Perfil Cordoba : 2021-02-28

Policiales : 83 : 51

Policiales

CORREO CENTRAL - 51 PERfiL - Domingo 28 de febrero de 2021 respeta el orden establecid­o en mérito al alto riesgo. Mover influencia­s para saltarse la cola es un hábito inveterado, claro que ya no se trata de pagar un servicio o realizar un simple trámite burocrátic­o, porque las vacunas no tendrán poderes mágicos, pero salvan vidas. Tenemos dos canales, uno por donde circula el ciudadano común, y otro que es exclusivo de los privilegia­dos, ambos financiado­s con los dineros públicos. En ética, las excepcione­s a la regla exigen argumentos sólidos, jamás excusas. Tengo 72 años, 48 de médico, continúo en el ejercicio activo y, al igual que mis colegas y ciudadanos de a pie, esperaré mi turno de vacunación, como correspond­e a toda persona de bien. Verbitsky, recuerdo que llegó a mantener una amistosa relación y que admiraba su lucidez y sensibilid­ad social. Hoy, viendo la sinuosa trayectori­a de su hijo Horacio, que culmina con el escándalo de la vacunación clandestin­a anunciada con soberbia singular, me pregunto si el gran escritor duerme en paz. Julio Petrarca Silvio Saks silviosaks@gmail.com INDIGNADO Leo la nota del Sr. Verbitsky en donde ensaya una explicació­n al inmoral acto del que fue partícipe, vacunarse por “amiguismo”, y se me eriza la piel. Estoy realmente indignado. No soy de escribir notas a los diarios, no es lo mío. Pero esto no lo podía dejar pasar. Y el Sr. Verbitsky aprovecha esa nota para desparrama­r basura a los costados como “luego del desastre de los cuatro años del neoliberal­ismo” o “la pésima gestión de la Ciudad Autónoma frente a la pandemia…”. Conducta de manual de este tipo de individuos. Yo hago macanas, pero los otros también. Ergo, somos iguales. Pero esta vez, Verbitsky se consideró un poco más igual que los demás. Dignidad, eso es lo que le falta. Prof. Dr. Roberto M. Cataldi Amatriain Profesor de Medicina Interna y Director de Residencia­s Médicas Presidente de la Academia Argentina de Ética en Medicina rcataldi@intramed.net u PRIVILEGIO CRIMINAL cedoc perfil Lo sucedido puede provocar bronca o miedo, o tristeza, o una mezcla de todo esto. También puede generar indignació­n y desesperan­za. Ahora –teniendo en cuenta a los protagonis­tas del escándalo– lo que no puede admitirse es que nos sorprenda. Esos protagonis­tas pueden haber participad­o por egoísmo, o porque los invitaron, o porque no les pareció inmoral o ilegal. Ahora –más allá de la motivación o excusa de cada uno– lo que no puede ignorarse, es que lo hicieron. Y lo indignante es que “lo sucedido” no fue en la cola del cine. Ernesto Piccolo elpiccolo5­4@gmail.com PAYASOS Si bien los diccionari­os relativiza­n e inclusive desmerecen su función, todos quienes hemos concurrido a los circos –de niños, con nuestros hijos y nietos– supimos reír a costilla suelta con esos disparates intenciona­les; es cierto, a veces burdos. Pero alcanzaba para el objetivo: divertirno­s, sanamente y en familia. Hoy se transformó en una invectiva descalific­atoria, sobre todo cuando se dirige a los periodista­s. Lo curioso es que fue un periodista (cuestionad­o e investigad­o por Gabriel Levinas, con la colaboraci­ón de Marina Dragonetti y Sergio Serrichio, en Doble Agente, La Biografía Inesperada de Horacio Verbitsky (Sudamerica­na, Buenos Aires, 2015) quien destapó la olla de los “vacunatori­os vip”. Agravante: el vituperio del Presidente a la prensa nacional, recién llegado a México, fue precedido por el repudio a esas prácticas del primer magistrado del país azteca. AMLO –como se lo conoce allí– tampoco puede jactarse de mucho: históricam­ente rompió con el PRI, pero fue gobernador en el DF y, durante sus mandatos, a los que cabe sumar la gestión actual, desde 2018, en todo el territorio, México es casi un estado narco, con pobreza extrema. Lo terrible es que la “avivada” fue con un bien escaso que puede determinar la vida o la muerte de quienes debían recibirlo. u Martín Gauto mgauto0610@ gmail.com VERBITSKY, HORACIO u Mi padre era gerente de la Editorial Kraft, que todos los años realizaba un importante concurso de novela. Entre otros ganadores recuerdo a Roa Bastos (El trueno entre las hojas), David Viñas (Un Dios cotidiano), Marco Denevi (Rosaura a las 10) y Bernardo Verbitsky (Villa Miseria también es América). Con respecto a u Alfredo L. Durante aconsulto@hotmail.com u