La Hora Carchi : 2018-12-19

NOVENA : 19 : B11

NOVENA

NOVENA B11 MIÉRCOLES E 19 DE DICIEMBRE DE 2018 ECUADOR La Hora, NOVENA Día Cuarto Presentaci­ón Padre Nuestro en la tentación y líbranos del mal. Amén ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén Padre nuestro que estás en el cielo, santificad­o sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer Queridas familias y comunidade­s de fe: Los obispos, junto al Papa Francisco, el pasado octubre nos reunimos para celebrar el Sínodo (asamblea) sobre los “Jóvenes, la fe y el discernimi­ento vocacional”. Este acontecimi­ento tiene una marcada importanci­a para la Iglesia universal. El Santo Padre insistió repetidame­nte en dos necesidade­s actuales: la primera, aprender a escuchar a los jóvenes, ellos tienen mucho que decir. La segunda: saber acompañarl­os con nuestro testimonio de vida. Este tiempo de preparació­n, es una oportunida­d para mejorar nuestra cercanía a los jóvenes, realizando un camino que nos permita celebrar la Navidad en familia, desde el gozo verdadero del Niño Dios que está con nosotros. Una linda Navidad. Ave María Gloria Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén. Día cuarto Jorge Giovanny Pazmiño, O.P. La estrella de la vida: el nacimiento, un don de Dios Benedicto XVI ha afirmado que el ser humano fue creado como ser dialógico: la Palabra creadora «llama a cada uno en términos personales, revelándol­e de esta manera, que la vida y la vocación vienen de Dios.” DIÓCESIS DE AMBATO Oración inicial para todos los días 1. Saludo Dios de infinita bondad, que nos has amado tanto, que nos diste en tu Hijo la mejor muestra de tu amor, para que hecho nuestro hermano en las entrañas de la Virgen María, naciera en un pesebre para nuestra salvación. Te damos gracias por tan inmenso beneficio. En retorno te ofrecemos Señor, nuestra esperanza y deseo sincero de vivir solidariam­ente nuestras relaciones en familia y en comunidad. Amén. La vida debe desarrolla­rse con bondad y mansedumbr­e. Si nos damos cuenta como Dios está enamorado de nuestra pequeñez, Él se hace pequeño para propiciar un encuentro con nosotros. Entonces no podemos cerrarle nuestro corazón. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu santo. Amén. 6. Reflexión - El pesebre está en nuestras casas durante el Adviento, según una tradición que se remonta a San Francisco de Asís. En su simplicida­d, transmite vida; cada personaje está inmerso en esta atmósfera; tiene como centro al niño Jesús, que está colocado en la parte más visible. Belén era un pequeño pueblo de Judea, donde mil años antes había nacido David, el pastor elegido por Dios como rey de Israel. En esta misma ciudad nació el ‘hijo de David’ esperado por siglos, Jesús; en Él se encontraro­n la esperanza de Dios y la esperanza del hombre. - María es Madre de la esperanza. Con su “sí” abrió a Dios la puerta de nuestro mundo. Junto a María estuvo José; también él creyó en las palabras del ángel, y mirando a Jesús en el pesebre, creyó que aquel Niño vino del Espíritu Santo, y que el mismo Señor le ordenó llamarle así, “Jesús”. - La vida debe desarrolla­rse con bondad y mansedumbr­e. Si nos damos cuenta como Dios está enamorado de nuestra pequeñez, Él se hace pequeño para propiciar un encuentro con nosotros. Entonces no podemos cerrarle nuestro corazón. Al contrario, le suplicamos: Señor, ayúdanos a ser como tú, danos la gracia de la ternura en las circunstan­cias más duras de la vida y concédenos estar atentos a las necesidade­s de los demás. 2. Oración inicial Oración final para todos los días 3. Presentaci­ón del personaje Tú eres, María, la experienci­a más bella del Evangelio. En ti, Dios se ha hecho buena noticia para la humanidad. Eres la mujer creyente, que acoge y guarda la Palabra: la mujer joven que entra en el plan de Dios, libre y gozosa. Eres estilo de vida, nueva y fascinante en la historia, eres, María, la Virgen bella y fecunda de Nazaret. Mi corazón se alegra ante la presencia luminosa, mi corazón busca en el tuyo el camino de la verdad, mi corazón se abre a tu vida limpia y profunda, mi corazón busca en tus ojos un camino de libertad. Enséñame, Madre de los jóvenes a decir sí a Jesús con el corazón entero y mi decisión sin límites de construir un mundo nuevo más justo y más fraterno. Amén. El pueblo de belén El nacimiento de Jesús tuvo como escenario el pequeño poblado de Belen, cercad de Jerusalén, llamada la ciudad de David, por ser el lugar en el que nació este rey. Belén representa la humildad y la paz escogida por Dios para ser la cuna de su Hijo unigénito. 4. Lectura bíblica Leamos la palabra de Dios (Lucas 2, 1-20) En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirs­e a su ciudad de origen. José, quien pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirs­e con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraba­n en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénit­o, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. Palabra del Señor. Villancico Ya viene el Niñito Autor: Salvador Bustamante Celi Ya viene el Niñito jugando entre Flores y los pajaritos le cantan amores. Ya se despertaro­n, los pobres pastores y le van llevando, pajitas y flores la paja está fría la cama está dura la Virgen María llora con ternura. Ya viene el Niñito jugando entre flores y los pajaritos le cantan amores. Ya no mas se caen, todas las estrellas a los pies del niño, más blancos que ellas Niñito bonito manojo de flores Llora pobrecito por los pecadores. 7. Compromiso El animador invita a hacer silencio, para poner en las manos del Señor las dificultad­es y los atentados contra la vida. Después invita a orar con la plegaria de los hijos de Dios. 5. Meditación “Todo fue creado por él y para él» (cfr. Col 1,16), la Sagrada Escritura orienta a leer el misterio de la vocación como una realidad que viene marcada por la creación de Dios. Dios nos llama al ser y a la vida. El papa Paulo VI afirmó que la vida de todo hombre es una vocación dada por Dios para una misión concreta. 8. Padre Nuestro 9. Oración final 10. Villancico­s

© PressReader. All rights reserved.