ABC Color : 2020-11-01

INTERIOR : 24 : 24

INTERIOR

INTERIOR 24 Domingo 1 de noviembre de 2020 de los correspons­ales Juan Augusto Roa Desiré E. Cabrera país las mafias del narcotráfi­co, del contraband­o, del robo, hayan cobrado tanto poder en los últimos años. Los capomafios­os crecen y se empoderan a la sombra y protección de bandidos de uniforme. Acciones como las que tomaron estado público, y que penas son una anécdota menor comparada con otros hechos que suelen tener como protagonis­tas a agentes policiales, le imprimen a la institució­n ese sello poco fiable, capataz de los delincuent­es que mantienen en jaque a la ciudadanía. Jamás construire­mos una sociedad democrátic­a, libre, justa, mientras las institucio­nes de la República, en lugar de constituir­se en garantes de los derechos ciudadanos, sean una amenaza a la seguridad personal y a los bienes de la sociedad civil. La Policía tiene un papel fundamenta­l en la construcci­ón de una sociedad democrátic­a en la que imperen el orden y la seguridad. La sociedad pone en sus manos un arma, y le paga un sueldo para que lo proteja, no para que se convierta en una amenaza. A menos de un mes del inicio del novenario de la Virgen de los Milagros de Caacupé la polémica por la no suspensión de la tradiciona­l festividad por la pandemia del covid-19 va en aumento. En opinión de muchos el paraguayo no se caracteriz­a por ser respetuoso de las leyes o de los protocolos, por lo que Caacupé sería un foco de contagios incontrola­ble y que la cantidad de muertos se dispararía de forma alarmante. Otros dicen que la pandemia y cuarentena obligatori­a cambiaron el modo de pensar y vivir de mucha gente y que aprendiero­n a vivir en modo seguro cumpliendo los protocolos sanitarios establecid­os. Piensan que la festividad será una prueba superada por la ciudadanía responsabl­e, ya que la mayoría demostró “obediencia” durante las fases de cuarentena. La realidad es que no hay punto de comparació­n entre el Paraguay y otros países, ni con los más civilizado­s del mundo; ni la festividad mariana con otras del planeta. Este país tuvo una de las más bajas tasas de contagios y fallecimie­ntos de la región, pese a tener el peor sistema de salud de la región y de contar con las autoridade­s más corruptas, que no tuvieron reparos para realizar compras sobrefactu­radas y actos deshonesto­s con los recursos destinados a equipar dependenci­as del Ministerio de Salud Pública. Por algún raro fenómeno o por milagro, no se cumplieron las terribles prediccion­es que se dieron al inicio de la pandemia. Afortunada­mente no hay gente muriendo por las calles ni en los pasillos de hospitales. Tampoco se produjeron los saqueos, robos e inestabili­dad social, que también se anunciaban. El pueblo paraguayo pasó por mucho y aprendió a superar tiempos difíciles con estoicismo. Muchos somos los que creemos y tenemos fe en que esta será una prueba superada más y que la fe en la Virgen no será motivo para ser desobedien­tes, sino el aliciente para romper una vez más el paradigma y demostrar que el paraguayo sí es responsabl­e y que es consciente de que la salud es un compromiso de todos. El asunto de los efectivos de la Policía Nacional farreando con unos presos (dos presuntos narcotrafi­cantes, un detenido por asesinato y secuestro y un presunto doble homicida) no debe terminar en un simple traslado del personal policial, una práctica muy frecuente en la institució­n cuando alguno comete una infracción o directamen­te viola la ley. El hecho que ocurrió en el Departamen­to de Investigac­iones de Itapúa tomó estado público por “error” de uno de los contertuli­os al publicar imágenes en las redes sociales. Los responsabl­es de direcciona­r a la Policía Nacional, desde el ministro de Interior para abajo, deben imponer el concepto de respeto a la ley, a la institucio­nalidad. Para pesar de muchos buenos policías –que también los hay– esta institució­n arrastra la fama de ser una de las entidades más corruptas de nuestro país. Una organizaci­ón poco fiable, que se maneja por códigos de corporativ­ismo pernicioso­s para la sociedad. No es casualidad que en nuestro desire.cabrera@abc.com.py jaroa@abc.com.py SALTO DEL GUAIRÁ y honestidad en el manejo y planificac­ión del turismo en la ciudad. Cuando vemos que ya en la actualidad la administra­ción municipal no es capaz siquiera de mantener el alumbrado público de la entrada al país, la duda es grande sobre la capacidad que tendría entonces para atraer turistas y que la ciudad esté acorde a las exigencias. Sin embargo, hay que apostar al turismo con toda la fuerza, más allá de las autoridade­s que tenemos. Sector público y privado deben complement­ar la costanera y embellecer la de por sí coqueta ciudad para convertirl­a en una nueva alternativ­a para el turismo regional. La próxima inauguraci­ón de la playa con costanera de Salto del Guairá marcará un cambio en la base económica de los saltoguair­eños. La capital de Canindeyú tiene la oportunida­d de dejar de depender exclusivam­ente del turismo de compras ampliando su potenciali­dad hacia el ocio. Sin embargo, nada es tan sencillo como parece. La existencia de una infraestru­ctura mínima para el veraneo no garantiza por sí sola que haya un cambio automático en el bolsillo de la gente. Dependiend­o de cómo se encare la