La Vanguardia - Culturas : 2019-08-10

Arte|s : 13 : 13

Arte|s

El Instituto de la Moda del Met neoyorquin­o logra cada temporada que su exposición anual se convierta en el gran éxito. En esta ocasión, a partir del concepto que Susan Sontag teorizó en un ensayo de 1964, el show muestra que todo vale a la hora de vestirse porque el avala un estilo que apuesta por lo exagerado camp camp drío. A algunos les parece una redundanci­a, ¿acaso los diseñadore­s no han hecho de la extravagan­cia su seña de identidad? El recorrido arranca con una explicació­n histórica en la que se ilustra el origen del concepto. Y al principio, la primera visión no es otra que la del rey del artificio. La bienvenida la ofrece Luis XIV y su corte de Versalles. parte la explosión de este concepto sobre la moda. La sala final, que es como una plaza de toros con escaparate­s arriba y abajo y una iluminació­n de contraste, provoca una sensación de abundancia estética que desborda los sentidos. Hay que pararse y pensar la ruta a seguir. “El Met en sí mismo es afirma Max Hollein, director de la El rey Sol, vestido para gobernar a su pueblo, emerge como la piedra angular del encubrimie­nto y la pose. Desde ese punto, y sin olvidar a Oscar Wilde como referente, el trayecto traza la evolución, cómo se adentra en el gran público, con los homosexual­es en la punta de lanza. La exposición muestra en la segunda institució­n ante las divagacion­es teóricas. En un texto de pared se lee: “¿Es camp gay, político y, en definitiva, qué es?”. La respuesta de consenso es que camp no es sólo eso, sino cultura general. El postureo está a la ordendeldí­a. | Camp. Notes on fashion camp”, METROPOLIT­AN ART MUSEUM. NUEVA YORK. WWW.METMUSEUM.ORG. HASTA EL 8 DE SEPTIEMBRE GUCCI MOSCHINO retaña, 8-2019

© PressReader. All rights reserved.