ABC Color : 2020-11-13

LOCALES : 20 : 20

LOCALES

20 Viernes 13 de noviembre de 2020 POLICÍA INTERCEPTÓ EL PRIMER ENVÍO DE LOS EXPLOSIVOS QUE IBAN A USARSE EN EL OPERATIVO Abortan ataque con coche bomba del PCC contra la cárcel de Cambyretá La Policía y el Ministerio de Justicia abortaron ayer lo que pudo haber sido un histórico ataque del PCC, nada menos que con un coche bomba, para liberar a sus líderes recluidos en la cárcel de Cambyretá. La fuga masiva se evitó con la incautació­n de 18 kilos de dinamita en gel. El relevante operativo se ejecutó ayer a las 03:30 en el peaje de la ciudad de Coronel Bogado, departamen­to de Itapúa, donde fue retenido un colectivo de la empresa Río Paraguay que salió de la Terminal de Ómnibus de Asunción a las 22:30 del miércoles. La intercepta­ción fue hecha por agentes de Antisecues­tro, de la FOPE y de Investigac­iones de Itapúa. En la valijera del medio, un can antiexplos­ivo detectó un bolsón que contenía 12 cartuchos de dinamita en gel de un kilo y medio cada uno, además de tres tubos detonadore­s y rollos de cordón detonante. Incluso, una de las bananas de dinamita ya tenía colocado uno de los detonadore­s y si el bolso iba en la valijera de atrás se podría haber activado con el calor del motor o el movimiento del micro, lo que a su vez El jefe de Antisecues­tro, comisario Nimio Cardozo, y el explosivis­ta de la FOPE, oficial inspector Carlos García (con casco), revisan los explosivos incautados ayer en el Sur. Julio César Romero Torales José Lucas Nolberto de Inteligenc­ia Penitencia­ria del Ministerio de Justicia, con policías de Antisecues­tro de Asunción, a partir de las últimas incautacio­nes de celulares en las requisas en los pabellones del grupo criminal PCC en las distintas cárceles. En este caso, los investigad­ores descifraro­n una red de comunicaci­ón de los reclusos del PCC y, particular­mente, una empleada por hubiese provocado una tragedia sin precedente­s. Por lo visto, el bolsón fue alzado en Asunción y sería recogido en la terminal de Encarnació­n, que quedaba aún a 42 kilómetros de distancia. que completar 40 kilos de dinamita para usarlos con un coche bomba que derribaría el muro de la cárcel. Inicialmen­te, el ataque y la fuga masiva se iban a cometer el 25 de diciembre próximo, pero repentinam­ente los planes del PCC se adelantaro­n, por lo que las autoridade­s también tuvieron que actuar ayer, para cortar de raíz. el paraguayo Julio César Romero Torales, de 30 años, preso desde el 2016 por tráfico de marihuana en Yatytay, y el brasileño José Lucas Nolberto, de 22 años, recluido desde 2016 por asalto en Pedro Juan Caballero, quienes serían los jefes del PCC en la prisión sureña. La informació­n manejada daba cuenta de que se tenían los cabecillas encerrados en el Centro de Rehabilita­ción Social (Cereso) de Cambyretá, donde de hecho hay un pabellón especial, similar a las prisiones federales de Estados Unidos, en la que hay 86 integrante­s de la citada facción. El seguimient­o Los 18 kilos de explosivos fueron incautados gracias al paciente seguimient­o que hicieron funcionari­os de la Dirección Cabecillas Los dos principale­s ideólogos del ataque eran, supuestame­nte, Los agentes penitencia­rios de la cárcel de Pedro Juan Caballero se solidariza­ron ayer con sus compañeros cesados. La propiedad donde fueron encontrado­s ambos cuerpos. Sesión virtual del Jurado de Enjuiciami­ento de Magistrado­s.