El Heraldo (Colombia) : 2018-11-26

CIENCIA : 19 : 5C

CIENCIA

CIENCIA 5C EL HERALDO Lunes 26 de noviembre de 2018 Ventanas Válvulas de presión Cohetes de direccionamiento Escudo de calor Está situado en una torre encima del módulo de la tripulación, puede ser activado en cuestión de milisegundos para impulsar el vehículo a un lugar seguro y posicionar al módulo tripulado para un aterrizaje seguro. de manera autónoma”, asegura. Tiene además la capacidad de quedarse en la Luna por tiempos muy largos. Por sí sola puede estar con cuatro astronautas durante 21 días en el espacio, “puede estar más días si lleva menos astronautas”. Una vez se acople a otro sistema, como puede ser la estación lunar Gateway, o una que vaya a Marte, ya puede estar mucho más tiempo. “Tiene paneles solares que Apolo no tenía. Está desarrollada para no ser simplemente la nave que pueda llegar a la Luna, sino ser una plataforma que nos permita construir sistemas adicionales”, asevera García-Galán. Una vez que se esté construyendo la estación espacial alrededor de la Luna —que estará tripulada— seguramente habrá diferentes naves, una que lleve a los astronautas y otra que vuelva. Orión estará ahí, “acoplado en algunas misiones durante seis meses porque sería la nave de escape o retorno”. En los diez años que estarán haciendo la exploración una de las cosas que han planteado es la de construir una nave que aterrice ya en la superficie lunar. Esa sería otra de las pruebas. Módulo de la tripulación Es capaz de transportar a cuatro tripulantes más allá de la Luna, proporcionando un hábitat seguro desde el lanzamiento hasta el aterrizaje y la recuperación. Dentro de la cápsula hay avances en los sistemas de soporte vital, aviónica, sistemas de energía, y técnicas de fabricación avanzadas. Módulo de servicio Creado en colaboración con la ESA (Agencia Espacial Europea), proporciona apoyo al módulo de la tripulación desde el lanzamiento hasta la separación antes de la reentrada. El módulo proporciona en el espacio la propulsión para la transferencia orbital, potencia y control térmico, control de actitud, y un sistema de escape de emergencia durante el ascenso a alturas elevadas. Cuando está acoplado con el módulo de la tripulación, también proporciona agua y aire para sustentar a la tripulación. Cohete propulsor de combustible sólido Cohete propulsor de combustible sólido Capacidad para 4 tripulantes llega al espacio. Cuando lo logra hay dos o tres eventos de propulsión, primero para ponerlo en una órbita que no reentre y después para salir de ahí a la Luna, “todo eso ocurre en la primera hora de la misión”, señala García-Galán. Después, depende de la trayectoria y el mes del año en el que se lance, se tarda aproximadamente tres días en llegar a la Luna. “Una vez se llegue se hacen los eventos de propulsión para entrar en la órbita. En la primera misión tenemos pensado estar cerca de dos semanas y puede extenderse”. Para volver serían otros tres o cuatro días. Sin embargo, es importante recordar que la Luna no es el destino final. Para ir a Marte se tarda mucho más tiempo y todo depende de la trayectoria que se elija y la cantidad de combustible que se quiera gastar. “Misiones que son eficientes en cuanto a combustible tardan más o menos seis meses a un año de viaje. Una vez que estás allí para volver tienes que esperar que la alineación de los planetas sea la apropiada para no gastar mucho y hacer el viaje más eficiente. Sería entonces ir allí, estar uno o dos años, y otros seis meses a un año de vuelta”. Orión entonces se prepara para su despegue. Una misión que podría sonar lejana por el tiempo pactado, pero que está cada vez más cerca de cumplir una de las metas trazadas hace años: llevar al hombre a Marte. Todo se debe construir y probar paso a paso. Entre todas esas pruebas han realizado otras, algunas con los paracaídas, lanzando el módulo de servicio desde un avión a una altura muy grande, además de las realizadas al módulo de servicio impactando con el agua. “Todo debe ser analizado metódicamente. Es la integración de hacer el diseño, construirlo, probarlo y desarrollar el siguiente paso, además hacerlo todo en el presupuesto que te han dado. Es justamente eso lo que lleva mucho tiempo”. Otro dato importante es que hay muchas partes de la nave Orión que se van a reutilizar, como todo el sistema de aviónica y muchos de los componentes electrónicos. “El módulo de servicio es lo que vuelve a la Tierra, muchas de esas partes se van a reutilizar. Cuando hicimos la prueba en 2014 la cápsula volvió en muy buenas condiciones y hemos podido utilizarla para hacer pruebas en la Tierra de estructuras y los componentes electrónicos. Tenemos planeado usar otra vez muchos de esos en las siguientes misiones”. Núcleo principal Orión empezó en el 2006, desde ese punto se han realizado diferentes pruebas. Por ejemplo, una del sistema de escape. “Hay una especie de cohete que está acoplado encima del módulo de la tripulación que si hay algún problema durante el despegue, saca al módulo para que puedan sobrevivir los astronautas”, explica. Esta se hizo desde el mar. Otra se realizó únicamente al módulo de servicio en diciembre de 2014. “Lo montamos en otro cohete y lo mandamos a 3600 millas para indicar la velocidad en la que el módulo vendría desde la Luna, así probamos la capa térmica y los paracaídas”, comenta García-Galán, agregando que esta puntualmente “llevó mucho trabajo”. En abril de 2019 será la siguiente en la que se probará otra vez el sistema de escape de emergencia, pero lo realizarán en la estratosfera cuando haya la máxima presión dinámica en la nave. “Después haremos la final que es la misión de exploración primera en el 2020 donde probaremos todo el sistema”. PRUEBAS. el riesgo de llevar la tripulación en el siguiente viaje, que será uno o dos años después. Apolo era una nave que podía llevar tres astronautas, Orión puede llevar de 4 a 6. Es más grande en general. “Y todos los sistemas son totalmente nuevos. Puede hacer las misiones como la primera, que será El tema de tiempos causa curiosidad en muchos. La ida, el regreso, pero ante todo la duración en el área de exploración es parte fundamental de la planeación de las misiones. Todo está milimétricamente calculado. Una vez que la nave despega son aproximadamente cinco minutos hasta que TIEMPOS. 8,4 m Posee 2 propulsores de combustible sólido y un núcleo central de combustible líquido. 70.000 kg Capacidad: El SLE producirá un 8% más de propulsión que el transbordador espacial y 12% más que el saturno V. Cohete Saturno V Sistema de Lanzamiento Estatua de la Libertad Transbordador espacial 110,6 m 97,5 m 92,9 m 56 m Fuente: NASA Infografía Eduardo Sanín T. / EL HERALDO

© PressReader. All rights reserved.