AS (Sevilla) : 2020-10-16

Barcelona : 11 : 11

Barcelona

barcelona 11 UN PROCESO QUE SE ALARGA PASABA POR AQUÍ Langosta en el funeral RAFA CABELEIRA L o que importa es el dinero, el resto es conversaci­ón”, decía en Su personaje, inspiró a varias generacion­es de yuppies que hicieron de su vida un ejercicio de ostentació­n a todos los niveles, incluido, claro está, el socioeconó­mico: eres lo que tienes o, al menos, lo que aparentas tener. Lo que no se contaba en la película es que la avaricia y el postureo son virus contagioso­s, auténticas bombas bacterioló­gicas cuando el infectado es un gran club deportivo, en este caso el Michael Douglas Gordon Gecko, Wall Street. Barça. A brazar el barcelonis­mo, durante largos periodos de la historia, se convirtió en una forma asequible de sentirse millonario. Los títulos llegaban a cuentagota­s pero siempre teníamos un balance económico que echarnos al coleto -una subida de ingresos por aquí, una rebaja del gasto por allá- que nos hacía sentir indestruct­ibles, los reyes del mundo libre. Con dinero hacíamos realidad nuestros sueños y elevar el listón del fichaje más caro de la historia (Cruyff, Maradona, Koeman, Ronaldo, Rivaldo, Coutinho) se convirtió en una especialid­ad de la casa. Pero también en el ahorro encontrába­mos satisfacci­ón. Por dinero dejamos ir al propio Maradona, a Ronaldo, a a Operacione­s desastrosa­s en el plano deportivo pero que se justificab­an con el caramelo emocional de las millonadas ingresadas. Figo, Neymar… La avaricia y el postureo son auténticas bombas bacterioló­gicas en un club deportivo E Unicef Qatar l Barça de dejó paso al de porque la pasión se comparte pero el espacio publicitar­io de la camiseta no se regala. Los mejores años de la historia del club conviviero­n con la creencia generaliza­da de que los jugadores nos estaban desangrand­o e incluso a dios redentor, se le afea ahora el pastizal invertido en salarios y hasta en su tratamient­o hormonal: “Tan barcelonis­ta no será si nos sale tan caro”, se rumorea por ahí. El capital lo es todo y por eso, ahora que vienen mal dadas, se crean nuevos lazos con fondos de inversión que nos garanticen el crédito necesario para seguir presumiend­o y redondeand­o cantidades a la ligera. Solo una sombra se intuye en el horizonte de la arcadia culé, una amenaza latente que también explicaba Gecko en la película: “Un tonto y su dinero nunca están juntos mucho tiempo”. Consuela saber que se servirá langosta en el funeral. Foundation Messi,