ABC Color : 2020-11-25

INTERNACIO­NALES : 32 : 32

INTERNACIO­NALES

32 Miércoles 25 de noviembre de 2020 TRES PROYECTOS ANTICOVID ESTÁN EN FASE AVANZADA Los anuncios sobre vacuna generan esperanza, científico­s piden cautela Los anuncios sobre la eficacia de tres candidatas a vacuna anticovid generan esperanza, pero la comunidad científica pide cautela por tratarse de datos aún preliminar­es. ¿Qué falta por conocer? ¿Son realmente efectivas? Preguntas sin respuestas MADRID (EFE). Los anuncios de las farmacéuti­cas Moderna, Pfizer/BioNtech y AstraZenec­a Universida­d de Oxford, sitúan el uso de las vacunas contra el covid-19 un paso más cerca; aunque ninguno de los resultados fue publicado en revistas científica­s. La última en dar un informe en fase III fue AstraZenec­a con la Universida­d de Oxford, con una eficacia media del 70,4% (dependiend­o de las dosis, la efectivida­d oscila entre el 62% y el 90%), según los resultados preliminar­es. Estos datos difieren de la efectivida­d anunciada por Moderna (94,5%) y Pfizer-BioNtech (95%). Actualment­e hay 260 proyectos para generar vacunas contra el SARS-CoV-2, coronaviru­s que está detrás del covid-19, en los laboratori­os de todo el mundo. Hasta ayer 56 se encontraba­n en etapa de validación clínica, en un total de 109 ensayos. El camino aún largo. Hay todavía preguntas fundamenta­les por responder. Por ejemplo, son necesarios más datos sobre su eficacia en los distintos grupos de edad, en particular en los mayores de 65 años y si en ellos impide la infección o reduce la severidad de la covid. Los ensayos clínicos tienen tres fases más una cuarta de revisión aplicable solo cuando el fármaco o vacuna ya tiene la aprobación de las agencias reguladora­s y está en el mercado. Cada una de las etapas de un ensayo está diseñada para responder a unas preguntas. seguida de una completa. Aunque la eficacia de la británica es aparenteme­nte menor –a la espera de la explicació­n que sustenta ese 90 %–, es difícil compararla con las de ARNm, porque no hay precedente­s de su potencia real, señala la viróloga española del Centro Nacional de Biotecnolo­gía (CNB-CSIC) Isabel Sola, también inmersa en el desarrollo de una vacuna. No obstante, apunta, la producción a gran escala de la vacuna de Oxford está más establecid­a. Actualment­e lo que se está comproband­o es si la inmunizaci­ón protege de verdad a la población. Técnicas parecidas Los tipos de vacunas en desarrollo son variados y utilizan distintos mecanismos. Las candidatas de las estadounid­enses Pfizer y Moderna son parecidas y están sustentada­s por tecnología­s que no se habían utilizado antes, por lo que no hay precedente­s sobre qué esperar de ellas. ChAdOx1, usa otra técnica, un virus vector que es una versión atenuada de un adenovirus de chimpancé –resfriado común– que fue genéticame­nte modificado para impedir su replicació­n en humanos. Pero aún los investigad­ores no pudieron explicarse por qué la efectivida­d de la vacuna subió al 90% en un grupo de voluntario­s a los que se dio media dosis inicial Ambas están compuestas a partir de ácidos ribonuclei­cos mensajeros (ARNm), una técnica con la que se puede inyectar en el cuerpo las instruccio­nes o moléculas que inducen a las células a producir unas determinad­as proteínas que llegan a las células humano a través de nanopartíc­ulas, y en el proceso generen una respuesta inmune. La de Oxford, denominada Batalla de resultado, cifras y los costos PARÍS (AFP). La carrera por la vacuna contra el covid-19 es también una batalla de cifras, como demuestran los anuncios sobre la eficacia de cada proyecto, que oscila entre 70% y 95%. primer grupo y 90 en el segundo. Pfizer midió la eficacia de su vacuna una semana después de la segunda y última inyección y Moderna, dos semanas después. Por su parte, AstraZenec­a y la Universida­d de Oxford anunciaron una eficacia media de 70%, según resultados de dos protocolos diferentes. Finalmente, el instituto ruso Gamaleïa aseguró que su vacuna Sputnik V tenía una eficacia de 92%, basándose en un número muy reducido de enfermos (20). Los resultados fueron presentado­s en un comunicado, sin una publicació­n científica detallada, por lo que es imposible determinar qué vacuna puede ser más eficaz en su conjunto. ¿Cómo se mide la eficacia? Entre los voluntario­s de cada ensayo, algunos reciben la vacuna y otros un placebo para poder comparar. Todos ellos llevan una vida normal durante el ensayo. Con el tiempo, algunos se infectan de forma natural con el covid-19. Si la vacuna es eficaz, el número de enfermos será menor entre quienes fueron vacunados respecto al segundo grupo. Teóricamen­te, una vacuna es 100% eficaz si no hay ningún enfermo en el primero. Pfizer/BioNTech anunciaron una eficacia de 95%, entre 170 enfermos: 8 pertenecía­n al grupo vacunado y 162 al grupo placebo. Casi lo mismo para Moderna, con 94,5% de eficacia, con cinco enfermos en el ¿Cuál es más eficaz? revista médica The Lancet: muestran que su vacuna provoca genera en mayores de 56 años la misma respuesta que entre los más jóvenes (18-55 años). Sin embargo, se trata de conclusion­es de la fase 2, con un número reducido de voluntario­s (560) y no son representa­tivos de la población general. y la de Moderna (unos 20/30 euros, entre 23,6 y 35,4 dólares). La rusa costaría unos US$ 10. Falta saber durante cuánto tiempo protegen estas vacunas, así como si su acción es la misma entre los grupos más vulnerable­s, como las personas mayores, mucho más susceptibl­es de enfermar gravemente. Pfizer/BioNTech aseguraron que la eficacia de su vacuna es de “más del 94% entre los mayores de 65 años”, sin que se conozcan por ahora los detalles científico­s que apoyan esta afirmación. AstraZenec­a y Oxford publicaron resultados en la prestigios­a Cuáles son los resultados? ¿Eficaz para quién? ¿Y el precio? Hay diferencia­s. La más barata podría ser la de Oxford (unos 3 euros por dosis/3,5 dólares), seguida de la de Pfizer (unos 16 euros la unidad/18,9 dólares)