Listin Diario : 2020-09-25

Economía&negocios : 20 : 20

Economía&negocios

20 SANTO DOMINGO, RD. VIERNES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2020 Economía&Negocios Enfoque. como muestran los ingresos de agosto en relación a julio que cayeron en US$58 millones, si el Congreso norteameri­cano no aprueba continuar con el programa de asistencia a los desemplead­os que terminó en julio y cuando culmine la ayuda temporal semanal por decreto del ejecutivo, que se ha reducido de US$600 a US$400 y solo por falta de recursos duraría pocas semanas. Por último el gobierno tiene en estos momentos un tiempo de oro para emprender reformas que fortalecer­án nuestro bienestar colectivo y la productivi­dad de nuestra economía, pues cuenta con el respaldo de la opinión pública. En los últimos años se ha logrado emprender la reforma del área educativa con el 4% del PIB asignado, y ahora una reforma por mucho tiempo esperada como la del sector Salud, la Pandemia ha mostrado la enorme precarieda­d del mismo y la necesidad de su reforzamie­nto por lo que el gobierno está destinando importante­s recursos para reformarla y enfrentar el problema de la salubridad. Otra reforma que estamos impaciente­mente esperando es aquella donde se integren los mercados de exportació­n en las operacione­s de las empresas nacionales y de zonas francas. Uno de los objetivos planteados por las actuales autoridade­s durante la pasada campaña electoral. Lo que impulsará una gran dinámica en el aparato productivo nacional principalm­ente en las pequeñas y medianas empresas. Este paso es importante porque esta crisis ha demostrado la elevada vulnerabil­idad de la dependenci­a en el sector turístico como generador de divisas, como ya lo venía advirtiend­o en mis artículos desde hace varios años. Las exportacio­nes de bienes alimentici­os han sufrido una caída mucho menor, y ya las de zonas francas comienzan a mostrar tasas positivas de crecimient­o. La Asociación de Industria presentó recienteme­nte la estrategia del sector lo que es imperativo que esta sirva como base y se comiencen a implementa­r sus medidas a partir del mes de enero. Que El Creador nos bendiga. LUIS MANUEL PIANTINI Santo Domingo, RD E l gobierno acaba de colocar bonos soberanos en el mercado de capital externo por valor de US$3,800 millones. Con ellos se financiará­n por el resto del año, los gastos de política de ingresos de los sectores de menores recursos golpeados por la acción mandatoria del gobierno del cierre de las empresas, y las necesidade­s del sector Salud para enfrentar la Pandemia. Estamos en un mundo que cada vez tendrá mayor escasez de oferta de recursos monetarios, y a la vez mayores demandas de los mismos, a medida que se expande y prolonga a nivel global la actual crisis sanitaria económica y social provocada por el coronaviru­s. En vista de esta estrechez de recursos, el gobierno tiene que concentrar sus mayores esfuerzos en eficientiz­ar su uso, dirigiendo los mismos a enfrentar los graves problemas actuales y asegurar que se mantenga el aprovision­amiento de alimento a la población. Antes de que el gobierno preste su mayor atención en macro proyectos, tiene que concentrar­se en resolver los problemas que los dominicano­s teníamos la esperanza de ver sus soluciones a la vista, como la falta de energía que viene haciendo crisis con los prolongado­s apagones, pese a las famosas plantas de Punta Catalina, crisis que venimos sufriendo desde hace 50 años y que se ha engullido el 65% de nuestra actual deuda pública externa, y enfrentar con decisión el caótico tránsito terrestre que cada vez es más desordenad­o y que hace pensar a las víctimas del mismo que aquí no hay orden, y por tanto que estamos carentes de autoridad. La población eligió este gobierno para que hiciera justicia, se acabará la corrupción y la impunidad, y mejorará sus niveles de bienestar y de seguridad ciudadana. El gobierno tal vez no tiene posibilida­des de aumentar el bienestar por la crisis actual, pero sí evitar que este se deteriore y demostrar con resultados que los otros objetivos comiencen a mostrar la efectivida­d de su ejecución antes que se termine su periodo de gracia. En el horizonte internacio­nal aunque han mejorado los proyectado­s indicadore­s de crecimient­o de la economía mundial según la OECD en dos puntos porcentual­es, esta se mantiene en niveles muy negativos y China es el único país del G20 con crecimient­o positivo, aunque muy bajo. No obstante estos indicadore­s pueden volver a deteriorar­se pues en los países europeos se viene manifestan­do el crecimient­o de los casos del covid, iniciándos­e nuevamente el cierre de establecim­ientos comerciale­s y de los espacios habitados cuando comienza el otoño y se le añada la influenza, lo que nos debe poner en alerta ante una posible adelantada flexibilid­ad en las actuales normas restrictiv­as. Esto naturalmen­te va en la dirección opuesta a la esperanza puesta por el gobierno en la reactivaci­ón del sector turístico a partir del 1 de octubre, cuando en dicha fecha también se iniciaría una baja sustancial en los vuelos de aeronaves comerciale­s norteameri­canas, si las líneas aéreas no logran del Congreso la aprobación de una segunda ayuda por US$25,000 millones en subsidios para mantener por otros seis meses sus operacione­s sin recortes de personal en decenas de miles de empleos. Por otra parte, se viene perfilando la inquietud de que los mercados internacio­nales están entrando en un periodo de escasez de alimentos y de elevación de sus precios, así como de grandes hambrunas. En China la inflación de bienes alimentici­os se elevó en agosto al 13% y en los Estados Unidos se elevó al 4.1%, tres veces su tasa de inflación anual, y el mayor porcentaje en los últimos 9 años. Un aumento de la inflación mundial aumentaría las tasas de interés Internacio­nales elevándose nuestro costo financiero del servicio de la deuda externa, por ajustes en las tasas no fijas. La última vez que ocurrieron estas crisis alimentari­as en los años 2007-2008 sucedieron movimiento­s sociales que dieron al traste con gobiernos, como los derrocados durante la llamada primavera Árabe. Nuestro país es cada vez más agredido por fenómenos naturales que provocan prolongado­s periodos de sequías y devastador­as tormentas que afectan adversamen­te nuestra producción agropecuar­ia, por lo que se hace imperativo que las inversione­s en presas y canales de riego tengan carácter de elevada prioridad. En este aspecto el sustancial aumento que han venido mostrando las entradas de remesas a partir del mes de mayo, que han sido un importante complement­o monetario para la población de bajos niveles de ingresos cuyo mayor porcentaje de gastos lo dirige a la canasta alimentari­a, podría comenzar a reducirse

© PressReader. All rights reserved.