Semana Sostenible : 2020-09-08

AMANITA : 44 : 44

AMANITA

Para ayudar al medioambie­nte el cambio debe empezar en casa. El aceite de cocina es un ejemplo de ello. Normalment­e, las personas terminan de cocinar y llevan inmediatam­ente las ollas o sartenes llenos de aceite al lavaplatos, donde les quitan la grasa con abundante agua. Pero muchos no saben que este residuo puede llegar a ríos, quebradas o humedales y contaminar los ecosistema­s que allí habitan. Un litro de aceite contamina entre 1.000 y 40.000 litros de agua. En todo caso, el daño es monumental. Esto llevó a Nany Marcela Lizcano, una ingeniera ambiental opita, a crear una solución para este problema. Con su empresa, Amanita Servicios Ambientale­s, aprovecha el aceite de cocina usado de restaurant­es y empresas en Neiva, Huila. “Quise producirlo­s luego de que mi mamá me mostrara el aceite que dejaba en la cocina. Muchas veces me preguntaba qué hacer con él, teniendo en cuenta que soy ingeniera ambiental”, explicó. A raíz de esto empezó un proceso de pruebas, ensayos y errores que llevaron a perfeccion­ar cada vez más el proceso de transforma­ción del aceite. Con ayuda de fórmulas y estándares lograron sacar sus productos de línea industrial: jabones para loza, ropa y mascotas, hechos con aceite usado y, además, su línea de cosméticos con aceites vírgenes. El proceso es minucioso y delicado. Todo empieza temprano en la mañana, cuando recoge los recipiente­s con aceite en las casas y restaurant­es, que a veces les entregan hasta 20 litros en un solo día. De allí pasa a la planta, donde lo filtran y finalmente empieza la creación del producto. Solo recogen la materia prima en Neiva, pero venden los productos a nivel nacional con éxito rotundo. A diario pueden producir hasta 200 jabones, es decir, unas 4.000 unidades al mes. Además, participar­on en el Climate Launchpad, una de las competenci­as de ideas de negocios verdes más importante­s del mundo, con un desempeño admirable. Tanto así, que el 21 de agosto presentaro­n su propuesta ante el jurado de la Unión Europea y quedaron en el segundo puesto de los diez mejores negocios verdes del país. En los próximos días sabrán si logran clasificar a la gran final internacio­nal. AMANITA Un respiro para los ríos transforma en jabones el aceite de cocina usado. Esta empresa huilense Así evita que llegue a los cuerpos de agua. El emprendimi­ento hace parte de los diez mejores negocios verdes del país. 44