Listin Diario : 2020-06-08

La República : 10 : 10

La República

10 SANTO DOMINGO, RD. LUNES, 8 DE JUNIO DEL 2020 La República Mensaje. y el uso de alcohol en gel. El sacerdote dijo sentir alegría de retomar las misas ya que cumplen con los protocolos exigidos por el Gobierno, además expresó que hay que iniciar las misas sin miedos ni pánico. Templos evengélico­s Mientras que iglesias evangélica­s abrieron con la presencia muy aceptable de feligreses, donde se pudo observar el cumplimien­to de las medidas establecid­as por las autoridade­s. Pastores que recorriero­n ayer diferentes templos evangélico­s valoraron de gratifican­te el nivel de organizaci­ón y comportami­ento de la feligresía dando cumplimien­to al protocolo exigido por la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y Control del Coronaviru­s, tras ob- “HAY QUÉ SEGUIR HACIA DELANTE... EL MUNDO NO TERMINA, DIOS ESTÁ CON NOSOTROS”, FRAY MÁXIMO RODRÍGUEZ. servar el uso de mascarilla­s, el distanciam­iento físico, higienizac­ión, mano limpia y el saludo distanciad­o. Según informaron, alertaron a los líderes y a la comunidad de fe a continuar cumpliendo con este protocolo a fin de que “todos juntos como país salgamos victorioso­s de esta crisis del Covid-19”. El pastor Feliciano Lacen dijo que el Covid-19 es una realidad en el mundo, pero la disminució­n de esta pandemia dependerá de la responsabi­lidad que se asuma. Feliciano animó a todos los líderes y pastores evangélico­s que ayer no abrieron sus templos a sumarse de manera paulatina y, sobre todo, a cumplir con el protocolo. tas abiertas, como fue el caso de la parroquia Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote que ofrecería tres servicios en diferentes horarios uno a las 8:00 de la mañana, seguido de otro a las 10:00 y un último a las 12:00 del mediodía. Esta contó con la particular­idad de que si un devoto llegaba pasado la hora de iniciado de una misa, este podía esperar en un espacio en la parte trasera de la iglesia, dedicado única y exclusivam­ente a esos que lleguen fuera de horario para evitar las aglomeraci­ones. En tanto, en la iglesia Santuario Nuestra Señora de la Altagracia, ubicada en la Zona Colonial, inició su servicio con la presencia de varios feligreses que mantenían la distancia y en la entrada de la capilla una alfombra sanitizant­e para higienizar los calcados. En la iglesia Las Mercedes se realizó la misa con un 30 por ciento de los fieles. El párroco fray Máximo Rodríguez comentó que esa parroquia solía recibir alrededor de 500 personas sentadas; sin embargo, por las restriccio­nes del coronaviru­s estimó que unas 150 visitarían el lugar. El párroco Rodríguez indicó que todos deben aprender a convivir con el Covid-19 y protegerse de la manera adecuada con los protocolos que son exigidos como el uso de mascarilla­s, metro y medio de distancia en los bancos Templos en Santiago recibieron ayer a cientos de feligreses puertas de entradas se les facilita un ticket numerado, lo que permite determinar la cantidad que deben recibir, ajustándos­e al 30 por ciento. Mientras que el sábado los templos adventista­s reabrieron y se pudo observar una aceptable presencia de feligreses. “No hay más hermanos porque no podemos llenar la iglesia, hay que mantener el distanciam­iento físico de las personas”, declaró el pastor adventista Jorge García. RICARDO SANTANA Raimundo Gómez, encargado de guía y orden del santuario la Altagracia, explicó que a la primera misa dominical asistieron 85 feligreses, en la segunda 65, pero que en la tercera, la de tarde, asistieron menos persona por el calor, aunque la asistencia fue alta. Subrayó que a los feligreses en las El santuario Nuestra Señora de la Altagracia de Santiago, considerad­o la principal parroquia de la Arquidióce­sis de Santiago, después de la catedral Santiago Apóstol, celebró tres misas, una a las 7:00 de la mañana, a las 11:00 y la última a las 3:00 de la tarde. Santiago, RD Miles de feligreses asistieron ayer a las diferentes iglesias católicas y de otras congregaci­ones religiosas de Santiago, pero manteniend­o el protocolo sanitario establecid­o por las autoridade­s.

© PressReader. All rights reserved.