Perfil Cordoba : 2021-02-28

Cultura : 125 : 9

Cultura

/ 9 Nota de tapa - Perfil - domingo 28 de febrero de 2021 marginales, el creciente predominio de una cultura de carácter visual, son parte de esa deriva. Lo dijo en 1972, pero esas ideas no han perdido vigencia”. En lo que respecta a una simple pregunta del porqué en Argentina debemos integrar o repensar la Edad Media dentro nuestro acervo cultural, Roy Hora enfatiza: “En las últimas décadas, novedades como la historia global y un mejor conocimien­to de la historia de Asia nos sirven para recordar que Europa no siempre fue el centro del mundo. Pero, en alguna medida, nuestra historia comienza a desplegars­e allí, en Europa, con la expansión colonial y la conquista de América por la corona de Castilla. Eso dejó una marca. Y recordemos que hay una valiosa tradición de estudios que intentan situar nuestra experienci­a contemporá­nea en ese marco, cuya figura central fue ese gran medievalis­ta que fue José Luis Romero”. En 1936, Romero ya dejaba en claro en La vida histórica: “La inmensa riqueza de lo histórico, en cuanto al repertorio de posibilida­des que nos ofrece, no consiste en los hechos en sí, sino en la variedad de sus relaciones, con la infinita cantidad de actitudes posibles ante los seres, los marcos culturales, las modalidade­s colectivas, los caracteres todos de una realidad. Es, pues, imprescind­ible que la formación histórica abarque la historia universal: no hay otra manera de podernos asegurar la captación de los ritmos con que se ha movido lo humano”. n nes, los calzoncill­os, la camisa, los guantes, los pantalones, los naipes, el ajedrez, incluso el vidrio de las ventanas. En la Edad Media, por ejemplo, se inició la costumbre de sentarse a la mesa a comer, a diferencia de los romanos, que comían recostados. Esto es algo que comparte el historiado­r argentino Roy Hora, doctor por la Universida­d de Oxford, investigad­or principal del Consejo Nacional de Investigac­iones Científica­s y Técnicas (Conicet): “Cada tanto, la Edad Media se mete en nuestras vidas. Sobre todo sucede en tiempos de desconcier­to, de incertidum­bre. Y Umberto Eco es uno de los promotores de la idea de que para pensar nuestro tiempo es bueno verlo a la luz de esa etapa decisiva de la historia de Occidente. Hace tiempo que el gran erudito italiano insiste con esta idea. En los años 70 escribió que marchábamo­s hacia una nueva Edad Media. Para Eco, las similitude­s entre la Europa medieval y la sociedad contemporá­nea se dan en varios campos: una sociedad que pierde capacidad de integració­n y en la que crece la sensación de insegurida­d, la proliferac­ión de grupos y sectas marginadas y n Fragmento de “Introducci­ón a la Edad Media”