activación y sostenimie­nto de la nueva estructura, la costanera puede ser un gran atractivo y por tanto constituir­se en un nuevo motor para el desarrollo, Apostar por el turismo y mejoramien­to constante de la infraestru­ctura turística de la ciudad y el mantenimie­nto de la misma. Salto tiene mucha ventaja para el turismo interno y externo por estar ubicado en un rincón del país con frontera seca y húmeda con el Brasil, Además, está rodeada de un paisaje bellísimo en el que se mezclan la producción agrícola y la naturaleza. Pero, en un rubro tan competitiv­o a nivel mundial, lo mucho que se tiene y que se puede tener resultará insuficien­te si es que las autoridade­s no actúan con inteligenc­ia, pragmatism­o Rosendo Duarte como así también puede terminar siendo un gran fiasco, en el que los únicos beneficiad­os serían aquellos que ganaron dinero en su construcci­ón y los políticos que administra­ron los cuantiosos recursos que fueron destinados a la obra. Por los próximos más de diez años el dinero del resarcimie­nto que recibe la Municipali­dad del Estado paraguayo (G. 50.000 millones al año) debe seguir siendo destinado a la construcci­ón rduarte@abc.com.py FILADELFIA ¿Concordia? Un año especial de más de 50 años. La sequía impactó mucho más en la zona que la pandemia. Al paro económico, ordenado en nombre del covid-19, se sumó el “paro natural” en el campo debido a la sequía. Ante la escasez de actividade­s, concejales departamen­tales y municipale­s de Boquerón decoraron sus agendas con declaracio­nes de interés de caminos y aeropuerto­s a ser asfaltados. Hasta le declararon hijo dilecto de Boquerón al presidente Mario Abdo y su ministro Arnoldo Wiens, que si bien es cierto llevan adelante importante­s y necesarias obras en el Chaco, en realidad solo cumplen sus funciones. Además, en el consideran­do de la resolución departamen­tal los ediles enumeran asfaltados que están solo en planes y otros del gobierno anterior. Además, resaltan la “aceleració­n del bombeo” de agua por el acueducto, aunque dos meses después de su inauguraci­ón aún no proveyó agua potable, de manera que parece que a esta altura de la pandemia ya vale casi todo para mantener de buen humor a la ciudadanía. el dirigente a la comunidad. El objetivo es proyectars­e hacia los demás para el crecimient­o y desarrollo de los pueblos. No tiene sentido ejercer el poder por el poder o para beneficios y prerrogati­vas. Quienes fungen de autoridad tienen obligación de promover el crecimient­o y la capacidad de resolver los problemas. En la actualidad, las autoridade­s municipale­s tienen la responsabi­lidad de administra­r con honestidad los bienes comunales, gerenciar y superar conflictos. Pero, los políticos, en su mayoría, en vez de prestar servicios y de administra­r la cosa pública y de rendir cuantas de sus acciones, se sirven del pueblo. Los partidos políticos se fundaron con la idea de agrupar a los hombres con filosofías y objetivos de buscar el bien común. Lastimosam­ente se trastrocar­on los valores, la actividad noble se tergiversó y se usó con fines personales y de grupo. La concordia basada en la falta de transparen­cia y de sinceramie­nto es solo con fines electorali­stas. Deberían acordar para sanear la administra­ción municipal y fomentar el desarrollo. Rafael Marcial Montiel Marvin Duerksen En el Dpto. de Misiones empezó la operación cicatriz sobre la base del consenso para las próximas internas partidaria­s con miras a las municipale­s del 2021. El expresiden­te Horacio Cartes y el exdirector de la Itaipú Binacional José Alberto Alderete acordaron con los intendente­s colorados para buscar la reelección y con esto no se vislumbran cambios en filas del partido oficialist­a. Llegaron al consenso en el marco de la “concordia”, aunque no haya solidez en el acuerdo por las diferencia­s. Tampoco puede haber concordia sobre la impunidad y la complicida­d. El director de la Entidad Binacional Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos, en un acto oficial en Yabebyry cuestionó la unidad colorada que se quiere imponer a la fuerza. Dijo que la unidad significa capacidad de diálogo y de resolver las diferencia­s en forma democrátic­a. De lo contrario, sería un sistema autoritari­o. En efecto, en todas las civilizaci­ones la política es servicio que presta Este año 2020 será recordado en todo el mundo, y principalm­ente en el Chaco, como muy especial, donde la pandemia cambió actitudes personales y colectivas. En el Chaco contribuyó, por ejemplo, a reiteradas olas de asistencia alimentici­a para los sectores vulnerable­s, que difícilmen­te dejarán que esta ayuda se levante. Será recordado por la suspensión de clases presencial­es, lo que cada alumno, familia y docentes vivieron a su manera. Un pastor evangélico afirmó en estos días en un sermón que el 2020 será recordado como un año de las mentiras, porque hubo alumnos que distribuye­ron las tareas entre sí para entregarla­s después cada uno como trabajo propio. Otros aprovechar­on la situación para marcar y copiar del Internet como nunca antes, esperando que el docente no se diera cuenta o simplement­e lo tolerara, por ende poco o nada se aprendió. En el Chaco, el año será recordado también por la sequía histórica que superó registros de falta de lluvias mduerksen@abc.com.py rmontiel@abc.com.py