El Periódico Aragón : 2020-10-18

Más Periódico : 40 : 6

Más Periódico

%& 0$56#3& %&- NÂT 1FSJÒEJDP 'FSOBOEP (BSDÍB EF $PSUÂ[BS $VBOEP EJHP &TQBÑB FWPDP TV IJTUPSJB : QJFOTP FO ;BSBHP[B Z NF FNPDJPOP BM SFDPSEBS MPT EÍBT IFSPJDPT DPOUBEPT QPS 1ÉSF[ (BMEÒT FO TVT A&QJTPEJPT /BDJPOBMFT /P QVFEP PMWJEBS RVF MB QSJNFSB JNBHFO RVF UVWF EF ;BSBHP[B GVF MB RVF (BMEÒT NF EJFSB QPS NFEJP EF MBT NFNPSJBT EFM NFNPSBCMF QFSTPOBKF (BCSJFM "SBDFMJ : DMBSP DÒNP OP NFODJPOBS B (PZB B RVJFO VOP FODVFOUSB FO FM .VTFP EF ;BSBHP[B Z QPS TVQVFTUP FO 'VFOEFUPEPT "MMÍ FOFM.VTFP EFM (SBCBEP SFDVFSEP IBCFSNF FODPOUSBEP DBSB B DBSB DPO A-PT %FTBTUSFT A-PT $BQSJDIPT Z A-PT %JTQBSBUFT "SBHÒO UBNCJÉO FT FM $BNJOP EF 4BOUJBHP Z FM NVEÉKBS FTF FTUJMP BSRVJUFDUÒ­OJDP RVF DPNCJOB FM HSBO BSUF FVSPQFP l SPNÂOJDP HÒUJDP JODMVTP SFOBDFOUJT­UB l DPO MB USBEJDJÒO ÂSBCF 4J UVWJFSB RVF FMFHJS VO FKFNQMP EF NVEÉKBS BSBHPOÉT UBM WF[ NF EFDJEJSÍB EFTQVÉT EF NFODJPOBS MB "MKBGFSÍB Z MB 4FP EF ;BSBHP[B P FTF QSPEJHJPTP DPOKVOUP VSCBOP RVF FT 5BSB[POB QPS MBT UPSSFT EF $BMBUBZVE Z EF 5FSVFM : QVFTUP RVF IF NFODJPOBEP 5BSB[POB Z $BMBUBZVE DÒNP OP SFDPSEBS RVF FO MB QSJNFSB FO 5BSB[POB IBMMÒ EFTDBOTP #BMUBTBS (SBDJÂO Z RVF B FTDBTPT DJODP LJMÒNFUSPT EF MB TFHVOEB FTUÂO MBT SVJOBT EF MB BOUJHVB #JMCJMJT "VHVTUB DVOB EFM QPFUB .BSDJBM $VBOEP EJHP &TQBÑB FWPDP UBNCJÉO TVT PCSBT MJUFSBSJBT Z HSBOEFT FTDSJUPSFT 1BSB UFSNJOBS &O A: DVBOEP EJHP &TQBÑB VTUFE FTDSJCF QÂHJOBT NVZ IFSNPTBT TPCSF "SBHÒO )BCMP EFM DBQÍUVMP UJUVMBEP A"UMBT EF MB CFMMF[B x$PO RVF QBJTBKF BSBHPOÉT EF MPT BMMÍ EFTDSJUPT TF RVFEB &M .PODBZP MB NPOUBÑB UJSÂOJDB EJTQFOTBEP­SB EFM GSÍP WJFOUP MB FOPSNF DØQVMB EF MB DPSEJMMFSB JCÉSJDB DBOUBEB QPS .BDIBEP FO WFSTPT JOPMWJEBCM­FT i`0I NPMF EFM .PODBZP CMBODPZSPT­B BMM FO FM DJFMP EF "SBHÒO UBO CFMMB u z2VÈ QBQFM KVFHB "SBHÑO FO MBJEFOUJEB­EFTQBÐPMB i&T MB QSJNFSB WF[ FO UPEB TV IJTUPSJB RVF TF OJFHB &TQBÐBw 103 ' 5033& )JTUPSJBEPS QVCMJDB A: DVBOEP EJHP &TQBÐB i$POGÍP FO RVF MPT IJTUPSJBEP­SFT OP BDFQUFO FM PGJDJP EF MBDBZPT RVF MFT JNQPOF MB OVFWB -FZ EF NFNPSJB EFNPDSÂUJD­B Z MB JNQVHOFO DPO UPEBT TVT GVFS[BTu i 4 olo recuerdo la emoción de las cosas», dice Fernando García de Cortázar citando a Antonio Machado, y si uno se sumerge en las bellísimas páginas de su último libro no tiene otra opción que estar de acuerdo. Razón y sentimient­o de España, esa es la clave de Y cuando digo España, editado por Arzalia. García de Cortázar, historiado­r y escritor, galardonad­o con el Premio Nacional de Historia de España, ha escrito casi tantos libros como años tiene –lo confiesa con una sonrisa– y en este último, el que hace el número 72, ha levantado un apasionant­e relato de España abordando los episodios y los personajes que han marcado nuestra historia, las aportacion­es artísticas y culturales, las ciudades más universale­s y los paisajes más hermosos, los mitos, los iconos, la visión que el cine nos da del pasado y del presente, y una biblioteca personal que contiene la parte más viva de nuestra tradición. Ese camino, reflexiona, por el que los españoles hemos llegado a ser lo que somos. ˆ %JDF FO FM QSÒMPHP RVF FTUF FT VO MJCSP EFEJDBEP B SFDPSEBS OVFTUSB IJTUPSJB DPNØO MB IFSFODJB DVMUV SBM EF UPEPT MPT FTQBÑPMFT — Sí, es un tema inmensamen­te rico, y trato de ser ecuánime en su exposición. Pero también soy apasionado, porque España me concierne como historiado­r y como ciudadano. Desde el principio lo dejo bien claro con palabras de Jorge Guillén. Voy a hablar de mi patria, «tan anterior a mí, y que yo quiero, quiero / viva después de mí». Vivimos tiempos difíciles. Nunca antes, ni siquiera tras el Desastre del 98, se había negado España. Ahora sí. Por eso digo que este es un libro de combate. Porque en él he querido recuperar para nuestra historia el sentimient­o que toda nación suscita. Posiblemen­te, de todos los que he escrito, sea, culturalme­nte hablando, el más patriótico. ˆ x1PS RVÉ FTUB GPSNB UBO PSJHJOBM EF DMBTJGJDBS MPT DBQÍUVMPT MPT NJUPT MB EFVEB EFM NVOEP DPO &TQBÑB MPT JDPOPT MPT IJUPT –Si nos preguntára­mos en qué consiste ser español, más allá de un lugar de nacimiento o el derecho a tener un DNI, cabría decir que es compartir un legado común, hecho de historia, mitos, libros, música, arte, paisajes… En definitiva, un conjunto de elementos no siempre definidos con precisión y aparenteme­nte inabarcabl­es. En Y cuando digo España he querido reunir toda esa informació­n, darle forma y, sobre todo, insuflarle alma y mucho corazón. Nunca he concebido la historia como un terreno frío y lejano sino como algo vivo y palpitante. Y en este libro lo aplico tal vez como nunca antes. ˆ 4FHØO EJWFSTPT FTUVEJPT MPT FTQB ÑPMFT FTUBNPT FOUSF MPT QVFCMPT RVF TF WFO B TÍ NJTNPT QFPS EF DÒNP MPT WFO MPT EFNÂT Z UBNCJÉO FOUSF MPT RVF NFOPT TF FOPSHVMMFD­FO EF TV QSPQJB DVMUVSBv — Sí, es verdad. Y resulta muy triste. Hace ya cuatro siglos Quevedo escribía uno de los sonetos más memorables de la literatura universal en el que describía con tintes terribleme­nte pesimistas la decadencia de España: «Miré los muros de la patria mía…». El poema termina con dos versos demoledore­s: «…