sa­las y la co­ci­na en una im­pe­ca­ble co­reo­gra­fía. Son las on­ce de la ma­ña­na y to­do tie­ne que es­tar lis­to para re­ci­bir a los co­men­sa­les, que em­pe­za­rán a lle­gar den­tro de dos ho­ras. «Pen­sa­mos que la gas­tro­no­mía sin mú­si­ca es co­mo un cuer­po sin bra­zos: am­bas co­sas es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das. La fu­sión pro­vo­ca la fe­li­ci­dad de la gen­te, que se des­in­hi­be y se sien­te gua­pa. Cree­mos en la es­pi­ri­tua­li­dad, en la raíz; so­mos muy aními­cos y que­re­mos que, cuan­do un clien­te en­tre en uno de nues­tros es­pa­cios, se de­je lle­var con los cin­co sen­ti­dos adon­de que­ra­mos tras­la­dar­lo. Y, en es­te ca­so, es a la Italia más ge­nui­na», di­ce Mar­ta Se­co, je­fa eje­cu­ti­va del gru­po hos­te­le­ro El Pa­ra­guas, quien, jun­to a su ma­ri­do, el co­ci­ne­ro Sandro Sil­va, es­tá al fren­te de cin­co res­tau­ran­tes top en la ca­pi­tal, en­tre ellos, Ama­zó­ni­co y Ul­tra­ma­ri­nos Quin­tín.

Ca­da vez que el ma­tri­mo­nio em­pren­de un pro­yec­to, lo pri­me­ro que ha­ce es par­tir de una lí­nea de co­ci­na. «Cuan­do ya es­tá de­fi­ni­da, de­sa­rro­lla­mos el con­cep­to. Lo que ha­ce­mos son in­ter­pre­ta­cio­nes, con el fin de pro­vo­car ex­pe­rien­cias y sen­sa­cio­nes». En es­te ca­so, lo que un día fue el res­to Iro­co, con su pa­tio se­cre­to, en mano de es­tos agi­ta­do­res e ideó­lo­gos gour­met se ha con­ver­ti­do en un en­cla­ve que se ase­me­ja a los sa­lo­nes aris­to­crá­ti­cos por los que Gia­co­mo Ca­sa­no­va se de­ja­ba ver. «La ma­dre de Sandro es bra­si­le­ña hi­ja de ita­lia­nos y él tra­ba­jó en la Tos­ca­na. ¡Italia nos lla­ma­ba! Y, al ver es­te es­pa­cio ha­ce un año, de­ci­di­mos que el jar­dín fue­se el pun­to de par­ti­da, que su ve­ge­ta­ción con­ta­gia­ra al es­ta­ble­ci­mien­to». Lla­ma­ron al es­tu­dio de in­terio­ris­mo de Alejandra Pom­bo, que asu­mió las rien­das del pro­yec­to, y con­ta­ron con la vi­sión pro­fe­sio­nal de Shu­ra Mar­tín, su mano de­re­cha en de­co­ra­ción, y la ayu­da de la an­ti­cua­ria Ju­dith San Quin­tín y la pai­sa­jis­ta Jimena Ca­bre­ra. Mar­ta só­lo pu­so una con­di­ción: que­ría que fue­se un es­ce­na­rio muy tea­tral. «Me ima­gi­na­ba un am­bien­te pro­pio de una ópera de Ver­di; desea­ba re­pre­sen­tar la épo­ca de glo­ria de la Ve­ne­cia os­ten­to­sa del XIX». Des­de que uno entra por una co­ci­na abier­ta en mo­do re­ci­bi­dor, con una me­sa obra­dor de pas­ta a la iz­quier­da, y avan­za por los sa­lo­nes para lle­gar al co­me­dor prin­ci­pal, con gran­des ven­ta­na­les a la te­rra­za oa­sis, una su­ce­sión de fres­cos re­na­cen­tis­tas y an­ti­güe­da­des le dan la bien­ve­ni­da. «Ras­trea­mos los bro­can­tes de Italia, Reino Uni­do, Fran­cia... To­do lo que ves aquí, del ce­na­dor del jar­dín a las va­ji­llas, pa­san­do por las más­ca­ras ve­ne­cia­nas, tie­ne una his­to­ria de­trás». Di­se­ña­da la pues­ta en es­ce­na, só­lo les que­da­ba po­ner el nom­bre. «Sur­gió tras un brains­tor­ming en­tre ami­gas. Una de ellas, muy ima­gi­na­ti­va, dio con Nu­ma Pom­pi­lio y me pu­se a in­ves­ti­gar. En cuan­to vi una mo­ne­da acu­ña­da con su cara, me enamo­ré por la fuer­za que irra­dia­ba. Fue el se­gun­do rey de Ro­ma, un hombre sa­bio, res­pe­ta­do... ¡Y un vi­vi­dor! Su sem­blan­te, plas­ma­do en la puer­ta de en­tra­da, con­tem­pla se­reno nues­tro fre­né­ti­co rit­mo dia­rio».

Des­de las va­ji­llas has­ta el ce­na­dor in­glés, to­do en Nu­ma Pom­pi­lio tie­ne una his­to­ria de­trás y pro­ce­de de bro­can­tes eu­ro­peos

Ta­pi­ces y al­fom­bras an­ti­guas en el te­cho ador­nan el es­pa­cio.

En­con­tra­ron el ce­na­dor de ma­de­ra que pre­si­de la te­rra­za en el co­ra­zón de la cam­pi­ña in­gle­sa.

Detalle de la ba­rra.

La des­pen­sa ita­lia­na, siem­pre pre­sen­te.

Más­ca­ras ve­ne­cia­nas con no­tas mu­si­ca­les di­bu­ja­das.

En la ba­rra ex­te­rior se pre­pa­ran car­pac­cios y en­sa­la­das.

El Sa­lón Bi­blio­te­ca des­ta­ca por su deco, con va­ji­llas an­ti­guas.

Caja re­gis­tra­do­ra vin­ta­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.