El Periódico Aragón : 2020-10-18

Más Periódico : 39 : 5

Más Periódico

%& 0$56#3& %&- NÂT 1FSJÒEJDP 3&65&34 +*.6326)"35 i-P RVF FTUBNPT WJFOEP TPO MMBNBNJFOU­PT B MB HVFSSB DJWJM Z FM DPOGMJDUP SBDJBM DPNCJOBEPT DPO VO BDPQJP DSFDJFOUF EF BS NBTu de la Casa Blanca al coronaviru­s, pidió el mes pasado a los republican­os que se armen para hacer frente a la supuesta que preparan los demócratas para después de las elecciones. Y en un vídeo viral más reciente, el locutor radiofónic­o Dan Bongino clamó que los rivales del presidente cocinan un golpe de Estado respaldado por los militares para el 3 de noviembre. Pocos se están tomando a la ligera el insistente ruido de fondo, particular­mente desde que Trump llamara a sus seguidores a vigilar los colegios electorale­s. Esos seguidores incluyen a la extrema derecha estadounid­ense, una violenta nebulosa de milicias paramilita­res, grupos Patriotas, supremacis­tas blancos, profetas del fin del mundo o insumisos fiscales. Solo las mili- cias cuentan con unos 20.000 miembros, al menos una cuarta parte de ellos veteranos del Ejército, según los expertos. Hasta hace poco el principal vínculo que unía a todos estos grupos era su odio hacia el Gobierno federal, pero esa fobia ha mutado en los últimos cuatro años en una veneración sin límites por Trump. Cuando esas milicias irrumpiero­n en el Parlamento estatal de Michigan en primavera para protestar contra los confinamie­ntos de la pandemia, el presidente jaleó su osadía llamando a y otros estados. La consecuenc­ia inmediata fueron trombas similares de hombres armados en los Capitolios de Idaho y Oregón. Pero todo adoptó un cariz mucho más siniestro hace unos días, cuando el FBI arrestó a 13 miembros de organizaci­ón paramilita­r que pretendía secuestrar a la gobernador­a demócrata de Michigan para juzgarla por Algunos grupos como los Proud Boys o el movimiento Bogaloo han llevado a cabo sesiones informativ­as y han planeado concentrac­iones para acudir a los colegios electorale­s el día de las elecciones. iJOTVSSFD DJÒOu iUSBJDJÒOu ha dicho el exnúmero dos del Departamen­to de Contrainte­ligencia del FBI Frank Figliuzzi. Tampoco los amos de las redes sociales se lo están tomando a broma. Facebook suspenderá los anuncios políticos tras el 3 de noviembre, y ha prohibido las páginas de QAnon, el movimiento conspirato­rio que aboga por asesinar a las élites demócratas del país. También Twitter se ha comprometi­do a ralentizar su tráfico y cambiar alguna de sus funciones básicas para frenar la desinforma­ción y los llamamient­os a la violencia electoral. 4PMP MBT NJMJDJBT DVFOUBO DPO VOPT NJFNCSPT BM NFOPT VOB DVBSUB QBSUF EF FMMPT WFUFSBOPT EFM &KÉSDJUP iMJCFSBS .JDIJ HBOu 3*$"3%0 .*3 %& '3"/$*" &6301"13&44 1"6-)&//&4: iMB MFZ Z para que restauren o tratar de dejarlos desplegado­s, o hacer que tomen bajo su custodia votos con la excusa de preservar evidencias mientras se libra la guerra legal y política y en las calles por los resultados. Los expertos que analizaron el respaldo a la violencia para advertían también de que ven de estos EEUU con la Europa en las décadas de los 20 y los 30, cuando se vio subir la marea de movilizaci­ón armada en las calles y choques violentos, que los autócratas lo usaron como excusa para adoptar poderes de emergencia. Frente a ellos el profesor Douglas recuerda que FM PSEFOu, Politico iGVFSUFT QBSBMFMJTN­PTu i&&66 UJFOF NÂT USBEJDJÒO EFNPDSÂUJD­B RVF MB SFQØCMJDB EF 8FJNBS P TVT JOTUJUV DJPOFTu «)BZ RVF SFDPOPDFS RVF MPT TJTUFNBT EFNPDSÂUJD­PT TPO WVM OFSBCMFT Z VOB EF MBT DPTBT NÂT JORVJFUBOU­FT RVF IFNPT WJTUP DPO 5SVNQ FT FTB GSBHJMJEBE­u.H pero también admite algo: "1 + 4$055 "11-&8)*5& acaben enviando dos electores diferentes. En cuatro de los estados bisagra clave (Pensilvani­a, Michigan, Wisconsin y Carolina del Norte) los republican­os controlan legislatur­as y los gobernador­es son demócratas. A partir de ahí la pelota quedaría en manos del Congreso, donde según estipula la ley de 1887 las dos cámaras deben tener el 6 de enero su sesión conjunta para certificar el colegio electoral. Los escenarios que se abren ahí no están menos llenos de interrogan­tes. En una de las hipótesis la presidenta de la Cámara Baja podría llegar a asumir la presidenci­a en funciones el 20 de enero pero con Trump y Biden reclamándo­la también. No es raro que haya vértigo ancios te el potencial de una crisis constituci­onal que se ha rozado antes dos veces en la historia. En 1876 se evitó dos días antes de la fecha marcada para la toma de posesión cuando el demócrata Samuel Tilden abandonó la pelea con el republican­o Rutherford Hayes, pero fue, en palabras del profesor Lawrence Douglas, pero en la letra pequeña quien evitó lo que puede pasar ahora fue Al Gore, que optó por no continuar usando las herramient­as constituci­onales que tenía a su disposició­n. Gore era un institucio­nalista, como lo es Biden, y decidió poner la estabilida­d del país ante todo. Esta vez las cosas son distintas. iVOB DBUÂTUSPGF RVF TF FWJUÒ DPO VO EF TBTUSFu i/P IBZ OJOHVOB PQDJÒO EF RVF OBEJF WBZB B EFDJS FO BM HØO NPNFOUP RVF FT NFKPS QBSB FM QBÍT RVF BDFQUFNPT OPT SJOEB NPT Z MVFHP JOUFOUFNPT HBOBS FO DVBUSP BÑPTu Hayes tuvo que pactar la retirada de tropas federales del sur con que los republican­os protegían los derechos de los esclavos negros emancipado­s y poner fin a la Reconstruc­ción. El otro antecedent­e se vivió en el 2000. Se suele recordar que fue el Tribunal Supremo el que acabó decidiendo finalmente que George Bush, por 537 votos, era el ganador, &O Z FO FM TF SP[Ò MB DSJTJT JOTUJUVDJP­OBM -B ØMUJNB WF[ GVF FM 4VQSFNP FM RVF EFDJEJÒ MB WJDUPSJB EF #VTI QPS WPUPT le ha dicho un veterano demócrata a The New Yorker. i/BEJF QJFOTB RVF TF QVFEF TPCSFWJWJS B PUSPT DVBUSP BÑPT EF 5SVNQ -B DBNQBÑB QJFOTB RVF FTUB FT VOB CBUBMMB FYJTUFODJB­Mu *%0:" /0"*/