Listin Diario : 2020-06-10

Extra : 39 : 1

Extra

REPORTE DE INVESTIGAC­IÓN MUERTE DE LA SOGA ENTIERRA LA VERDAD DE LOS CRÍMENES QUE LE ATRIBUYEN DALTON HERRERA Santo Domingo, RD. C on el asesinato a balazos del exteniente Fernando de los Santos finalmente se ha cortado la larga soga de crímenes impunes y, sobre todo, ha quedado enterrada bajo su lápida la verdad de las supuestas 36 muertes que la Policía Nacional le atribuyó en su momento. Su nombre ya descansa junto a otros de su misma estirpe como Carlos Everts Fournier y Ramón Darío Cabrera, alias “Cabrerita”, quienes también mordieron de la misma pólvora y fuego que tan cruelmente dieron a probar a sus víctimas. Su apodo “La Soga” se hizo tristement­e célebre después de que en 2011 se convirtier­a en el hombre más buscado de la República Dominicana, luego de supuestame­nte haber sido contratado por los empresario­s Joan Silverio Ureña y Bonel de Jesús Lanfranco para asesinar a Elvis Sebastián Valerio y Luis Roberto Torres, por un tumbe de 100,000 dólares. Según el expediente del Ministerio Público de ese año, “La Soga” recibió un pago de 250,000 pesos por el trabajo. Tras ese hecho, se destaparía la caja de pandora y saldrían a la luz A UN MES DE LAS ELECCIONES GENERALES P.4-5 las andanzas de “La Soga” en el crimen; así como el llamado “Escuadrón de la Muerte” cobijado por la Policía Nacional para asesinar a delincuent­es de poca monta o por encargo a personas inocentes. A la sazón, el hoy general retirado José Armando Polanco Gómez era el director de la Policía Nacional y constantem­ente realizaba ruedas de prensa para referirse a las investigac­iones persecutor­ias de “La Soga”. Un hecho que fue bastante cuestionad­o es que Polanco Gómez confesó ante la prensa que le había enviado un mensaje a “La Soga” para que lo contactara en su celular, a fin de organizar su entrega, con la garantía de que se le respetaría­n sus derechos civiles. Sin embargo, en esa misma mañana del 31 de octubre de 2011, “La Soga” había mandado el uniforme y los pertrechos de la institució­n a las mismas autoridade­s, por lo que levantó una serie de críticas a la actitud policial, sobre todo a esa accesibili­dad que el prófugo tenía con Polanco Gómez, así como la libertad de movilizars­e por el país sin que fuera detenido. vcxz§ Trujillo se creía imbatible poco antes de su ajusticiam­iento Más informació­n. P.2 P.6 www.listindiar­io.com

© PressReader. All rights reserved.